9.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
4.9

 Grupos relacionados: EL PÁRAMO / NEUROSIS / TOUNDRA

Facebook_-_iconoyoutube instbandcicnotwit

Sabéis que más a menudo de lo que debería, las reseñas son un copia/pega de la nota de prensa, ¿no? Bien, como encabezamiento, tomo prestadas las palabras de una tercera persona para presentaros a ADRIFT, en vez de usar la hoja promocional (en la que se citan grupos como NEUROSIS, MASTODON, YOB o SLEEP). ADRIFT son una banda madrileña que hacen un metal gordo, intenso, enrevesado y con mucha personalidad en su hacer. Dicho esto, lo que creo que llevan aportando más de diez años al panorama metal nacional es, ni más ni menos, que una visión diferente y fuera de modas de la forma de hacer música de esta índole. Su música es potente e intensa y sus directos no son para nada menos. Son cuatro tipos con dos guitarras, bajo y batería que suelen dejar tumbado a todo el que se pone por delante”. Dicha definición es la que me hizo Txus Rosa (guitarrista de AS MY WORLD BURNS y FIRMAM3NT, ahora en MetalTune Music) para un reportaje que hice en otro medio hace seis años sobre los grupos nacionales… comentadas por los propios músicos, en una madeja en la que todo terminaba enlazándose entre sí.

Por aquel entonces ya hacía un tiempo que habían editado su segundo LP, ‘Black Heart Bleed Black’… y hasta hoy. Suena a tópico, pero es que cuando alguien tarda tanto en sacar nuevo material, y lo hace de este nivel, se dice que se le perdona todo. Vale, no vamos a ser originales, y caemos en ese cliché, pero es que lo que ADRIFT nos presenta en ‘Pure’ es algo mastodóntico. En la banda confluyen cuatro tipos que han estado (o están) en un sinfín de formaciones, y que cuando se juntan son una máquina de matar perfectamente engrasada. La calma y la tranquilidad son una de las señas de identidad de ‘Pure’ (en el aspecto extra-musical), que fue grabado hace ya unos cuantos meses, y que ha estado, como quien dice, en un cajón a la espera de que un sello potente apostara por su distribución internacional. Éste ha sido Temple Of Torturous. ¿Ha valido la pena? Teniendo en cuenta que sus dos primeros adelantos vieron la luz en medios tan potentes como Loudwire y Revolver, que Decibel publicó el vídeo de ‘Mist’ y que el streaming oficial salió en Invisible Orange, no me queda otra que pensar que sí, así es.

Del tema de apertura, que da título al álbum, comentaban ellos mismos que representa a la perfección el concepto del mismo: una declaración sobre la corrupción de las cosas más puras de la vida. La densidad inicial da paso a una potencia que te tumba, con un muro sónico de bajo-batería y una de las guitarras sobre la que la segunda de éstas te martillea e hipnotiza con una melodía de lo más pesada. Un interludio central da paso a un desenlace todavía más gigantesco en el que Jorge se muestra pletórico a la voz. Con ‘Mist’ suenan más dinámicos (y cercanos a los primeros MASTODON) en un corte cuya única pausa viene en sus últimos segundos. Y es que es la composición más directa, por definirla de alguna manera, que aquí nos presentan… rondando los seis minutos. En el fondo el minutaje es lo de menos.

‘Confluence of Fire’, con la que siguen, dobla la duración con una intro de un bajo martilleante (espectacular el trabajo de Dani en todo el álbum, así como el sonido que ha sacado Santi García en los Ultramarinos Costa Brava), pero en ningún momento se hace larga. Ayuda su sobresaliente estructuración, y es que después de meter la cera suficiente, encontramos un pasaje en onda post con el que oxigenan un cierre por todo lo alto. Pieza clave ésta. No diría que con ella tocan techo, porque si lo hacen, de él ya no se bajan. El registro vocal de ‘Embers’ se adentra en terrenos más extremos, y la verdad es que le sienta tremendo a la instrumentación, con una segunda mitad de tema en la que la melodía de guitarra manda. Y es que la complicidad de Macon y Jorge son uno de las piedras sobre las que la banda edifica su propuesta, haciéndose evidente en ‘The Call’, otra maravilla alargada (no en exceso) con un final atronador. ‘The Walk of Tired Death’ es la guinda del pastel, apagada de primeras, reincidente posteriormente en su ritmo en la que la mezcla de post y doom hacen temblar cualquier cimiento, dejando con ganas de que te peguen más todavía, por si fueran pocos estos cincuenta minutos.

Casi han pasado veinte años de su primera demo, ‘Cogito Ergo Actuo’, y su intensidad sigue intacta. Vale que la poca actividad en alguna época haga que desaparezcan del mapa momentáneamente, pero con ‘Pure’ vamos a tener una dosis de ADRIFT más que suficiente para unos cuantos años. Sus pequeños destellos en forma de fechas aquí o allá a veces son suficientes para saber que son una de las bandas con mayor reconocimiento que tenemos por aquí; y lo que es más importante, por buena parte de los propios músicos de otras. Esperamos que no haya que esperar tanto esta vez para que le den continuación, porque están en estado de gracia.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.