6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: PRISTINE/ HONEYMOON DISEASE/ GRAVEYARD

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Desde su maravilloso debut en 2014 hemos marcado de cerca a BLUES PILLS. Tras él también reseñamos ‘Lady in Gold’, donde perdieron el efecto sorpresa pero mantenían el tiempo, y entre medias de ambas su ‘Live’, un disco en directo aprovechando el tirón que tuvieron con su carta de presentación. Y aprovecho parte de un párrafo de este último artículo.

“… Eso tiene su lado positivo y negativo. Hace cuarenta años, los discos en directo eran un bien muy preciado. Si no podías ver a tu grupo favorito, te ponías sus canciones en directo, que era lo más cercano a sentirlo en tus carnes. Pero ahora, ¿qué hacemos para ver una banda en directo si no podemos hacerlo en vivo? Acudir a cualquier plataforma de vídeo; ya sean grabaciones profesionales o amateurs. Sin ir más lejos, HMHTV publicó un reportaje en YouTube de dicho festival, y la banda ha subido a esa plataforma un tráiler presentando el álbum (tan sólo audio acompañando algunas fotos del grupo y las fechas anunciadas para los próximos meses). Y buscando un poco, nos encontramos sus conciertos íntegros en Rock HardCrossroads Rockpalast, además de infinidad de vídeos sueltos. Con este comentario y opinión no quiero restar mérito a este ‘Blues Pills Live’, pero en los tiempos que corren, quizá hubiera estado mejor algo audiovisual. Supongo que es una forma más de reivindicar la música por encima de cualquier otra cosa, como la propia apariencia”.

Prueba superada sobre el papel. Con ‘Lady in Gold in Paris’ saldan la deuda de ofrecer algo de lo que realmente hay una demanda real. Y es que los discos en directo han ido cayendo en desuso (lógico), o sirven como acompañamiento y apoyo a un lanzamiento audiovisual como el que me ocupa. Más cuando hoy en día, a tiro de YouTube tenemos vídeos de casi cualquier grupo con un poco de nombre; si no es en formato profesional, con buena calidad como para saber cómo se las gasta en directo.

Personalmente, en gustos personales, me sigo quedando en su mayoría con las canciones que formaron parte de su primer álbum, por lo que echo de menos más de una de aquel, y el misticismo que encerraban sus interpretaciones. A cambio, tenemos el torbellino de mujer que se convierte Elin Larson sobre el escenario. El aire setentero está presente hasta en la propia imagen, y no digamos en la introducción (tipografía incluida), con los pasos del ahora quinteto (Rickard Nygren se les añadió en vivo para acompañar como guitarrista/teclista) llegando al recinto, y previo abrazo grupal, tomar Le Trianon de la capital francesa. ¿Cómo? Pues agradeciendo al público su presencia antes de comenzar, sin más; sin música de fondo, sin añadidos, sólo con ellos cinco entrando en escena y presentando la velada. No podía ser otra que ‘Lady in Gold’ la encargada de abrir, y me llama la atención un detalle: no sé si habría alguna petición expresa, pero si se trata de reflejar otra época, casi lo consiguen por completo. ¿Por qué? Apenas se ven móviles ni pantallas iluminadas. ¡Sí! ¡Increíble pero cierto! Alguna hay, pero muchísimas menos de lo que suele ser habitual, ayudando a crear una atmósfera ideal para una propuesta como la suya.

Dorian, Zach Anderson y André se muestran más comedidos, incluso en las jams improvisadas, como en ‘Little Boy Preacher’ (y eso que es casi nada más comenzar), cediendo el protagonismo a su cantante, que más allá de su portentosa voz y de las interpretaciones, se nota que vive todo lo que hacen sus compañeros, sin parar de bailar en casi ningún momento. Hasta cuatro cortes de su última obra llegan antes de la maravillosa ‘Black Smoke’, con la que además, pausan la velocidad con la que habían arrancado (antes de su brusco cambio de ritmo). El choque de estilos (y de época) se aprecia entre ella, ‘Bliss’, y de nuevo la vuelta a su debut con una sentida ‘Little Sun’.

Sólo ‘Burned Out’ queda fuera de la presentación en directo de ‘Lady in Gold’, ofreciéndonos descargas de ‘You Gotta Try’, la versión de Tony Joe White de ‘Elements and Things’… pero quedan muy por debajo de ‘Ain’t No Change’, del sentimiento de ‘Devil Man’, y del posiblemente tema más celebrado de su actuación, ‘High Class Woman’. Elin en solitario (al teclado) nos brinda una destacada ‘I Felt a Change’, antes de arremeter el bis con la alegría atrapante de ‘Rejection’ y la oscuridad de ‘Gone so Long’. Hora y cuarto que sabe a poco y donde la suma de ‘Gypsy’, ‘No Hope Left For Me’ o ‘River’ hubiera hecho de éste un lanzamiento más redondo. Ya no digamos de algún añadido más en forma de extra/documental.  En ese aspecto, el contenido se muestra algo pobre.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.