gunslogojp

¿Son treinta canciones muchas para un grupo de tan corta trayectoria discográfica? Posiblemente. Pero todo cuadra un poco mejor si ese grupo debutó con un álbum como ‘Appetite For Destruction’ y después intentó dominar el mundo del rock con un ambicioso ‘Use Your Illusion’ dividido en dos entregas. Durante esa etapa, y con su mastodóntica gira junto a METALLICA, fueron los reyes del rock. Después, quien más quien menos, saben qué ocurrió. Y ahora, con la confirmación de su vuelta para el festival de Coachella, estamos deseando saber lo que está por venir.

  1. Welcome to the Jungle: “You know where you are! You’re in the jungle baby, time to die…”. Con esa frase introductoria en directo, ¿hace falta decir algo más? Si acaso, que fue la encargada de abrir, si no el mejor, uno de los cinco mejores discos de debut de la historia. Perfecta.

  1. It’s So Easy: la verdad es que daba que pensar que un grupo de tíos de veintipocos años lo hicieran todo tan fácil. A todos se nos llenaba la boca en esa frase que rezaba “… I see you standing there, you think you’re so cool, Why don’t you just FUCK OFF!”.
  2. Nightrain: una de sus odas al alcohol; y es que era la época del desparrame, y rara era la foto en la que salían que alguno de ellos no tuviera una botella en la mano. Es la favorita de Slash para tocar en directo por su ritmo. Lógico le que le acompañara años después con Myles Kennedy (no así con sus SNAKEPIT o VELVET REVOLVER).
  3. Mr. Browstone: siguiendo con su gusto por las sustancias, aquí eran los guitarristas los que escribieron sobre la heroína. Otra pieza altamente pegadiza. En este caso, Slash sí que la tomó prestada para todos sus proyectos, con Myles, con sus SNAKEPIT y también con VELVET REVOLVER.
  4. Paradise City: ¿quién no soñaba con que le llevaran a ese sitio con la hierba verde y las chicas guapas? ‘Paradise City’ es la guinda, su himno más fiestero y el cierre ideal de concierto. Para el recuerdo queda su interpretación en el homenaje a Freddie Mercury en Wembley… aunque curiosamente allí empezaron con ella.

  1. My Michelle: hay que ser sincero, y es que de primeras en esta lista, había once de las doce canciones de ‘Appetite for Destruction’; por algo será. Puede que sólo tuviera dos temas algo menores con respecto a los demás, pero es que hasta las más flojas tenían su encanto. Y ‘My Michelle’ es de esas canciones que aunque no sea de las más representativas, tenían un ritmo loco que se te metía en el cuerpo y no salía.
  2. Sweet Child O’Mine: fue su primer gran éxito, y su riff inicial es uno de los más icónicos de la historia del rock. Su letra encierra la típica balada romántica, inspirada en la pareja de Rose en aquella época, Erin Everly. La versión radiable se cargó la canción por completo, omitiendo el pedazo de solo de Slash y acortando la duración del tema en dos minutos.

  1. Rocket Queen: siguiendo con inspiración femenina, esta vez la protagonista era Barbi Von Greif, una adolescente habitual de la escena de Los Angeles con la que Axl estaba obsesionado, que incluso se menciona en el libreto de ‘Appetite for Destruction’. Aunque los gemidos que se oyen en la canción son de Adriana Smith, antigua novia de Steven Adler, y con la que Axl Rose… pues eso; en el estudio, aprovechando para grabarlo. En este pequeño vídeo tenéis algo más de la historia. Y aunque no sea su vídeo aislado, aquí es el momento de dejar su mítica actuación del Ritz en New York (o aquí en Spotify)

  1. Patience: ‘G N’ R Lies’ fue un lanzamiento menor, casi por obligación e imposición de la discográfica de turno para aprovechar el tirón inesperado que tuvo el grupo. No dejaba de ser una reedición de ‘Live ?!*@ Like a Suicide: Faux-live songs’ junto a cuatro temas en acústico, donde ‘Patience’ era la balada/single estandarte de la que incluso grabaron un vídeo.

  1. Right Next Door to Hell: recuerdo perfectamente la primera vez que escuche los Illusion, en concreto la línea de bajo de esta apertura. Y ya nada fue igual, GUNS N’ ROSES se convirtieron en una de mis bandas favoritas. Lo que después no llegué a entender bien es como un tema tan incendiario no fuera una de sus fijas en vivo.
  2. Dust N’ Bones: con Izzy a la voz principal, mantenía parte de ese lado macarra que les caracterizaba en los 80. Más que macarra, chulo. Slash incluía el talkbox (también en la anterior), y Axl se limitaba a hacer los coros. Algo que ocurría también en ‘You Ain’t The First’, ‘Double Talkin’ Jive’ y ’14 Years’.
  3. Don’t Cry: una de sus baladas por excelencia, da igual si se trata de la letra original o la ligeramente distinta (en su letra) en su versión alternativa. Ambas ponen los pelos de punta.. Fue uno de los temas en los que Shannon Hoon grabó algunos coros (de hecho, sale en una de las fotos de la parte central del artwork del primer disco).

  1. Bad Obsession: la supuesta irregularidad que tenían los Illusion hacía que todos nos creáramos nuestro disco redondo seleccionando nuestras favoritas de uno y otro. Dentro de los temas un poco más distintos, ‘Bad Obsession’ tenía un toque especial desde ese cowbell inicial marcando el tempo. Escrita por Izzy, ¿adivináis de qué va la obsesión? En ella aparece Michael Monroe tocando la armónica y el saxo.
  2. Back Off Bitch: salvo algunas honrosas excepciones (y hablo de gustos personales), mis temas favoritos de Guns son los rápidos, los rockeros, los que piden movimiento al cuerpo. Y uno de ellos era ‘Back Off Bitch’, otra dedicada a una antigua novia de Axl, previa incluso a su disco de debut.
  3. November Rain: nada dura para siempre, ni la fría lluvia de noviembre. Faltan las palabras para definir la grandiosidad de la canción, de su interpretación en directo, de su videoclip (emitido en bucle en la Mtv)… Veinticinco años han pasado de su grabación, y su millón y medio de dólares todavía le coloca entre los más caros de la historia, aunque tienen uno en el top5, que comentaremos más adelante. Trascendiendo más allá de cualquier género musical, se convirtió en una canción conocida por todo el mundo, con constantes referencias sociales. Axl tardó varios años en terminarla, pero mereció la pena.

  1. Garden of Eden: Guns goes punk. En dos minutos y medio ponen todo patas arriba y tan a gusto que se quedan. Una canción muy necesaria dentro del disco. Y por su vídeo, grabado en un solo plano y con ojo de pez, también merece estar en la lista. Aquí sí que volvían a ser macarras. Y como Dizzy Reed y Teddy Andreadis no tocaban nada en esa canción, se dedican a moverse a lo loco siguiendo el ritmo detrás de Matt Sorum. Terminarían mareados.
  1. Coma: ¿el tema más infravalorado de la carrera de Guns? Posiblemente. Al menos para mí así es. Puede que no atrajera tanto al público por durar más de diez minutos, que no tuviera estribillo, que cerrar la primera parte de este doble lanzamiento… Era un poco la anti-canción. La incluyeron en la versión japonesa del ‘Live Era 87-93’, de su actuación en Omaha en 1991; fue una de las cuatro veces que la interpretaron, y en vídeo la podemos disfrutar en su Live in Tokyo.

  1. Civil War: es increíble lo distintas que eran las dos canciones encargadas de abrir cada uno de los volúmenes. La rapidez de ‘Right Next Door to Hell’ contrastaba con el sentimiento y la lentitud de ‘Civil War’ desde ese “What we’ve got here is failure to communicate…” (extraído de ‘La Leyenda del Indomable’), los silbidos iniciales y su clímax posterior. Originalmente apareció en el recopilatorio benéfico ‘Nobody’s Child: Romanian Angel Appeal’, un año antes de los Illusion, y tocada en directo en el Farm Aid de la primavera de 1990 en Indianapolis.
  2. Get In The Ring: la canción en falso directo del disco, intensa y rabiosa como pocas. La frase de outro, sublime. “This song is dedicated to all the Guns N’ fuckin’ Roses fans Who stuck with us through all the Fuckin’ shit and to all those opposed, well”.
  3. Locomotive: si X canciones más arriba hablo de la que considero la canción más infravalorada de la carrera del grupo, aquí está la segunda. No es casualidad de que se trate otra de sus canciones eternas, de casi nueve minutos. En algunas partes suena algo atropellada, pero tanto el riff principal en bucle como ese final más ambiental son una gozada para disfrutar una y otra vez.
  4. Estranged: nueve minutos épicos, emotivos, mágicos, sin rival. Cuatro millones de dólares colocan su vídeo en el quinto puesto de los más caros de la historia (sólo por detrás de dos de Madonna y otros dos de Michael Jackson); y personalmente, lo considero el mejor y más vistoso de toda su carrera. El salto final de Axl, el solo de Slash sobre el agua y las converse personalizadas de Rose en el fondo del mar, momentos míticos.

  1. You Could Be Mine: siguiendo con sus temas más intensos, ¿cómo no iba a serlo la canción central de la segunda entrega de Terminator? Y eso que el trasfondo de la letra es sobre otro fracaso sentimental (de Izzy en este caso). Matt Sorum le pegaba que daba gusto de primeras, y Slash se marcaba otro de sus solos típicos (sin su eterna Gibson). Fue otro de los estrenos del Rock In Rio de 1991, varios meses antes de la edición de los Illusion.

  1. Oh My God: no pasará a la historia como uno de sus mejores temas, pero merece su espacio aquí. Llegó en mitad del vacío total, y fue la única canción editada entre 1994 y 2008, incluyéndola en la banda sonora de ‘El Fin de los Días’ en 1999. Carecía de sus elementos característicos del pasado, sonaban más modernos y la lista de colaboradores en ella era amplia. Cuatro veces la tocaron en directo (quedando registrada en vídeo en el tercer Rock in Rio), y tampoco fue para tirar cohetes. Aunque la canción tampoco era tan mala.
  2. Madagascar: en el mencionado Rock in Rio de 2001, además de los grandes clásicos y ‘Oh My God’, la nueva formación de Guns estrenó cuatro nuevas composiciones. ‘Silkworms’, ‘The Blues’ (por aquel entonces ‘Street of Dreams’), ‘Chinese Democracy’ y esta ‘Madagascar’; que no era sino otro intento de ese medio tiempo con tintes de balada y que buscaba tocar la fibra. Ese año seguirían los conciertos, también en 2002 y un par en 2003, entrando en un periodo de letargo…
  3. Better: … hasta 2006. En el año 2004 amagarían con salir de él para actuar en la edición portuguesa de Rock In Rio, pero se canceló la fecha. La vuelta definitiva sería en 2006 (pasando por Madrid en mayo), siguiendo en 2007, y en algunas citas se interpretaría ‘Better’… pero sin sacar su ya famoso ‘Chinese Democracy’. Éste saldría a finales de 2008, creando división de opiniones; sobre todo, por el tiempo que tomó su salida. ¿Tanto (y tanta gente involucrada) para eso? Sí. Pero algunas de ellas, ésta incluida, salvaron los muebles.

Además del disco de versiones que se marcaron en 1993 bajo el título de ‘The Spaghetti Incident?’, GUNS N’ ROSES nos ofrecieron otras grabaciones de canciones ajenas. Empezando por las propias de HOLLYWOOD ROSE, que fue el embrión del grupo, otras en directo como ‘Mama Kin’, ‘Attitude‘ o ‘Whola Lotta Rosie’. Seleccionamos cinco de las más reseñables.

  1. Reckless Life / Move to the City: cualquiera de las dos tiene cabida aquí. Y es que en ellas están los orígenes de la banda, ya que estuvieron presentes en el EP con el que debutaron en 1986. ‘Anything Goes’, de ‘Appetite for Destruction’ también pertenece a esa época, estando acreditado en ella Chris Weber.
  2. Live and Let Die: popular por ser el tema central de la película de James Bond de mismo título (originalmente por Paul McCarney y WINGS), Guns la llevaron a otro nivel con su adaptación. Cargada de cambios de ritmo, las partes rápidas eran frenéticas. Igual que su vídeo con tomas en directo; el último donde aparece Stradlin.

  1. Knockin’ On Heaven’s Door: también se atrevieron con Bob Dylan, con una de esas canciones que se ha versionado cientos de veces. Tanta repercusión tuvo, que en el concierto tributo a Freddie Mercury (mencionado más arriba) fue uno de los dos temas que tocaron (junto a ‘Paradise City’) en su escaso tiempo sobre las tablas. Aunque luego Slash se uniría a a Joe Elliot y QUEEN en ‘Tie Your Mother Down’, y Axl hizo lo propio con ‘We Will Rock You’ y junto a Elton John para ‘Bohemian Rhapsody’. Casi nada.
  2. Since I Don’t Have You: el último videoclip en el que estuvo presente el trío Slash/Duff/Axl. Y para el que estuvieron acompañados por nada más y nada menos que Gary Oldman. Originalmente fue lanzada en 1958 por THE SKYLINERS, pero supieron llevarla a su terreno (en su lado más sentimental), casi doblando su duración.

  1. Sympathy for the Devil: aquí está la última grabación de Axl/Duff/Slash juntos. Al menos parte, ya que Paul Tobias reemplazó algunas pistas de guitarra. En España lo pudimos disfrutar en el recopilatorio ‘Vertigo’ (que recordamos en Miradatrás). Unos meses antes tocaron en el Estadio de River Plate en Buenos aires con los tres miembros clásicos de la formación. La última vez… hasta abril de 2016.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.