7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (5 Votos)
9.8

 

blazebackDa la sensación de que BLAZE OUT son de esos grupos jóvenes y con proyección que tienen los pies en el suelo. Por eso, llegaba la hora de grabar y editar su segunda obra recurrieron al tan criticado (para bien y para mal) y controvertido crowdfunding en verkami. Saliendo bien parados por algo tan sencillo como lo que decía en la primera frase: saber lo que hacen. A mediados de marzo conseguían más de 2.500 euros para financiar todo lo programado con anterioridad. Y seguro que sus mecenas están más que agradecidos por el resultado final.

Siguiendo el dicho “yo me lo guiso, yo me lo como”, han sido Gerard Rigau y Carles Comas, guitarra/voz y bajo/coros del grupo, los encargados de la grabación en sus Amplifire Studios. Una muestra más de saber lo que tienen entre manos… para llevarlo a buen puerto. Otra es el hecho de que tras ellos está el respaldo de Blood Fire Death. ¿Más puntos a favor? La variedad de su sonido y la polivalencia de la que hacen gala. Aunque eso pueda echar atrás los oyentes deseosos de un género más puro y sin un abanico amplio de posibilidades e influencias. Digamos que sobre bases thrashers construyen la mayoría de composiciones con retazos de metal moderno, groove, partes más clásicas… y todo más que bien aderezado con melodías (tanto de voz como de guitarra) muy pegadizas y atrayentes. Tomo ‘Weath Afire’ como ejemplo y punto de partida donde las guitarras pueden recordar a las de Zakk Wylde, el registro vocal tira de la citada melodía (muy hard rockera) para enganchar, y el espacio para los solos parece que tomen como influencia a Matt Heafy y los suyos. Palabras mayores.

Más pesada (y con una línea de bajo brutal) es ‘Blind Snakes’, cuya segunda mitad trae reminiscencias de los MEGADETH noventeros. No es el único momento en el que recuerdan a Mustaine, y es que la manera de afrontar las voces de Gerard en ‘Fist Goes First’ y la machacona ‘Age of the Waste’. El groove asoma en ‘Truth In Chains’ (otra en la que su segundo tramo lleva al tema a un nivel superior), y en ‘The Wold and the Serpent’ presentan influencias de metalcore (melódico) moderno, con outro acústica incluida. En ‘Men of Mayhem’ rinden su particular tributo a la ya mítica serie de televisión Sons of Anarchy, en la que cobran protagonismo los coros más heavys; y es en la parte de los solos donde encontramos uno de los mejores momentos del álbum. Al más puro estilo de power-ballad de los 80 de cualquier grupo con el pelo cardado tenemos ‘Old Acquaintances’ (otro punto álgido), antes de volver a la velocidad y la caña en ‘Burn the Veil’, donde sí se aprecia una influencia que se han hartado de repetir en distintas entrevistas, la de Mark Tremonti; al menos en el tratamiento que dan a la guitarra. Por lo demás, es otra canción que explota tras el interludio con el bajo de Carles antes de volver a deleitarnos con otro solo que quita el hipo. Y es que aunque sea al final, hay que citar el trabajo de Rafa Weber en ese aspecto, con una técnica que ya quisieran para ellos grandes figuras internacionales. Pasos firmes en una carrera al alza.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.