El sábado 7 de octubre empieza el principio del fin del trayecto de ESTIRPE en la sala Joy Slava de Madrid (aquí tenéis toda la información).

La banda sorprendió a principios de 2017 con un comunicado en el que anunciaban un parón en su actividad que ahora tiene sus últimas consecuencias con esta serie de conciertos. Aprovechamos la ocasión para entrevistar a una de las bandas más innovadoras del rock nacional. De esas que llevaba hasta el extremo el dicho que quién no arriesga, no gana. Larga vida a ESTIRPE.

Fotografía: Charly Calderón

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

web-logo-mdFacebook_-_iconotwityoutube

– Antes de entrar en la serie de fechas de despedida, sabiendo que no os gustan las etiquetas, y tomando como punto de partida una de vuestras frases (“El presente es para siempre, y es mi tiempo”), ¿qué palabra definiría lo que es ESTIRPE en pleno 2017?

Estirpe es una banda madura, con experiencia, con los pies en la tierra, consciente de las metas alcanzadas y de las que le quedan por alcanzar. Estirpe es independencia absoluta de lo que han dictado los cánones de la industria y de las modas.

– Supongo que al fin y al cabo componéis tal y como os viene, sin pensar en lo que pensarán los demás. Pero ¿sois conscientes de la creatividad y originalidad de la que habéis hecho gala a cada trabajo que habéis publicado?

Realmente cuando hemos hecho las cosas no hemos pensado en ser los más originales, de verdad, simplemente, y como bien dices de manera fina, “tal y como nos venía”. La historia es que si que hemos podido evaluar con el tiempo lo que hemos hecho, y sobre todo ahora, haciendo un poco revisión de lo hecho, para esta gira que se presenta ahora, es cuando sobre todo te das cuenta de que suenas diferente a otras bandas, que no estábamos enmarcados en ninguna corriente concreta. Nunca sabremos si eso nos ha venido bien o mal, pero estamos orgullosos de haber sabido hacer las cosas así.

– A la hora de grabar cualquier tipo de concierto se corren ciertos riesgos. Ya hicisteis ‘El Tiempo, Un Placer para Detener’, pero con ‘Jam Fuzzion Klan’ lo hicisteis en un estudio, captando lo que sois en directo de una manera peculiar. ¿Cómo surgió esa idea? Y ¿cuál es la mayor diferencia que notáis entre uno, otro y los shows actuales?

“El tiempo, un placer para detener” captaba la madurez alcanzada tras 15 años de rular por todos lados, de pasar de ser niños a “menos niños”. Era para nosotros necesario plasmar todo eso en una grabación, y compartirla con nuestros fans. “Jam Fuzzion Klan” surgió de la nada, no era necesario, ni estaba previsto. Todo surgió por las ganas de montar un formato diferente y nada común en el rock, y claro, cuando empezó a sonar nos dimos cuenta de queríamos grabarlo, pero para nada con la intención de sacar un disco, sino de simplemente lanzarlo como una sesión en directo en la red. Lo malo fue cuando, ya en el mismo estudio de grabación vimos el resultado y empezaron a nacer ideas de lanzamientos…al final no sabemos como, pero nos las ingeniamos para meternos en otro berenjenal… como siempre.

– El hecho de grabar en directo como tal, pero sin un público delante, ¿fue raro?

Pues como te decía, la intención era grabar de una manera atípica, capturando el momento real, y no la sobreproducción que existe en estudio, pero teniendo un sonido depurado. Por eso nos fuimos a “Estudio 1”, porque no queríamos correr riesgos de que algo saliera mal. En principio se pensó hacerlo con una cantidad pequeña de público, pero al ver lo que se complicaba todo técnicamente, lo desechamos, y ya con esa idea clara en la cabeza, nos lo tomamos como grabar un videoclip, pero con música en directo.

– Es un hecho que no todas las salas de concierto del país están preparadas para ciertas propuestas de música en directo; sobre todo para ese tipo de bandas inclasificables y experimentales, por decirlo de alguna manera. ¿Habéis tenido algunos obstáculos con vuestra etapa más reciente?

Pues en lo que se refiere a salas no sentimos que haya sido así. Hemos trabajado para ser respetados, y sentimos que así ha sido. Sin embargo, esa condición de “inclasificables” si que nos ha cerrado muchas puertas en bastantes festivales de música. Para algunos no éramos lo suficientemente duros, para otros éramos demasiado blandos, para otros demasiado serios y para otros desenfadados. Y lo mismo con los festivales “indy”. Sentimos que en la década pasada había más apertura de mente con las bandas, o al menos había más bandas que podían encuadrarse en una forma de hacer las cosas más ecléctica, por lo que eramos quizás “menos incomprendidos”. De todas formas, no podemos quejarnos, al contrario, nos hemos sentido valorados más que bien por los medios, por el público, que son en definitiva los que siempre nos han importado.

– El periodo de ‘Neurasia’ se extendió mucho en el tiempo por diferentes razones. ¿Ha sido la música una terapia para salir adelante después de un problema de salud como ése? ¿Es el mayor punto de inflexión por el que habéis pasado para ver las cosas de otra manera?

Obviamente nuestra historia ha sido claramente marcada por el problema de salud de Mart. Quizás, sin esa circunstancia ahora estarías entrevistándonos para hablar del nuevo disco de Estirpe…no sé, son elucubraciones. Sin duda es lo más serio a lo que nos hemos enfrentado como grupo. Es algo que nos hizo replantearnos las prioridades y que nos diéramos cuenta de muchas cosas que hasta ese momento no habíamos considerado importantes. Afortunadamente, todo quedó en un mal sueño, una pesadilla con final feliz.

– Eso conlleva que si no me fallan los números, es del álbum del que más videoclips habéis hecho. Algunos un poco locos, como ‘En Tus Ojos’, y otros donde la emotividad pone la carne de gallina, como ‘Infinito’. ¿Algunos temas han cobrado un sentido especial después de todo por lo que habéis pasado?

Pues si, hemos lanzado unos cuantos singles… ¡y más que tenían que haber sido!. Para nosotros es de lo mejor, si no lo mejor, que hemos parido. En concreto, “infinito”, que se escribió antes de la enfermedad de Mart, pareció escrito a modo de presagio. Eventos que pasaron con gente cercana nos inspiraron, y de pronto…ahora hay que aplicárselo en primera persona. Pero también la letra de “como ayer” resultó tomar un significado especial”, o la de “Viviendo” uno de los temas inéditos. Yo creo que cuando un tema se escribe con el corazón, te lo puedes aplicar a muchas cosas, es como cuando una gitana te lee las cartas, si quieres creer, te parece mágico…y nosotros queremos creer.

– Más allá del cariño de vuestro público, que se nota, sois una banda muy querida dentro del círculo de bandas nacionales. Que con lo que ocurrió, se dejaron notar todavía más. ¿Notasteis toda esa energía y la cercanía de cómo os quiere la gente?

Claro que lo sentimos, y nos hizo sentir muy especiales, porque te das cuenta de que nuestra música ha sido especial para mucha gente, que se han sentido identificados contigo, y que quieren que dures para siempre, porque hemos sido parte importante de su vida. Eso es lo que no tiene precio.

– ‘Jam Fuzzion Klan’ salió en vinilo en edición limitada con CD adicional y una descarga digital en vídeo. ¿Seguís viendo el formato físico como antes? ¿Se le da el valor que realmente tiene? A algún músico le he llegado a escuchar que él ya lo compra todo en digital por ahorrar espacio…

El formato físico, sinceramente, se ha devaluado mucho. El CD, cuando entró, nos dejó a todos con la boca abierta, y fue la referencia durante muchos años, dejando al vinilo atrás, y creo que era porque conseguía pasar las canciones con un clic, sonaba más alto y más nítido. Era la revolución digital. Todas esas “fortalezas” de pronto se convirtieron en “debilidades” por la aparición de intenet, que convirtió en “unos y ceros” al soporte. Entonces, en resumen, el soporte del CD ha pasado a ser una forma de tener un recuerdo físico de una banda, porque ya casi nadie pone su reproductor de CD a funcionar, nadie se sienta a escuchar música delante de su reproductor de CD. El vinilo ha venido a revalorizar el escuchar música como antes hacíamos, es una forma romántica de recuperar el terreno perdido por el formato físico. Es inútil resistirse al cambio, pero de alguna manera, el vinilo intenta hacer que ambos conceptos puedan convivir, el formato físico y el digital. Lo de ahorrar espacio…pues cada uno sabrá qué quiere meter en su casa, si libros y discos o si todo lo quiere dentro de un disco duro.

– Hay un dicho que reza que quién no arriesga no gana. Y vosotros siempre habéis apostado fuerte, arriesgando. ¿Creéis que habéis ganado más que perdido con el paso de los años? ¿Cuál pensáis que ha sido vuestra mayor victoria?

Nosotros hemos arriesgado, siempre, sin calcular muchas veces las consecuencias. El hecho de haber actuado así es lo que quizás nos ha hecho durar tantos años. Creo que no estábamos aquí para hacer las cosas de manera convencional. Nuestra mayor victoria…tú lo has dicho antes, el cariño, el respeto de público y bandas compañeras, el influir en la música de muchas bandas que venían detrás nuestra. Ese es nuestro mayor tesoro.

– En una de las mejores entrevistas (a Mart), más sinceras y reflexivas, por parte de 5&Rock, decía que tu sueño era “Seguir creando hasta que me caiga. Me gusta tener mi cabeza sana porque creo que es la herramienta que forma parte de mi persona. Pido que el tiempo esté de mi parte”. Que sigues siendo el mismo, pero pierdes menos el tiempo en lo que no te interesa. ¿Qué es lo que más te interesa y en lo que más ocupas tu tiempo?

La música ha calado en nosotros de manera real y auténtica. Para nada ha sido un pasatiempo, sino que ha sido una forma de vida. Hemos vivido creando, por y para la música la mayor parte de nuestra vida, y no sabemos vivir de otra manera. Esa sensación que se tiene cuando creas algo nuevo y te satisface es algo indescriptible, adictivo, especial. La música es prioritaria, y eso no va a cambiar, hasta que el tiempo diga lo contrario.

– Habéis estado alrededor de veinte años trabajando, luchando y sacrificando cosas por ESTIRPE. En cierto modo habláis de ello en ‘Contigo’. ¿Cuál es la mayor lección que habéis aprendido en todo este tiempo? ¿Merece la pena todo por la música?

Para nosotros la ha merecido, creemos que somos lo que somos como personas gracias a la música. No nos creemos más especiales que nadie por haber tenido la suerte de hacer música, ni creemos que el Karma nos deba algo por haber sacrificado tanto. Al contrario, creemos que la música nos ha dado tanto que todavía le debemos mucho. Como lección aprendida: “lucha por tus sueños, porque aunque no llegues a conseguir todas las metas que te propusiste, el simple hecho de poder luchar por ellas ya es algo que te va a hacer sentir vivo”.

– Siempre me llamó la atención la versionaza que hicisteis de ‘Walking In My Shoes’ de DEPECHE MODE, tocándola incluso en vivo (me suena que incluso abriendo con ella en alguna ocasión). ¿Cómo la recuerdas? Y tomando el título y parte de la letra, ¿crees que la gente realmente empatiza con una banda y todo lo que lleva detrás, poniéndose en ese lugar?

La gente no es consciente de lo difícil que es este mundillo de la música. Si no te has metido a fondo en la profesión es muy difícil que llegues a comprender de qué se trata. La gente lo ve como algo romántico, pero hasta que no lo vive en sus propias carnes, cualquier cosa que te cuenten, realmente no lo van a entender. Nosotros, en nuestros inicios, preguntábamos a las bandas más veteranas cosas, y nos contaban sus errores y experiencias, pero a la hora de la verdad, hasta que no lo vivimos en primera persona, no lo llegamos a entender. Está bien que cada uno entienda lo que le toca, prefiero que sea así, le da un punto romántico a la profesión que no creo que se deba perder.

– Después de Madrid el 7 de octubre sólo quedarán las fechas de San Clemente (14), Sevilla (20), y ya en noviembre Valencia (4) y Málaga (11). Aunque esteis centrados en ellas, cómo se presenta el futuro con la música de fondo?

Pues no hay nada concreto, pero sí sabemos que vamos a estar enredados con la creación musical de cualquier manera. Cada no se dedicará a vivirlo a su manera, ¿pero desvinculados?… Creo que no, que algo bueno va a salir de este descanso indefinido.

– Sabiendo la recepción y cariño que habrá en estas últimas fechas, sintiendo lo que se sentirá en ellas sobre el escenario, ¿no existe una remota posibilidad de dar una vuelta al pensamiento del descanso y dejarlo de lado? Que surja de nuevo esa chispa que pueda encender lo que sea y ni siquiera tomar un descanso.

El descanso es una decisión firme, pero siempre hay que tener en cuenta que nunca se puede decir “de esta agua no beberé”. Estamos siendo realmente honestos a la hora de dar este paso. Yo, personalmente no creo que sea una pérdida de chispa lo que ha ocurrido, sino que realmente hay ganas de no pensar en la música como una actividad guiada por la inercia, y sí como algo guiado por el corazón. Hasta ahora nunca habíamos descansado, siempre ha estado girando la rueda “disco-gira”, y nunca hemos parado a recapacitar. Este es el momento de pensar, de descansar, de saber qué es lo que nos mueve.

– Si mañana tuvieras que componer una canción que resumiera lo que ha sido este viaje, ¿sabrías ponerla título? Y si tuvieras que elegir una ya hecha para ponerla de banda sonora, ¿cuál sería?

Ahora mismo se me ocurre….”Toda una vida”

Una que esté hecha… pues antes la has citado: “Contigo”.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.