ObsidianKingdom_logo

2016 fue A Year With No Summer. Así lo bautizaron OBSIDIAN KINGDOM con su último disco, cuya reseña podéis leer en este enlace. Un trabajo más completo que su debut y que prácticamente era indefinible. Además, fueron tiempos de cambio antes de su lanzamiento, y también lo fueron después, con movimientos en su formación. Eaten Roll I, su nueva guitarrista, nos hace una selección de las canciones que han acompañado su Año Sin Verano. Parte de ese viaje fue su gira con SHINING e INTRONAUT, recordando hace poco esa época con el videoclip de ‘The Polyarnik‘, estrenado en Zona-Zero.

Fotografía: Taya Uddin

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:
botondonar2

 

WebFacebookYouTube / Twitter / Instagram / Spotify

Eaten Roll I: diez temas para mi año sin verano

2016 ha sido el año en que he empezado a formar parte de Obsidian Kingdom como Eaten Roll I. Adoptar este seudónimo conlleva responsabilidades, sacrificio, dedicación… Con la guitarra en las manos he cruzado este último año tratando de encontrarme a mí misma, llevando mis capacidades al límite e intentando no tropezar demasiado con los interminables obstáculos que han ido apareciendo. En definitiva, un año muy duro y, cómo no, con una banda sonora peculiar. Estas 10 canciones me han acompañado en este viaje y me han hecho ser quien soy hoy, así que no esperéis encontrar un análisis lleno de tecnicismos, sino más bien un popurrí de feels, experiencias y confusión.

Death Grips – Lil boy

Acababa de empezar el año, hacía tres días que era oficialmente la nueva guitarrista de Obsidian Kingdom y seguía sin creerme nada. Sigo pensando que no era demasiado consciente de dónde me había metido pero, al fin y al cabo, ahí estaba y debía ir a por ello. Después de una primera reunión con los demás salí con algunas recomendaciones musicales apuntadas en un bloc de notas del móvil, entre ellas Death Grips, concretamente el álbum “No Love Deep Web”. Me lo puse por primera vez. Dios mío. Nunca había escuchado nada tan cargante y violento. No lo terminé.

Le di más oportunidades y poco a poco empezó a gustarme. Comencé a escucharlo regularmente y a compartirlo con la gente de mi círculo (¡Era muy divertido ver sus reacciones!). Me parecía increíble, único. Nunca pensé que me acabaría gustando algo así, pero a veces una tiene que salir de su zona de confort…

Riverside – Caterpillar and the barbed wire

Era 9 de Abril, estábamos todos en la furgoneta hacia Madrid. Había sido una mañana caótica, con imprevistos y averías a última hora que pudimos solventar con elegancia. Tenía sentimientos encontrados. Estaba entusiasmada pero nerviosa, feliz y a la vez asustada, pues en unas pocas horas estaríamos dando el primer concierto de presentación de A Year With No Summer en Madrid. Aunque llevábamos 4 meses preparando el set e incontables horas de ensayos, mi inseguridad seguía latente.

Sentada en el asiento del copiloto, era la distribuidora oficial de munchies de Ojete Mordaza II, que iba al volante y era el responsable de que estuviera sonando Riverside en la furgoneta. Mientras conducía y me explicaba extravagantes anécdotas yo le suministraba bollycaos de marca blanca, que engullía de forma voraz y fascinante sin apenas masticarlos.

Desde entonces, siempre que escucho Riverside se me dibuja media sonrisa en la cara y revivo ese día de sensaciones agridulces.

Run the jewels – Oh my darling (don’t cry)

Estoy eternamente agradecida a Seerborn Ape Tot desde que me descubrió Run the Jewels. Este excéntrico dúo de rap me cautivó desde el primer instante, y continuamente han sido una dosis de energía y buen humor en mis momentos más difíciles. Ha sido un año duro y no había nada mejor que un café y un poco de RTJ para combatir la ansiedad y afrontar cualquier circunstancia. En el fondo, lo que importaba era seguir adelante.

Beastmilk – Love in a cold world

Climax de Beastmilk es uno de los álbumes que más he escuchado este 2016. Me lo ponía a todas horas, y debido a eso ha sido banda sonora de momentos clave para mí, sobre todo momentos de catástrofe emocional, y es por eso que a día de hoy se me hace difícil de escuchar. Pero a la vez me sigue encantando, pues está repleto de temazos, uno tras otro, directos, pegadizos y sólidos. Me quedo con Love in a cold world porque creo que es la que define mejor esta vorágine de desolación.

Steven Wilson – Hand Cannot Erase

Steven Wilson ha sido una gran influencia para mí y creo que Hand. Cannot. Erase es su mejor trabajo hasta la fecha. He escuchado y cantado el disco infinitas veces, es una obra maestra. Y sí, soy una fan loca de este hombre, y este 2016 hemos compartido cartel y escenario en el festival Be Prog! My friend. Como comprenderéis, aún soy capaz de creerlo.

Obsidian Kingdom tocó el primer día del festival, bajo un sol abrasador y ante más gente de la que parecía que nos encontraríamos. Fue una experiencia increíble. Compartimos escenario con Exxassens, I am the morning, Agent Fresco y The Pinneaple Thief. Ese día fui exageradamente feliz, el ambiente era maravilloso y todo el mundo estaba de muy buen humor.

El segundo día asistí como público. Nunca había llorado tanto en un concierto como en el de Steven Wilson en BeProg. Aunque ya había visto al señor Wilson en directo, ese día fue distinto, había sido un fin de semana con contrastes emocionales muy fuertes y en ese momento no pude evitar descargar todas mis tensiones al son de sus trágicas letras. Fue un concierto realmente bonito.

Radiohead – Nude

Hacía tiempo que tenía pendiente profundizar en la discografía de Radiohead, y como Rider G Omega siempre andaba canturreando Arpeggi/ Weird Fishes decidí empezar con In rainbows. Sin duda, este álbum me ha marcado muchísimo, y me encanta, pero creo que tendrá que pasar bastante tiempo antes de que pueda volver a escucharlo. ¿Sabes cuándo estas triste y pones música dramática para hundirte un poco más? Pues eso. Una ruptura amorosa, dolor y aferrarse a la persona equivocada… son cosas que te drenan muy fácilmente. No es fácil pasar página y menos cuando tu banda sonora va a cargo de Thom Yorke.

Metallica – Master of puppets

Este tema para mí simboliza el fracaso hecho canción. Con todo mi respeto hacia Metallica, esto no va por ellos, es más bien algo personal.

Aunque llevo bastantes años con mi instrumento, siempre había tocado canciones orientadas al folk y más bien poco metal, por lo que mi técnica dejaba (y aún deja) mucho que desear. Aprender a tocar Master of Puppets fue un reto que me planteó Rider G Omega para mejorar mi técnica en la mano derecha. Tenía un mes para aprenderme la canción y tocarla dignamente.

No solo fue raíz de una gran ansiedad y profunda frustración, sino que además fracasé estrepitosamente. Aún no soy capaz de tocar ese tema, le cogí profunda manía, pero una parte de mi sigue creyendo que los esfuerzos que le dediqué no fueron completamente en vano.

Obsidian Kingdom – A year with no summer

Espero que nadie me salte al cuello por poner un tema de mi propio grupo, pero me parecía indispensable en este top 10. No solo porque literalmente no tuve verano al estar preparándome para la gira que haríamos junto a Shining e Intronaut en septiembre, sino porque mi vida empezó a girar en torno a Obsidian Kingdom y este disco durante 2016.

Viendo este último año retrospectivamente, me sería imposible obviar estas canciones a las que he dedicado tantas horas y esfuerzo intentando ser capaz de interpretarlas como merecen y que ya han pasado a formar parte de mí.

Intronaut – The unlikely event of a water landing

La gira europea de A year with no summer ha sido sin duda la mejor experiencia de mi vida. Llevábamos muchos meses preparándonos para ello y el proceso ha sido realmente duro, pero sin duda es cierto que todo esfuerzo tiene su recompensa.

Es curioso y fascinante convivir durante un mes con personas tan distintas, poco a poco los vas conociendo a todos y aprendes mucho de ellos. Reímos, lloramos, discutimos… siento que esa gente cambió mi forma de ver el mundo.

Como banda support de Shining e Intronaut, después de tocar veíamos su bolo casi cada noche. Intronaut tocaban esta canción en cada set y yo siempre me quedaba embobada. Es magnífica. Siempre me ponía a pensar en todo lo que había vivido este último año y lo feliz que era de estar ahí, y aunque echaba un poco de menos a los míos, sentía que pertenecía a todo eso, y que definitivamente era lo que quería hacer con mi vida.

 “Find where to take this pain that’s eating you inside out
Try waiting for new light”

Lady Gaga – Perfect Illusion

Lady Gaga es una artista que siempre me ha gustado, ya desde que era adolescente (tampoco hace demasiado de eso…) cantaba sus canciones, así que cuando sacó su último álbum “Joanne”, le di un par de oportunidades.

Aunque se alejaba mucho de lo que estaba escuchando últimamente, y obviando algunos temas que me resultan demasiado cheesy y comerciales, me gustó. Despertaba en mí una mezcla de nostalgia hacia mi adolescencia y a la vez una sensación de empoderamiento y buenas vibraciones.

Al volver de la gira gran parte de aquello que pesaba en mí se había desvanecido. Era una persona nueva. Este disco refleja esa nueva actitud; simplemente, apareció en el momento adecuado.

Lo dejo como tema final de la lista, pues simboliza el fin de una etapa complicada y el comienzo de otra nueva, protagonizada por una Eaten Roll I más madura, más segura de sí misma y mucho más fuerte.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.