QUAOAR han sacado un disco de 10. Vale que en la web les dimos solo 9.5 en la nota, pero eso es lo de menos. ‘Dreamers. Dreaming’, cuya reseña podéis leer en este enlace, es un trabajo de los que ya no abundan. De los que se van más allá de la hora de duración, de los que tienen temas de más de ocho minutos… y donde no sobra ni una canción ni un segundo de cada una de ellas. Un álbum de los que es imposible cansarse y con el que siempre terminas descubriendo cosas nuevas. Josu Palacios, guitarrista del grupo de Bilbao, selecciona diez temas que le dejaron picueto. Lo mismo dentro de diez años más viene otro músico a decir que le dejaron de la misma manera alguna de sus composiciones…

1. NICK DRAKE  – River Man

Posiblemente la mejor canción de todos los tiempos. La voz de Drake es la cosa más honesta que te puedas echar a la cara, las ligeras disonancias de la guitarra rítmica son magistrales y el arreglo de orquesta una barbaridad. Este tema te puede contar toda tu vida. Lo que sabes, lo que algún día supiste y lo que sabrás. Todo está encerrado en esta misteriosa piedra angular del irrepetible Nick Drake.

2. THE BEATLES – Tomorrow Never Knows

Llenaría esta lista casi exclusivamente con temas de los BEATLES, pero hay que elegir uno. No creo que nunca se haya dado un paso tan grande en la innovación musical como el que dio Lennon con la inestimable ayuda de su ingeniero de sonido Geoff Emerick. Un despliegue irrepetible de loops y psicodelia y una lección maestra sobre cómo hacer una canción con un sólo acorde. Estamos hablando del 66. De salir hoy día, seguiría considerándose una auténtica patada en los cojones (de tu cerebro). Esta mierda es metamoderna. Coachellos del mundo, lo siento por vosotros, dejad de intentarlo.

3. SMASHING PUMPKINS – Soma

Los 90s en estado puro. Un Billy Corgan totalmente tocado por la mano del Infinito nos regala una composición que se va construyendo alrededor de sí misma, retroalimentándose en su propia estructura. El sólo, qué se puede decir…  Aparte de que es el mejor sólo jamás grabado en la historia del rock, claro (risas). Un caballo desbocado, un loco por la autopista en sentido contrario, puro fuego. Acojona, tronco, acojona. Mucho más que el nuevo de los judas.

4. OPETH – Bleak  

Bueno, este tema me voló la cabeza, yo tenía 17 años, un discman y el ‘Blackwater Park’ echando fuego. Escuché esto y supe que era exactamente lo que quería hacer, lo que estaba buscando. Era un metalhead y escuchar a esta gente fue como una revelación: puedes hacer lo que quieras y seguir dando caña, esta mierda no tiene barreras.  Olvida el tupatupa. Olvida lo que se supone que era el metal. El ‘Blackwater Park’ me influenció de manera decisiva a la hora de componer mis primeras canciones.

5. RADIOHEAD – Pyramid song

Otro cacho de Magia, cuatro acordes de piano magistralmente hilados en un extraño tejido de tempo que uno es incapaz de resolver hasta que entra la batería (con una elegancia que me cago en la puta) y se revela su verdadera trama. Por no hablar de la genial y mística letra que se curró el bueno de Thom, que siempre me ha tenido obsesionado. De otro planeta.

6. MASSIVE ATTACK – Risingson

Los amos del cotarro están en la casa. Esta gente llega y ¿tú qué vas a hacer? Pues muchacho,  bajarte los calzoncillos y ahorrar tiempo. MASSIVE ATTACK cerraron los 90 con el disco de trip hop más cabrón y sudoroso visto hasta la fecha. Deja que estos badass te lleven a su terreno… Te han debido echar algo en la bebida y has aparecido allí. No tienes ni idea de cómo, pero ya estás a su merced, en su oscuro y onírico fiestón del que no sabes si podrás salir algún día.

7. PORCUPINE TREE  – Blackest eyes

Al tito Wilson llegué a través de una entrevista al genial (yo le echo de menos) ex-guitarrista de OPETH, Peter Lindgren. En ella, aseguraba que el recién publicado ‘In Absentia’ era el disco definitivo. Bien, lo decían los putos OPETH, ¡tenían que tener razón! Y vaya si la tenían. Rock progresivo at his fucking best. Para mí, el techo del género. Producción perfecta.

8. JEFF BUCKLEY – Dream Brother

Jeff Buckley se mete hasta la cocina. En este tema es capaz de remover lo que nunca te has atrevido a decir, quizás porque ni siquiera sabrías decirlo. Porque entendió perfectamente el drama eterno del amor, y cantó desde tan dentro, que ya no sabes quién canta y quién escucha, ni siquiera sabes si en realidad hay diferencia entre los dos. El mejor cierre de disco posible.

“I feel afraid and I call your name. I love your voice and your dance insane
I hear your words and I know your pain , With your head in your hands and her kiss on the lips of another…
Your eyes to the ground and the world spinning round forever
Asleep in the sand with the ocean washing over ”

9. A PERFECT  CIRCLE – Magdalena

Descubrí antes APC que TOOL, y (puede que por eso mismo) la propuesta de los primeros me sigue pareciendo muy superior.  Aún hoy no he oído nada parecido al ‘Mer de Noms’, un disco que es un estilo musical por sí mismo. Guitarras rítmicas 90eras y leads con un cierto aire a las guitarras más 80eras, y Maynard en estado de gracia cantando mejor que nunca. FRESHQUÍSHIMO.

10. SIGUR RÓS – Viðrar vel til loftárása

Vale, después de más de 10 años aún soy incapaz de recordar el título de ningún tema de este discarro, ‘Ágætis byrjun’. Dejo para el final esta auténtica joya, un disco que cambia vidas… Si el amor se pudiera hacer música, este sería el resultado. Los SIGUR RÓS son auténticos magos del sonido, al loro con el subidón y cenit a partir del minuto 4:30.  Si no te estremece, cabe la posibilidad de que seas un replicante.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.