Hace año y medio que VIRGEN volvían por todo lo alto con ‘Polsaguera’ (reseña). Nueve años tuvimos que esperar para escuchar la continuación de su ‘Primera Vez’, y de todo ello hablamos con Jorge Vileilla en una entrevista publicada hace unas semanas. Él mismo nos habla de sus 10 removisiones musicales. No os los perdáis en concierto el 1 de octubre en Madrid junto a DE LA CUNA A LA TUMBA y 13 SEGUNDOS.

VIRGEN – Facebook / Twitter

Cuando la música es algo que impregna todos y cada uno de los momentos de tu vida es muy difícil elegir, desde luego; la música es mi trabajo, es mi pasión, mi hobby y mi todo, pero en el ejercicio de seleccionar aquellos sonidos , canciones o bandas que automáticamente tienen el poder de dejarme anonadado serían éstas.

1. REFUSED – Tanhauser/Derive

Con el disco anterior “Songs To Fan the Flames of Disscontent” (uno de mis favoritos) , exploraron los límites del hardcore más percutivo y encarnizado, le dieron una vuelta de tuerca a todo lo que se estaba haciendo entonces, pero ya fue en “The Shape of Punk to Come” cuando llegó el refinamiento, la experimentación y las influencias de todas las músicas, esta canción juega con estructura rara, un crescendo al que  se le añade instrumentación exquisita y encima tiene un desarrollo con una pasión que no es ni medio normal.  La vivo tanto cuando la escucho que sufro y sudo mientras suena.

2. SONIC YOUTH – Sugar Kane

Fue mi pasaporte al mundo Sonic Youth, la canción aparecía en un recopilatorio noventero (VÉRTIGO) que cayó en mis manos de adolescente. Aparentemente era una canción inofensiva, pero tiene “esos detalles” que te dejaban entrever que la banda no era una normal y…efectivamente, pensando que toda la discografía de los de NY sería así, me adentré en su mundo de noise, fango y melodía y ¡oh, sorpresa! Ya “pa siempre”.

3. NIRVANA – Radio Friendly Unit Shifter

Nirvana es mi banda favorita de la historia, pero con sólo tres discos (y qué tres discos) es muy fácil quemarlos siendo adolescente, así que esta canción junto con “Endless Nameless” me permitió fantasear por dónde habrían ido los tiros de un siguiente trabajo de la banda de haber seguido en activo. Me la ponía una y otra vez y me dejaba llevar.

4. BREACH – Lost Crew

Bajo la robustez metálica y disonante de estos maestros suecos, esta canción esconde  una finura que los entronca directamente con la electricidad del post-hardcore.  Una canción que es en sí misma el nacimiento algo nuevo. El dibujo del riff con ese acorde acorde tan adictivo, melódico y perturbador a la vez y qué decir de ese final inesperado que se endiabla a más no poder, una auténtica obra de arte.

5. LISABÖ – Ideiak Itotzen Dira

Berri Txarrak son de mis bandas favoritas y a través de ellos descubrí una de sus fuentes: Lisabö. Desde el primer momento que los escuché me enamoré perdidamente ya que juntaban todo lo que me gusta en una banda: lo metálico, el groove, las disonancias, el noise, la experimentación y el sonido grueso. Me marcaron mucho, la crudeza de las letras de “Ezarian”, la doble batería, la producción de ese disco y, concretamente este tema que me lleva a echar espuma por la boca, echar toda la rabia acumulada. Jamás los sentimientos han tenido un moldeador tan bueno y puro.

6. THE SMASHING PUMPKINS – Mayonaise

Otra de mis bandas favoritas. El mundo onírico de Corgan enseguida enganchó con mi punto más melancólico y soñador. La rabia, el sueño, fueron gran parte de la banda sonora de mi adolescencia. “Mayonaise” no es de sus canciones más conocidas, pero sí que incluye gran parte de lo que es el universo “Pumpkin”, la dulzura del arpegio entrante, la estructura de la estrofa y el golpe suavizado del estribillo. Si la escucho podéis olvidaros de mí unos minutos, me hipnotiza.

7. SIGUR ROS – Viorar Vel Til Loftarasa

Cuando los extremos se tocan y desde el metal y lo oscuro descubres la luz y te das cuenta de que los límites están más cerca de lo que crees. Agaetis  fue crucial ya que todo lo que me venía gustando el post-rock y lo instrumental ellos lo llevaron a otro nivel de refinamiento, de clase y de todo.

8. PINK FLOYD – Echoes

Una de esas canciones que te hacen volver a mirar al pasado, a nuestros padrinos en esto del rock. En esa canción están todas las bases y el concepto de lo que luego desarrollarían magistralmente  en “The Dark Side of the Moon”. Increíble, emocionante y a pesar de su duración, con tanto sentido que ni sobra ni falta un segundo, realmente se hace corta.

9. THE MARS VOLTA – Drunkship of Lanterns

Tras ver el vídeo del arranque de At The Drive In en el Big Day Out del año 2001 nuestro chip de cara a la actitud en los directos cambió para siempre. Más tarde y tras la disolución de la banda esperábamos algo bueno, pero no Mars Volta, nos fliparon demasiado, no esperábamos la fusión con rock latino y salsa. Esta canción, a mi parecer, representa uno de los momentos donde mejor casaron todas sus influencias. Pura electricidad de rock latino hirviendo.

10. THE CURE – From The Edge Of The Deep Green Sea

Fue el disco y la canción que me enganchó al rock. Me dijeron que ese disco rojo con manchas azules de la colección de mi tío era muy raro, que no lo debía escuchar porque no lo iba a entender, etc… Pero entonces tenía una novieta y se ausentó unos días, yo estaba muy triste por tenerla lejos y cada vez que pasaba por la estantería algo me decía que precisamente ese era el disco que debía escuchar… Y así lo hice y efectivamente fue la banda sonora perfecta a mi distancia, a mi nostalgia, a mi desamor momentáneo, me encantó. Con The Cure descubrí un mundo maravilloso donde el rock oscuro convivía con una luminosidad extraña, un punto que sólo ellos saben hacer con sobresaliente. Las capas que van entrando en esta canción y cómo llega al final es una muestra de lo únicos que son.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.