El 13 de febrero veía la luz ‘Himnos del desencanto’, el debut de los alicantinos LUMINARIA. Como siempre, lo podéis escuchar un poco más abajo en las plataformas disponibles. En su nota de prensa podemos leer que “… supone, a través de sus diez canciones, la puesta de largo de Luminaria -tras haber editado en 2015 el E.P. “Los síntomas”. La edición física en formato digipack -con libreto de 24 páginas- está ya a la venta en la web del grupo y a través de sus perfiles en las principales redes sociales. El disco ha sido grabado en los estudios Parker’s Place (Alicante) por Alex Parker y masterizado en los Audio Animals Studios (Londres) por Nick Burchall. La portada y el diseño son a su vez obra del fotógrafo valenciano Arte Fenollar. En sus sonoridades el oyente quizás reconozca las huellas entremezcladas de artistas tan dispares como The Cure, The Smashing Pumpkins, Deftones, Paradise Lost, Héroes del Silencio, Sober o Havalina, dando forma a un camino que trata de ser único y personal. “Himnos del desencanto” es una llamada a la guerra, al redescubrimiento interior, una oda a la inocencia en forma de desafío, la búsqueda de una mirada limpia con la que contemplar tanto el mundo en el que vivimos como el acto en sí de la creación musical”. Ahí queda eso.

A través de las respuestas a nuestro test de Fran M. (guitarrista y compositor), Inma (teclista) y Jero (cantante, bajista), os introducimos a la banda para darla a conocer.

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

 Facebook_-_iconoyoutube bandcicnotwit

  1. ¿Cuál fue el primer disco que compraste? 

Fran M: El primer recuerdo que tengo al respecto es comprar en unos grandes almacenes ya extintos el casete del programa de radio GAME MIX. Era un programa de los 40 principales sobre videojuegos a finales de los 90, cuando no eran el negocio multimillonario que son ahora. Lanzaron una recopilación con versiones de algunas piezas clásicas del mundo de los videojuegos (Street Fighter 2, Tetris, etc). Adoro esas melodías.

En cuanto a discos de rock el que inauguró mi colección  fue el casete de “Senderos de traición”, de Héroes del silencio. Poca presentación necesita a estas alturas. Creo que eso determinó totalmente mi forma de entender la música.

Inma: La verdad es que no me acuerdo. Va a quedar un poco pedante, pero creo que fue uno de Chopin que vendían en una tienda que había frente a mi dentista. Es una maravilla, la verdad, aunque no me lo pongo mucho porque Chopin me empalaga demasiado. Era un CD, nada de vinilos por ahora.

Jero: Pues lo recuerdo como si fuese ayer, en el colegio un amigo me dijo, “tío te regalo esto”. Era un disco sin carátula, y dije “¿qué coño será?” Pues al llegar a casa me lo puse en mi reproductor de CD, y no entendía lo que estaba escuchando pero me gustó bastante, ese disco era el “Virtual XI” de Iron Maiden. Realmente no fue comprado ya que fue un regalo pero bueno, digamos que fue el primer disco que escuché dentro del Rock/Metal allá por el 2000.

  1. ¿Y el último?

Fran M: Me gusta comprar CDs en las escasas tiendas que hay en Alicante, la mayoría de segunda mano. No encuentras muchas novedades, pero son sitios con cierto encanto. El último que se ha venido conmigo ha sido la BSO de La reina de los condenados. Sólo por el tema “Forsaken” ya bien vale la pena. En cuanto a novedades o discos más recientes, creo recordar que “Geometría del rayo‘, el último de Manolo García, en edición de lujo con DVD. No suelo comprar muchos discos por internet, me parece terriblemente frío. Adoraba comprarlos por catálogo en algunas difuntas tiendas repartidas por la península; el ritual de recibir el catálogo, escudriñarlo, llamar, hablar con el dependiente, esperar un par de semanas, acudir a correos, cruzar los dedos para que todo estuviera en orden. Todo eso le añadía un enorme valor sentimental a los discos que se perdido de forma irremediable con la difusión inmediata y masiva a través de internet. Supervivientes de otra época.

Inma: Fue hace ya un tiempo, pero creo que me compré de una sentada unos cuantos en una tienda de segunda mano. También de música clásica, para proseguir con la pedantería. Prometo que escucho más cosas, sólo que ha coincidido…

Jero: Pues fue el ‘Kodama‘ de Alcest en CD.

  1. ¿Qué disco has podido escuchar más veces?

Fran M: Difícil pregunta. Imagino que todos responderemos algo parecido, que es alguno -o algunos- de los discos de nuestra adolescencia que nos han acompañado desde entonces y que, tanto por antigüedad como por lo profundo de su marca, nunca han desaparecido de nuestros reproductores. En mi caso diría que los discos que más he escuchado en mi vida pueden haber sido: cualquiera de Héroes del silencio (los amo a todos sin mesura y sin hacer distinciones), “Load” de Metallica, “Nightfall in Middle Earth” de Blind Guardian, “August and everything after” de Counting Crows,  “Mellon collie and the infinite sadness” de The Smashing Pumpkins y un largo etc. Son obras que llegan al punto de adherirse a ti, de acompañarte siempre, aunque pase mucho tiempo desde la última vez que lo revisitaste. Las digieres y pasan a formar parte orgánica de ti mismo.

Inma: Nightfall in Middle Earth” de Blind Guardian. La OST del Silent Hill 2. Los Concerti Grossi de Corelli. Uno que tengo de sonatas (adaptado para dos clavicémbalos) de Domenico Scarlatti. “Kind of blue” de Miles Davis. “The Western Lands” de Gravenhurst. Concierto para orquesta de Bartók. “Aion” de Dead Can Dance. El Réquiem de Mozart también lo tengo bastante trillado… Aunque tampoco he ido contando cuántas veces me he puesto qué…

Jero: Metallica – “Ride the Lightning”. Paradise Lost – “Draconian Times”.

 

  1. ¿Qué grupo fue el primero con el que pensaste “éste es mi rollo”?

Fran M: Sin duda, Héroes del silencio. Me arrollaron, pasaron por encima de mí y me convirtieron en otra persona. Con ellos aprendí -para bien o para mal- la seriedad y la ambición compositiva, la importancia del misterio tanto en la imagen como en las letras y, desde un punto más guitarrístico, que un pedal de delay y un chorus eran todo lo que podía necesitar. Esa identidad musical primeriza se vio completada cuando Paradise Lost llegaron hasta mí. Descubrí que se podía hacer de la tristeza y la solemnidad una bandera y una de las más exquisitas fuentes de inspiración. Vamos, que me relamo sólo de recordar lo que significa descubrir algo así. Después puedes descubrir bandas, géneros, etc que te influyan, pero nada es comparable a esos primeros amores.

Inma: En mi casa me crié escuchando Héroes del Silencio (cosas de mi hermano) y me gustaban. Recuerdo escuchar un día en la radio “New Year’s Day” de U2 cuando era pequeña (es de mis primeros recuerdos) y haberlo disfrutado mucho. Y luego también me gustó mucho  “Devil came to me” de Dover, de ver el videoclip de “Serenade” por la tele…

Jero: Pues fue cuando vi por primera vez el dvd Cliff ‘Em All de Metallica. Sólo con visualizar a Cliff Burton tocar el bajo de esa forma me dije, “¡yo quiero hacer esto también!”.

  1. ¿Un disco que no esté muy bien visto y te encante? 

Fran M: Tengo debilidad por esos discos bastardos que en algún momento de su carrera sacan muchos grupos. A menudo en una trayectoria más o menos larga llega un punto en que los músicos con cierta creatividad necesitan seguir sus impulsos sin tener muy en cuenta lo que su base de fans pueda pensar. Normalmente lo que consiguen es un rapapolvo y volver al redil al disco siguiente, que las facturas no se pagan solas, pero en el camino a veces dejan absolutas joyas. Es una de las cosas que menos me gusta de la escena metalera, que suele asfixiar la creatividad de los músicos que intentan trascenderla, aunque por fortuna creo que eso ha mejorado levemente con los años.

Mi disco favorito de Metallica siempre será “Load”, por ejemplo. Creo que hay que estar muy sordo para no aceptar que es una auténtica maravilla, fuese o no el disco que esperabas en aquel momento. También adoro “Host” de Paradise Lost, seguramente la banda más valiente que conozco -al menos hasta hace un par de discos-.  “Eat me, drink me” de Marilyn Manson también me parece muy injustamente apedreado. Otros discos “raros” que me gustan, como “Projector” o “Haven” de Dark Tranquility, creo que fueron algo mejor recibidos por sus fans.

Inma: Host”, de Paradise Lost.

Jero: Yo diría toda la etapa de Blaze Bayley en Maiden. Mucha gente echa pestes de esa etapa pero a mí me parece que sacaron dos grandes discos, tanto The X-Factor como Virtual XI.

  1. Un disco para relajarte y otro para desatarte.

Fran M: Para relajarme o para “purificarme el alma”, como dice una amiga, suelo escuchar “Nunca el tiempo es perdido” de Manolo García, que me parece un disco lleno de belleza al punto de desbordarse. Me hace sentir paz, incluso sonreír. ¿Qué más se puede pedir?

En general cualquier disco de Manolo García, o de su época en El último de la fila, me transmite mucha serenidad, y eso es algo que cada día valoro más.

Para desatarme necesito bien poco, soy de mecha corta. “Kill em all” es perfecto para entrar en un nivel muy macarra de pensamiento. Para despejarme si ando somnoliento últimamente uso los últimos discos de Five Finger Death Punch, un grupo que contra todo pronóstico me encanta.

Inma: Para relajarme… quizá el de Corelli que comentaba antes. Para desatarme (aunque no sé cómo entender eso) cualquiera de Blind Guardian que no sea de los últimos. O el clásico “Eye of the tiger” (risas). Pero vamos, que estoy diciéndolo así a priori, igual si me paro a analizar detenidamente salen más cosas…

Jero: Pues para relajarme diría el “Aegis” de Theatre of Tragedy, maravilloso disco, y para algo más fiestero optaría por “Leather Teeth” de Carpenter Brut.

  1. ¿Cuál fue el primer concierto al que asististe?

Fran M: Bertín Osborne, en algún momento de los 80 en mi Barcelona natal, siendo muy pequeño y de mano de mis padres. He tratado de borrar el recuerdo, pero no hay manera. Por suerte el volumen atronador hizo que me sacaran de allí pronto.

Por mi propio pie debió de ser el de algún grupo de amigos en algún antro alicantino. Por desgracia nunca ha habido aquí un gran tejido de música en directo, por lo que era y sigue siendo complicado ver grupos de fuera de la ciudad. Tengo un recuerdo nítido de ver a Sober en la diminuta sala Stereo, aquí en Alicante, en la gira en la que presentaban “Synthesis”. No era mi primer concierto, pero ahora mismo es el más antiguo que logro ubicar de un grupo de renombre.

Inma: Oh dios, no saquéis ese tema… fue un acto totalmente involuntario, obligada por las circunstancias. Uno de Azúcar Moreno.

Jero: En este caso fue al concierto que hizo Children of Bodom con One Man Army y Ektomorf en la desaparecida Aqualung de Madrid allá por el 2006. Me quedé alucinado con el directo que tuvieron las 3 bandas.

  1. ¿Y el último?

Fran M: Hamlet, en la sala Babel de Alicante, a principios de año. Presentaban “Berlin” y demostraron porque están donde están. No soy seguidor suyo, sólo me gustan algunas canciones, pero son una apisonadora que no deja a nadie indiferente. Es ya un tópico a estas alturas, un tópico muy triste, pero si fueran de cualquier país anglosajón serían una banda enorme y toda una referencia a nivel internacional. Han tenido la desgracia de nacer en España. Como ejemplo hace unos meses pasaron por aquí Soulfly y puedo dar fe de que Hamlet no solo es que no tengan nada que envidiarles, sino que resultaron ampliamente superiores en todos los aspectos. Pero ya se sabe… la sombra de Caín…

Inma: A uno de Luminaria… No, en serio, pues, aparte de algún recital o eventos variados, en plan en serio sería alguno de música clásica. Quizá uno de la Pasión según san Juan que hicieron en mi ciudad. No suelo ir a conciertos, la verdad. De no-clásica calculo que fue uno de Dead Can Dance.

Jero: Espero que nunca tenga mi último concierto pero bueno en este caso fue el festival Leyendas del Rock 2018.

  1. ¿De cuál guardas un mejor recuerdo? 

Fran M: No es que haya asistido a una cantidad brutalmente grande de conciertos, me suele dar bastante pereza, lo admito. Creo de los que puedo recordar ahora mismo el que más me ha llegado fue el de Blind Guardian en Valencia en la gira de “A night at the opera”. Aún estaba Thomen en la banda y el hechizo no se había roto. No sé si el sonido fue bueno o no, o si hubo fallos, sólo sé que me emocionaron y que me llevaron a otro mundo.

Como músico la verdad es que suelo estar tan tenso y preocupado por los miles de factores que pueden salir mal durante el bolo (una cuerda que se rompe, un latiguillo de pedal que se suelta, un ampli que falla, una nota concreta que de repente desaparece de mi memoria, etc) que me atrevo a decir que nunca disfruto los conciertos. Tras esto debo decir que hace unos dos o tres años hicimos uno en la Lonja, en Elche, que fue muy divertido. Entre el público había bastantes niños conocidos con carteles y pancartas que se pasaron la actuación bailando, retozando por el suelo, llamándonos, etc. Todo muy gracioso y entrañable. Era imposible tratar de mantener la compostura de tipos serios y atormentados, se nos escapaban las risas a nosotros también.

Inma: Cuando estaba de Erasmus hubo un concierto dirigido por Kazuki Yamada (si no era él, era otro japonés) en que se interpretó Scherezade, de Rimsky-Korsakov, y tuvo un no-sé-qué mágico. Fui con compañeros y todos estuvimos de acuerdo en ello. Había algo especial ahí.

Jero: Como espectador cuando vi a Metallica en el Palacio de los deportes de Madrid 2009, un jodido sueño hecho realidad. Y por la parte de Luminaria, la presentación del disco que hicimos en la sala Babel de Alicante es el concierto en el que más a gusto me sentí en el escenario.

  1. Si pudieras viajar a una época, etapa o corriente musical, ¿cuál sería?

Fran M: Sin dudas iría al futuro. Diez, veinte, cien años adelante para saber qué diantres escucharán las gentes del futuro, cómo evolucionará la música. ¿Desaparecerá el rock? ¿Morirá la guitarra? ¿Será toda la música generada por algoritmos dotados de I.A? ¿Hasta qué límites seguirá embruteciéndose la música popular? ¿Hasta qué extremos podrá llegar el metal?

No me interesa la posibilidad de revisitar tiempos pasados, la verdad. Hay momentos concretos que me llaman la atención, como la eclosión del after punk y el inicio del rock gótico en el reino Unido de los primeros 80 o la miniescena del doom británico de principios de los 90 que se centró en el sello Peaceville, pero estoy seguro de que son cosas que se han engrandecido por la prensa. Los periodistas suelen dotar a los acontecimientos de una épica de la que en realidad carecen, así que estoy seguro de viajar a cualquiera de esos momentos pasados sería terriblemente decepcionante. La nostalgia es peligrosa.

Adelante, siempre adelante.

Inma: Hostia pedrín. A muchas.

Jero: Me encantaría haber vivido la época del rock gótico de los 80’s en Reino Unido, tuvo que ser muy épico aquello.

  1. ¿Cuál es el videoclip que más veces has visto? 

Fran M: Por causas ajenas a mi voluntad “Californication”, de RHCP, al punto de aborrecer tanto el video como la canción. Los videoclips que más puedo haber visto de forma intencionada han de ser alguno de Héroes, Marilyn Manson o Rammstein. Uno al que tengo cariño es “Tonight, tonight” de The Smashing Pumpkins. Tiene una atmósfera especial, es un mini cosmos en sí mismo.

Inma: Los videoclips los veía de pequeña, cuando el Sputnik y los 40… Ahora no veo videoclips. Recuerdo que me gustaba el de “Californication” de los Red Hot Chili Peppers. También los de Héroes del Silencio.

Jero: El tema “Black nº1” de Type o Negative y “Domina” de Moonspell. Y por decir una adicción reciente, Drab Majesty, “The foyer”; y de Dordeduh “Dojana”.

  1. ¿Y el DVD, documental o concierto en vídeo?

Fran M: Tengo un recuerdo imborrable de un concierto de Héroes que mi tío me grabó de la 2, de TVE, en la gira de Avalancha. Debió de ser en el 97 o así. Yo era un mocoso y lo veía casi todos los días aquel verano. Me sabía cada cambio de plano, cada gesto. Lo estudiaba como un modelo a imitar, como si fuera una eucaristía y yo un devoto creyente. Bueno, en realidad es que se trataba de eso.

También le tengo cariño al DVD “For darkest eyes” de My Dying Bride. Creo que fue de los primeros que tuve y lo he visto muchas veces. Tiene algo especial para mí. Una banda especial retratada en uno de sus mejores momentos.

Inma: Uno de Blind Guardian me gusta bastante, “Imaginatios through the looking glass”, dentro de que tampoco me gustan los directos. Tengo uno de Dead Can Dance…

Jero: El ya mencionado “Cliff ‘Em All de Metallica”, el “Symphony For The Devil” de Type o Negative y el “Trilogy” de The cure.

  1. ¿Aficionado a películas y series? ¿Recomendaciones? ¿Alguna otra afición confesable?

Fran M: Como a casi todos los mortales, me gusta el cine. También me gustan las series, son un formato más literario y cómodo de ver,  aunque creo que lo que estamos viviendo a día de hoy con ellas roza el fenómeno de narcosis masiva. Procuro ser muy selectivo con todo y no abarcar demasiado, porque si no son las series las que te consumen a ti. No tengo una lista de películas favoritas, cada peli es un mundo y hay cosas que son incomparables. Lo bueno es que puedes disfrutarlas todas, no exigen monogamia ni fidelidad. Algunas películas especiales para mí son: “Drácula” de Coppola, “Amanece, que no es poco” de Cuerda, “El señor de los anillos” de Jackson y “Tiburón”, de Spielberg.

En cuanto a series me suelen gustar las que me hacen sentir bien, relajado, rodeado de personajes entrañables entro los que me gustaría vivir. Mi serie favorita es “Doctor en Alaska”. También me encantan obras costumbristas como “Aquí no hay quien viva” (magnífica, digan lo que digan de ella los sesudos ayatolahs de lo que es molón y lo que no lo es). Por no quedarme sólo con obras de hace décadas te diré que “True detective” me fascinó. ¿Qué más? Vuelvo a la nostalgia para terminar: “Dr Slump” y “The Young ones” siempre tendrán un puesto preferente en mi negro corazón.

Mi mayor afición junto con la música es la literatura. Donde esté una buena librería que se quite cualquier festival de música, y lo digo muy en serio.

Inma: “The Big Bang Theory”, “El ministerio del tiempo”, una que me encantó y que voy a reivindicar porque nadie recuerda y me toca la moral: “Los simuladores”, “South Park” (aunque me faltan por ver muchas temporadas), y algún etcétera por ahí. ¿Aficiones confesables? Sí, pero ninguna de mayor interés para quien pueda leer esto, se iba a aburrir con mis aficiones.

Jero: Ufff hay muchísimas, pero por decir algunas… En el caso de las películas podría decir: “Alien el octavo pasajero”, “Star Wars, el imperio contraataca”, “La princesa Mononoke”, “Blade Runner” y ”El cuervo”. Y luego en el caso de las series mencionaría un poco de todo desde “Breaking Bad”, “Battlestar Galáctica”, “True Detective”, “Monster” o “Death Note” (estas dos últimas en serie de animación japonesa).

 

  1. ¿Tu último descubrimiento musical?

Fran M: La verdad es que me cuesta dejarme sorprender por nuevas propuestas. Supongo que en parte es cosa del paso del tiempo y en parte de que soy muy reacio a las modas y a veces prefiero escuchar el mismo disco un millón de veces que ponerme a escuchar cosas nuevas.

Una banda joven que me encanta es Empathy Test. Hacen un pop sintético delicioso, muy fácil de escuchar y muy bien compuesto. “Losing touch” me parece todo un himno que quizás algún día versionemos.

Inma: La tercera sinfonía de Górecki. Si no la habéis escuchado ya, estáis tardando. Yo he tardado demasiado. La OST de “La princesa Mononoke”. Eso es crema.

Jero: Pues recientemente me encontré con los americanos Khrunagbin y a los rumanos Dordeduh. Dos grandes bandas de estilos dispares pero que me llenan ambas.

  1. Si tuvieras que elegir una canción y un disco de tu grupo para presentarte, serían…

Fran M: Disco no me quedaría más remedio que elegir “Himnos del desencanto”, por motivos obvios. Bajo mi punto de vista somos 50% melodía pop y 50% ruda melancolía, de forma que como canción tendría que seleccionar una que tuviera un poco de ambas: una parte bella y dulce y otra densa y desesperada. Supongo que diría “Amanecías…”. Puede ser un punto intermedio.

Si alguien nos descubre a través de una de las canciones más dulces probablemente no le gusten las más “cortavenas”, y viceversa. Somos híbridos en todo, nos movemos entre esos dos polos, y ya se sabe que a los mestizos todo el mundo los acepta y los ama. ¿O no?

Inma: “La carne y la tierra”. Disco tenemos uno, así que…

Jero: La canción que cerraría el círculo perfecto, “Amanecías” de “Himnos del Desencanto”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.