El 28 de diciembre, hoy en día, es innecesario. Igual que el famoso April Fools’ Day en una larga lista de países. Hace unos años podía tener su gracia en una escala determinada: la de la información escasa que nos llegaba. No la que tenemos ahora, masiva, instantánea y casi inasumible. Después están las típicas putadas a tus amigos, compañeros, familiares… aunque hoy en día se lleve la era digital. En 2015 se ha perdido la gracia y su esencia. El calendario está lleno de “día de lo que sea”, y ya nos faltan fechas para celebrar algo concreto; cuando la mayoría de ellas (por mucho que digan que sean reivindicativas), lo único que consiguen es que siga marcándose una diferencia que no debería existir.

Hace veinte o treinta años podíamos leer en un periódico una noticia falsa a modo de broma, verla en la televisión o escucharla en la radio (normalmente en los informativos), intentando intercalarla entre medias de momentos serios, para intentar conseguir algo de veracidad y conseguir sembrar la duda en el lector/oyente/televidente. Después llegaba el típico tono de “inocente, inoceeeeente” y pelillos a la mar. Hoy tenemos portales como Elmundotoday (y un sinfín derivados), cada día más grande, que ya se encargan día a día de buscar ese humor ácido, sin necesidad de que sea 28 de diciembre. Porque hay que reírse todo el año y tomarse las cosas con humor. ¿Lo peor? Que la inocencia e ingenuidad de muchos da esa veracidad a la noticia sin que siquiera asome la duda a la que hacía referencia. Una mentira, repetida lo suficiente, se convierte en verdad. Tanto, que algunos medios de información serios y profesionales han incluido más de una vez alguna de sus noticias. ¿Tan difícil es contrastar? No es que sea difícil, es que lleva más tiempo del que debería, y eso resta tiempo para ser los primeros en publicar algo. Aunque sea mentira. Como después damos a un botón de borrar, no pasa nada. Aunque desde que se inventaron las capturas de pantalla, un sinfín de personas (famosas y no famosas) quedan retratadas a cada momento.

Esa frase, la del contraste, es la que a muchos se nos pasa por la cabeza cuando vemos en nuestras redes sociales al contacto de turno publicando un contenido de… digamos, “dudosa autenticidad”, por decirlo de manera delicada. Uno de los bulos más recientes, la de una supuesta fanpage de Facebook que ¡regalaba un Range Rover! Estamos dentro del círculo vicioso de cuanto más, mejor. Eso por no hablar de esos titulares grandiosos, morbosos, amarillistas y que buscan crear polémica de manera fácil; aunque después en el artículo se argumente algo totalmente distinto; pero su labor la consiguen: llegar a un mayor número de gente, muchos de ellos se quedándose con la información de manera errónea. Errónea, pero la que conviene a cada una al fin y al cabo (¿o es que no lo vemos en el ámbito político cada día?). También era delicada la manera de llamar a esas personas cuando se dice inocente o ingenuo, porque por qué no decirlo, muchas veces pensamos para dentro “¿en serio se puede ser tan tonto de creerse esto?”, aunque nos lo callemos. Porque la línea que separa unas cosas y otras cada día es más delgada y fina. Y por respeto y no dejar en evidencia, algunos ya pasamos de corregir a una, y otra, y otra más… y en el fondo nos quedamos con la sensación de que tampoco nos extraña que la sociedad actual esté como esté; la ignorancia imperante es un reflejo de lo que vemos a través de las pantallas.

En el mundo del rock, por ejemplo, era habitual distintos años dar como noticia la vuelta de la formación original, y ¡oh, sorpresa! Cada día los rumores son más fuertes tras las paces de Slash con Axl, su web se ha actualizado con el logo clásico y en los cines norteamericanos se ha proyecto un teaser que ha generado todavía más comentarios sobre su vuelta. Quién sabe si de aquí a no mucho sucede con otros…

El Leyendas del Rock publicó en su Facebook que METALLICA actuarían el día 14 de agosto (cuando su próxima edición se celebra del 10 al 13) en su escenario pequeño. La revista online Rockzone anunciaba su portada de enero con THE 1975 (y otros contenidos que ellos mismos definían como suavecitos). Y un sinfín de grupos, promotoras, músicos y webs lanzaban al aire chascarrillos varios donde quedaba evidente su lado jocoso. Uno que, misterios de la vida, cuesta pillar a un determinado sector. Por último, ironías de la vida, unas horas después de la media noche (hora española) saltaba la triste noticia de la muerte de Lemmy Kilmister, líder de MOTÖRHEAD; y todos querríamos que fuera una broma pesada. Muy pesada. Pero por eso mismo, cada día me tomo más en serio el 28 de diciembre, e intento tomarme más a broma el resto de días.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.