9Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: MISFITS / AFI / MY CHEMICAL ROMANCE

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube twitinst

Decíamos en la review de ‘Forever’ de CODE ORANGE que Roadrunner no es la todopoderosa discográfica de hace quince años, pero cuando apuesta por un grupo, lo hace a conciencia sabiendo que tienen algo distintivo. Pasa con el segundo trabajo de los de Pittsburgh, pasó hace casi tres años con el debut de MARMOZETS (también reseñado en la web), y vuelve a hacerlo ahora con otra formación inglesa de cara a publicar su primera obra. En este caso (aunque ya se encargaron de la edición de dos de sus tres EPs anteriores), desde Southampton llegan CREEPER con ‘Eternity, in Your Arms’ bajo el brazo.

A menudo se usa la expresión de “estribillo fácil”, pero ésta puede llevar a engaño. En el caso de CREEPER, no sé si les habrá resultado sencillo hacerlos, pero sí son de lo más agradables escucharlos, habiendo creado himnos (puede que inconscientemente) en muchas de sus canciones, con partes tan pegadizas que con un par de escuchas ya las estás tarareando. Con esas premisas, su estética y un single de adelanto como ‘Suzanne’, la comparación clara y evidente era la de MISFITS. Sólo que el impacto de estos con su horror punk hace más de treinta años no se puede traer al tiempo presente, y CREEPER no pueden conseguir lo mismo casi cuarenta años después, porque los tiempos han cambiado.

Pero es que esos ritmos tan atrapantes se repetían con ‘Hiding with Boys’ y ‘Black Rain’. ¿Cómo es posible resistirse a cantar ese “… And in the rain, I screamed your name So darling, just you shut your pretty mouth I know I mean nothing to you now” en una de ellas? ¿O “…Hiding with the boys in your bedroom Hiding the evidence of dying youth under cigarettes and stale perfume” en la otra? Encima, a dos voces. Y es que el contraste de Hannah Greenwood (encargada también de los teclados y violín) es otro puntazo a su favor; su incorporación hace un par de años es una de las claves en su (todavía) corta trayectoria. A ese trío de ases se le suma un medio tiempo como ‘Misery’, incluido en su último EP, que aunque reste el tono fiestero del resto, encaja bien. Ese lado más animado se lo dejan a ‘Poison Pens’, puro punk, a ‘Room 309’ (eso sí, con giro final inesperado), y de una manera un poco más controlada, a ‘Darling’ y ‘Winona Forever’. Pero cuando se ponen más serios al estilo de la mencionada ‘Misery’, como en ‘Down Below’, sus destellos son exactamente los mismos. No digamos ya en la belleza acústica de ‘Crickets’, donde es Hannah la protagonista. Ese camino lo toman también en el desvío para cerrar el álbum, donde con poco más que un piano en toda ella acompañando a Will Gould, pone fin a uno de esos trabajos que parecen hechos por y para el directo, pero que escuchándolos en tu casa funcionan igual de bien.

En este momento, aunque la oferta sea más grande que nunca, CREEPER lo tienen todo para triunfar. Una obra sobresaliente con la que atraer un montón de público, auténticos himnos entre esas once canciones de lo más pegadizas, presencia escénica y visual, respaldo discográfico… ‘Eternity, In Your Arms’ es un disco de consumo fácil, tanto en pequeñas dosis por separado como su poca más de media hora al completo, directos y sin ser rebuscados.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.