6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: PEARL JAM / NIRVANA/ ROYAL BLOOD

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube twitinst

Cada nuevo disco de FOO FIGHTERS se convierte en todo un acontecimiento. Idas, venidas, descansos indefinidos, conciertos mastodónticos, giras sacadas de la manga, el carisma de su líder, documentales adicionales… A veces lo que viene de la mano de la música suponía más que ese propio arte.

Con ‘Sonic Highways’ supieron vendernos bien todo lo que rodeaba a ese trabajo. Trabajazo más bien, por todo lo que conlleva grabar un disco de ocho canciones en ocho estudios de ocho ciudades distintas. En el fondo, la serie documental que lo acompañó estrenada en HBO (extendida en su versión doméstica) fue lo mejor de aquella obra, teniendo la sensación al escuchar el disco completo que los primeros adelantos (‘Something From Nothing’, ‘The Feast and the Famine’ y ‘Congregation’) eran lo más destacado. Dos de ellas son las que todavía las acompañan en sus directos, y eso lleva a otro debatir a la hora de hablar de su nuevo álbum.

FOO FIGHTERS hace tiempo que son un grupo de rock de grandes recintos, por mucho que vayan a hacer un secret show para aforo reducido en Barcelona (y así saldar parte de la cuenta de aquella fecha cancelada tras la tragedia de París y Bataclan). Y como tal, son un grupo de himnos de estadios. Ahí tienen temas como ‘Everlong’, ‘Best of You’, ‘The Pretender’, ‘My Hero’, ‘Times Like These’, una más reciente ‘Walk’ y tantas otras. Con cada nuevo lanzamiento alguna se ha ido sumando, pero a la hora de escoger un disco completo como tal, se han mostrado irregulares en casi toda su carrera. ¿Hits? Un montón, en cada lanzamiento han ido añadiendo alguno. Pero la sensación final que tienes a la hora de ponerte uno de sus discos es que estos pesan tanto que la escucha completa se termina diluyendo, dejando muchas canciones de relleno y otras que, puede que injustamente, vayan cayendo más y más en el olvido. Por eso, a título personal, defiendo ‘Wasting Light’ como lo más equilibrado que han hecho nunca, porque tiene la velocidad, el sentimiento, la crudeza y la melodía de la que han hecho gala durante estos más de veinte años; todo en su justa medida. Creo que a día de hoy puede que sea el único disco completo que me pongo de ellos sin pasar ninguna canción, porque todas tienen algo.

Por eso fui cauto ante ‘Run’, que mezclaba buena parte de todos esos elementos que expongo que los definen. Me encantó por esa delicadeza mezclada con unos cambios de ritmo que sonaban burros incluso para ellos. Como casi siempre, el vídeo marca de la casa no podía faltar con su dosis de humor. Ese ritmo machacón atraía, y las melodías se te quedaban grabadas lo suficiente como para hablar de otro gran éxito en potencia; viendo lo bien que les funciona en directo, seguramente lo sea. Aunque no fuera lanzada como single ni adelanto, ‘La Dee Da’ también la pudimos disfrutar en vivo con diferentes actuaciones el pasado verano, contando con la colaboración de Alison Mosshart de THE KILLS (aquí la podéis ver en una grabación profesional). ¿La sensación al escucharla en estudio? Un quiero y no puedo de ese trallazo que rara vez falta. Ese ‘Low’, ‘White Limo’ o ‘Enough Space’ que marca un punto de inflexión. Además, algo que tampoco sorprende es que esas tomas en directo funcionen mejor que en estudio; sobre el escenario se trata de una composición más dinámica (a pesar de que Alison me distraiga con sus movimientos y me recuerde a Antony Hodgkinson en plan “¿qué está haciendo?” el Reading de hace veinticinco años, en el que Grohl estaba tras la batería), mientras que en la original todo queda difuminado con una sobredistorsión que la termina destrozando. Una pena.

Ese mismo lastre es el que parece tener el segundo single, ‘The Sky is a Neighborhood’. También con uno de los estereotipos de la banda, medio tiempo clásico con final emotivo marcado, que en estudio no suena mal, pero en directo cobra otra dimensión (también con Mosshart haciendo coros); incluso en la reciente grabación para la BBC Radio en sus 606 Studios suena mejor, haciéndose más pegadizo su estribillo. ¿Y qué más  tenemos en todo lo demás? Pues empezamos por una intro acústica susurrante con un in crescendo tocando techo antes de dejarnos con los tres temas ya comentados, situándose entre ellos una rockera ‘Make It Right’ que puede recordar a los Foo más desenfadados de sus primeras obras. ¿Os suenan las declaraciones de Dave anunciando que la más grande estrella pop estaba presente en ‘Concrete and Gold’? Pues aquí la tenéis: Justin Timberlake. ¿Dónde? Pues según los créditos en esta canción, así que… Si queréis la solución, la tenéis en el documental animado que han estrenado a modo de Making Of.

Inara George presta su voz en algún tramo de una aparentemente tímida ‘Dirty Water’. Digo aparentemente porque mientras la primera mitad parece sacada de música de ascensor, la segunda se arranca con una energía necesaria en casi cualquier composición de Grohl para no caer en el tedio. Esa misma fórmula la repiten con subidas y bajadas en una notable ‘Arrows’, y la abandonan en el baladón acústico ‘Happy Ever After (Zero Hour)’, bastante prescindible. La proclamada colaboración de Paul McCartney llega con ‘Sunday Rain’, aunque si no nos dicen que toca la batería en ella tampoco lo hubiéramos notado. ¿Lo mejor? Tener otra vez a Taylor como voz principal… pero echo de menos que saque su lado más desgarrador como hiciera hace años en la versión que se marcaron de ‘Have a Cigar’ de PINK FLOYD. ‘The Line’ es otra que cumple a pesar de moverse en parámetros demasiado habituales y reiterados, mientras que el cierre con el tema título se desborda en una especie de réquiem por ritmo y atmósfera, totalmente apagada y buscando una épica que no encuentra, contando con la última colaboración, la de Shawn Stockman de BOYZ II MEN. ¿Ha habido algún disco donde todos los artistas invitados pasaran más desapercibidos? Porque ahora en frío no me viene ninguno a la cabeza. De hecho, no es la primera vez que ocurre en su carrera.

‘Concrete and Gold’ puede que supere a su predecesor, aunque no era demasiado complicado. No han hecho aquela historia/rumor de grabar cada canción en un país, no han acompañado todo el proceso de otro documental ni nada parecido, y quizá por hacerlo casi en secreto en mitad de un supuesto parón/descanso haya hecho que la música cobre protagonismo por encima de todo lo que la pueda rodear. Aunque sí, Grohl siga siendo el perfecto vendehúmos con todo tipo de comentarios y declaraciones en distintas entrevistas. Su noveno trabajo en veintidós años sumará nuevos himnos a ser coreados por decenas de miles de personas cada noche, pero en número, nos deja más composiciones insustanciales que pasarán al baúl de los recuerdos de aquí a un par de años máximo. Al fin y al cabo, es una de las cosas que los ha caracterizado.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.