9.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
5.5

 Grupos relacionados: THRICE/ DE LA CUNA A LA TUMBA/ VIVEN

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube instbandcicnotwit

“Me he despertado. Pero es extraño, ¿acaso mis ojos no siguen siendo los de mi infancia? (…) Me he despertado. Daría mis ojos por no haberlo hecho”. La primera parte de esta frase es como empieza ‘Autómata’, tema con el que CATORCE arranca ‘Arcadia’, su tercera obra; la segunda es la conclusión a la que llega Jaime tras algo más de minuto y medio de diálogo consigo mismo. Y seguramente es una sensación por la que todos hemos pasado alguna vez.

Desde aquí no voy a ocultar la admiración personal por el trío sevillano, ni tampoco la debilidad que tiene esta web. ¿Por qué debería hacerlo? ‘Atlas’ fue el primer trabajo que fue reseñado en MiradAlternativa, un par de años más tarde llegaría ‘Agua. Naufragio. Equilibrio’, además de entrevistas, reportajes con ellos, incluida la aventura de Jaime y José Miguel con DE LA CUNA A LA TUMBA… así que un punto sentimental también hay. Y en estas nos plantamos a finales del pasado 2018: “¿Te apetece hacer la hoja promocional de nuestro próximo disco?”. Siempre es un halago que haya grupos que cuenten contigo para ese tipo de cosas (ya hice mención en la reseña de ‘Berlín’ de HAMLET), más si es con gente cercana con la que tienes un trato cercano y la confianza suficiente como para tratarlo de la manera más sincera posible. Y siguiendo con la sinceridad, al hacer esas notas de prensa se crea una lucha en mi interior contra la que suelo ser bastante crítico. Por un lado, los textos vacíos que se limitan a informar y poco más, pero que no hablan de lo que hay en ese álbum (digo yo, ¿entonces para qué sirven?); por otro, escribir una reseña que vaya más allá de esa nota informativa como hacen muchos medios, que se limitan a copiar y pegar ese contenido ya de por sí vacío. Pero allá vamos. Y antes de nada, citar a todos los sellos implicados en esta co-edición (disponible en reserva en este enlace de su Big Cartel): The Braves Records, Spinda Records, Odio Sonoro y Monasterio de Cultura.

Personalmente, no regalo halagos, pero ‘Arcadia’ es todavía mejor de lo que ya eran sus dos primeros trabajos; paso a paso, disco a disco, CATORCE se van superando. Y eso que no han sido tiempos fáciles para ellos. Con el cierre de la etapa anterior también llegó la salida de Luisma (batería), poco antes de entrar al estudio; de su labor se ha encargado su amigo de toda la vida, Carlos Expósito, conocido por su labor junto a Leo Jiménez, STRAVAGANZZA y un sinfín de grupos más (¿habéis leído su top 10 de discos que le marcaron como fan del prog?. Hablando de entrar a estudio, ésta fue doble: por una parte, la banda junto a Juan Blas y Pablo Ponz se encargaron de la preproducción en los Westline de la sierra madrileña; después grabaron con Carlos Santos en los Sadman Studio de la capital. Y la guinda, Luis López Pinto ha añadido teclados y programaciones en Dopplermedia. Por si había dudas de toda la preparación que han llevado a cabo. Pero más allá de todos los elementos musicales/instrumentales, seguramente sean sus mejores composiciones hasta la fecha.

De igual manera que tanto en la introducción como en la nota de prensa jugaba con las letras, lo haré ahora. El trío suena súper compacto, pero la labor de Jaime los encumbra por completo. Ese shock del despertar en ‘Autómata’, como si de una mala pesadilla se tratara, tiene su final en ‘Myria’, furiosa de entrada con sus “… no pueden pasar”, trepidante, frenética en algunos momentos… pero con una melodía que engancha. Porque saben hacerlo por todos los medios que tienen a su alcance. El mayor logro es hacerlo con algo tan importante (e icónico) de trasfondo como ‘Blade Runner’; no es que ‘Arcadia’ sea una obra conceptual al uso (¿o sí?), pero la película de Ridley Scott es sobre la que se cimenta buena parte de la historia que nos cuentan. Las referencias más evidentes, en dos de sus títulos (y respectivas letras). ‘Tannhauser’ es elegante y atrapante, instándonos a la imaginación con su “… he visto cosas que no creeríais”; también con el eco de una de las escenas más famosas de la historia del cine en “… y mira, está cayendo sobre mí: la lluvia, en mis ojos. Qué sensación, el miedo abrasador. Es lo que nos hace esclavos”. Más adelante, en ‘Noviembre, 2019’ se nos pone en situación de la fecha en la que sucede la película, con partes sutiles a la par que otras agresivas con doble juego de voces. Entre una frase de la letra (“… el mundo te espía, ten valor”) y las frases finales que coronan el artwork (de nuevo, trabajo impecable de The Braves Church), es inevitable pensar en el caos digital y hacia dónde nos llevan las tecnologías.

Siguiendo con las tecnologías, y retomando el orden, se puede llegar a interpretar entre líneas una metáfora con la criatura mitológica ‘Caribdis’, en un tema más pausado; posteriormente se adentran en terrenos más veloces y pegadizos con ‘La Montaña’, en la que los teclados de fondo son la clave, para cerrar la primera parte del viaje con un nuevo sueño, ‘Conjura’; una preciosidad para poner punto y seguido. En el otro lado encontramos la conocida ‘Ekbom’, que sirviera como adelanto, con la era digital muy presente (“… nadie te espera, todos observan (…) Ya no hay nada cierto. Corazones heridos por el ansia.”). Seguramente para afrontar esa realidad sea necesario sentirse vivos, como nos cuentan en la canción de dicho título (‘Pasaporte a Viajes Imposibles… ¿a esa Arcadia idealizada?), continuando con ‘Las Hienas’ (de estructura similar a ‘Caribdis’), siendo la base rítmica tanto en ésta como en ‘Antípodas’ sobre las que se construye todo (donde vuelve a aparecer el agua como elemento… sea conexión del monstruo marino o del Naufragio de su anterior obra), para terminar proclamando que no tienen miedo. Tras la ya citada ‘Noviembre, 2019’, sólo queda por delante ‘Una Ventana Atlántica’, CATORCE en su modo más personal y experimental, poniendo final a otro sueño como si de una canción de cuna se tratara para volver a dormir y soñar con lo que hacíamos en la infancia. Si sólo me pidieran un calificativo para este disco, sería el de soberbio. Este trío todavía tiene mucho que decir, y es una delicia que haya grupos que además de mensajes, sean capaces de construir su trabajo en torno a una historia que contar. Si la página anterior de su libro prácticamente la cerraron con su actuación en el Download Festival de Madrid, ahora, en el horizonte, está Viveiro con el Resurrection Fest… pero antes llegan unas cuantas fechas en los meses anteriores por toda la península. Este capítulo no ha hecho más que comenzar.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.