9Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: ANTHRAX / CRISIX/ PANTERA

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

¿Queréis tópicos? Aquí tenéis un par para empezar esta reseña: “’Cabaret de la Guillotine’ es el disco más completo de ANGELUS APATRIDA”. “Los de Albacete juegan en otra liga”. Y va, un tercero que se da en algunos casos: “Su obra más melódica” (su contrario suele ser “su obra más cañera”).  Si queréis seguir leyendo ya es vuestra elección, pero seguramente esas frases se repetirán una y otra vez en la mayoría de reseñas que salgan (y hayan salido) estas semanas. No les faltará razón, pero es que estos tipos consiguen ingeniárselas para seguir solidificando una carrera en ascenso constante y sin fisuras.

Recuerdo que cuando escuché ‘Reborn’, el tema que cerraba ‘The Call’ hace seis años, pensé “ojalá tiren por esta senda en algún momento”. Era un poco más melódica y elaborada de lo que nos tenían acostumbrados, pero manteniendo buena parte de sus señas de identidad. Y aunque hayan jugueteado en alguna que otra canción con esa senda, ahora la han abrazado por completo. Lo demostraban en ‘Sharpen the Guillotine’, con las que nos ofrecieron la primera carta de presentación en forma de lyric-video. Breve intro acústica, tintes épicos iniciales, y como no, explosión de riff para entrar todos a piñón. Sí, también tiene el solo de turno, pero antes de llegar a él ya apreciamos en Guillermo un aire distinto, y es que sus matices vocales son los que han sumado esta vez para hacer notar su evolución… que muy oculta no la tienen, sino que es muy palpable.

En una onda parecida tenemos ‘Betrayed’, más pausada en su mayor parte, con un estribillazo brillante y un grito (“…abyss”) que recuerda inevitablemente al señor Araya. Pero ¿queréis cera de la de toda la vida? No os preocupéis, os ponéis ‘Ministry of God’ y ya os podéis saciar. También ‘Downfall of the Nation’ (ay, ese regustillo a PANTERA en el comienzo…), que cumplía a la perfección como videosingle (aunque bien podría haber ocupado su lugar ‘The Die Is Cast’) y donde las guitarras se erigían como protagonistas, pero con un Guillermo volviendo a lucir en su faceta de vocalista. Ese toque más oscuro de algunos tramos lo llevan a otro nivel más adelante en ‘Witching Hour’, otra de esas piezas por encima de los seis minutos donde tienen hueco para (casi) todo lo que les de su inquietud compositiva.

Pero no, no dejo de lado la caña, porque ahí está la punkarra ‘One of Us’, con ese thrash old school de los que a algunos les cuesta tanto salirse. Otra de las destacadas es ‘The Hum’, donde asoman guiños a casi cualquier grande del citado género. Las partes rítmicas bien podría haberlas firmado Scott Ian, los puentes y solos la dupla Friedmann-Mustaine, mientras que el estribillo rememora aquel himno infravalorado de TESTAMENT titulado ‘Disciples of the Watch’; una maravilla. Pero si de maravillas hay que hablar, lo siento por los puristas, pero esa es ‘Farewell’.

Sí, incluso los tipos más duros tienen sentimientos, y ¿por qué no expresarlos de la manera que mejor saben los músicos? Como su título indica, ANGELUS APATRIDA se despiden de un amigo de la banda, y es de recibo presentarla como ellos mismos lo hicieron:

“Siempre hemos querido hacer una canción tranquila, melódica y a la vez poderosa, como las que nos engancharon cuando éramos pequeños como “Cemetery Gates”, “Fade to Black” o “The Legacy”… ‘Farewell’ está dedicada a la memoria de nuestro gran fan y amigo Alberto, a quien perdimos hace un año y medio por culpa del cáncer. Para él, para todo/as lo/as que luchan contra esta enfermedad, para sus amigos y familias. Todo está hecho con mucho cariño, cada nota, cada palabra, cada plano del vídeo. Esperemos que os guste tanto como nosotros”.

Es innegable el aire que tiene a esos temas citados, especialmente a Dimebag en casi cada nota que tocan; pero es que el sentimiento de melancolía y soledad que desprende sólo se ve roto por la rabia previa al solo de David (espectacular, para variar). Después de eso, sólo resta ‘Martyrs of Chicago’, de nuevo marca de la casa para los que no puedan digerir el caviar previo; básicamente como recordatorio de que siguen sabiendo hacer igual de bien lo de siempre, y no está reñido con explorar nuevos horizontes. Lo han vuelto a hacer, y ya van unos cuantas veces. Una de las apuestas ganadoras más fiables de la actualidad.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.