Sí, a mi manera, en primera persona. Si bien ya he explicado en algún que otro artículo de opinión mi visión sobre los medios y las formas en las que llevo MiradAlternativa, tras el ligero cambio después del último parón que hice, prefiero crear este pequeño texto para remitir al mismo a la gente que me escribe.

Sé cómo funciona todo este mundillo, llamémosle escena, llamémosle X. Llevo más de quince años desde que comencé en la ya desaparecida Metal4all y he visto prácticamente de todo. He conocido mucha buena gente, me he llevado no menos chascos y de todo he aprendido; de lo bueno para quedarme con ello, de lo malo para saber cómo no quiero llevar mi página. Sé los mailings genéricos que se envían para promocionar la salida de un disco, los anuncios de gira o que vas a publicar el teaser de un teaser de un vídeo que va a salir en tres semanas. Todo de la manera más genérica e impersonal posible para llegar a cuántos más mejor; lo que importa es el número, sin cuidar ni fondo ni formas.

Pienso que cada vez las noticias son menos noticias. Algunas sí, son importantes, mucho; pero se está perdiendo esa información real en base a saturar a la gente. Alguna que creo que merece la pena la saco en Mirada, pero el hecho de que ya no estén en la parte superior dice mucho sobre en qué me he centrado: las reseñas. En opinar, que así me bautizaron hace años: un opinador. No puedo obligar a todo el mundo que me envía correos que sepa cómo funciona una web tan atípica como ésta, pero con este texto, al menos, voy a intentar que lo sepan. Hace unos días subía al Instagram de la página un par de fotos: la reedición del debut de Bones of Minerva y el ‘XXXXX’ de Hollow Earth. Ayer mismo, un paquete que recibimos de nuestros hermanos de The Braves Records. Todos ellos me los han dado como agradecimiento personal, tantos las bandas como el sello, a mi labor; así que el agradecimiento es mutuo por ese detalle.

Tras ellas me han llegado algunos mensajes diciendo “dónde te puedo mandar nuestro disco”, y es al punto que voy. Por el hecho de enviar un CD no os tengo porqué reseñar; pero ni yo ni nadie. Por eso, cuando me llegan correos en plan “escucha nuestro álbum, haz reseña, estamos disponibles para entrevistas”, intento contestar. A esos sí, porque el hablar del trabajo de otros implica opinar y hacer un artículo personal, que es hacia dónde ha derivado MiradAlternativa (por cierto, todo junto y con una sola A, que cuatro años después tenemos que seguir insistiendo en el tema). En mi labor de escribir, me estoy guiando por algo tan sencillo como las primeras sensaciones que me produce la música al escucharla: si me llena y me llama para sentarme delante del ordenador para hablar sobre ella, adelante. De lo contrario, prefiero ser sincero con esa banda y decírselo amistosamente y con educación. Hablando se entiende la gente, aunque no todo el mundo consigue comprenderlo. El simple hecho de que me impulse a escribir no significa que lo vaya a hacer inmediatamente, porque la lista de discos que quiero reseñar de este 2018 cada vez es más amplia. Aunque cueste creer, hay más bandas que la vuestra, y todas están en una situación parecida. Y aquí, otra cosa que quiero que sepáis, sólo escribo yo. Aunque la web no lleve mi nombre en su título.

Me han llegado a decir (por no publicar el cartel de un concierto) que “… no apoyas la escena”.  Recientemente, en una de esas contestaciones educadas, me dijeron que “… claro, cómo vas a escribir de un grupo que no conoces”. ¿En serio ese es el pensamiento? De verdad,  si así fuera, puede que me hubiera estancado hace mucho tiempo. Y por descontado, por aquí no hubieran pasado un montón de grupos. Y me centraría, como hacen otros, en Maiden, Metallica y los grandes dinosaurios con más de tres décadas a sus espaldas. Respeto quien vive anclado en el pasado, pero siempre miro al futuro e intento seguir descubriendo (y dando a conocer) a quien creo que realmente merece la pena. Y la verdad, muchísimas de las que ahora luchan por salir adelante ni existían cuando empecé a escribir; y por rizar el rizo, algunas de ellas, incluso, han nacido después de mi propia Mirada.

Así que si queréis ser reseñados, no hace falta que me mandéis el disco (alguna banda me ha llegado a decir que algunos medios les piden el vinilo, ¡UN VINILO!) para seguir llenando cajones con vuestros trabajos promocionales. Con dejarnos un enlace a Spotify, o algún servidor online con vuestro dossier o cualquier plataforma donde os pueda escuchar, ES SUFICIENTE. Esa es mi manera de actuar ahora mismo. Y en ese artículo, trataré de sonar lo menos genérico posible y no limitarme a copiar una nota de prensa como hacen los que parece que tengan que reseñaros por obligación. Que puede que para vosotros signifique mucho salir en tal o cual sitio, pero intentad que si hablan de vosotros, lo hagan de una manera personal, no hablar por hablar. Así daréis espacio a medios que realmente se lo curran con contenido propio y no hacen las cosas por hacer. Prometo intentar escucharos, y contestar, tanto si realmente quiero escribir sobre vosotros como si no. Y si lo hiciera y queréis tener el detalle como tienen algunas bandas (que saben de esta manera tan peculiar que tengo de hacer las cosas), estaré encantado de poner vuestro disco en mi estantería junto al de cientos de bandas nacionales que la ocupan.  Que si bien para algunos sigo sin apoyarlas, otras no piensan lo mismo.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.