5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: PARAMORE / NIRVANA

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Hay grupos que en su país tienen una repercusión relativamente moderada, pero que fuera de sus fronteras apenas suenan. No creo que mucha gente los conozca por aquí, pero recuerdo lo mucho que me gustó el segundo trabajo de DEAD SARA, ‘Pleasured To Meet You’ (aquí su reseña). Rock que destilaba buen rollo, con un par de singles más que bien acompañados de un puñado de buenos temas, creando un disco redondo y de fácil asimilación. Tres años después llega un nuevo EP, que no termina de dejar las mismas buenas sensaciones.

Previo a su salida pudimos ver el vídeo de ‘Unamerican’, donde sorprendía la ausencia de su bajista, Chris Null, transformando a la banda en trío. En él dejaban claro, más allá del título, el rechazo hacia el gobierno actual estadounidense, con un “… fuck you Donald Trump” explícito. Musicalmente no estaba mal, aunque el efecto de la voz de Emily difuminaba en parte su registro, convirtiéndolo en más lineal; al mensaje político, ni un solo pero. Con ‘Anybody’ me desencantaban casi por completo, en un tema demasiado simplón, que como acertadamente les dejaba caer algún comentario en YouTube, les daba a entender que se estaban convirtiendo en los próximos PARAMORE. Dicho de otra manera, no les veo haciendo esto intercalando una de las dos.

Puestos a hacer algo distinto, les quedó mucho mejor una stripped version de ésta última, que publicaron recientemente, más íntima y natural con tintes semiacústicos. En el resto del trabajo, se extienden las sensaciones encontradas. El aire happy de ‘Times to Remember’ no está mal de entrada, con una línea de guitarra que por momentos puede recordar a The Edge, pero poco más. ‘What it Takes’ es una pobre continuación de ‘Anybody’, con las mismas premisas facilonas, pero al menos la cosa remonta en el final del EP. Aunque sólo sea por el ritmo del bombo, ‘One Day We’ll Make It Big’ recuerda a ‘Mona Lisa’ o ‘Something Good’, y eso sólo puede ser positivo; más allá de ese espejismo, la canción mantiene el tipo a pesar de resultar algo monótona. El buen sabor de boca lo deja ‘Heaven’s Got a Back Door’, donde vuelve el efecto de voz de ‘Unamerican’, tapando el registro de Armstrong; pero al menos nos muestran alguna de las señas de identidad que tuvieron en el pasado.

Como daba a entender más arriba, me cuesta encajar alguno de estos temas con la energía que desprendían en directo, terminando sus shows, por ejemplo, con ‘Killing in the Name’. Esa fuerza se ha diluido una barbaridad hacia composiciones más planas e inofensivas; del dinamismo al aburrimiento (en algunas partes) en un abrir y cerrar de ojos. La contundencia brilla por su ausencia y han desaprovechado una voz muy característica que les daba buena parte de personalidad. Una pena.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.