8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 

garbagebirdsParecía mentira, pero en 2015 celebrábamos el vigésimo aniversario del debut de GARBAGE, y así lo recordábamos en Miradatrás. Dos décadas de carrera con altos muy altos, bajos, un periodo de año y medio de descanso e inactividad, giros en su estilo, experimentos en su sonido…  Incluso ellos mismos lo rememoraron en una gira llamada 20 Years Queer… bastante corta, de menos de treinta fechas donde lo interpretaron en su totalidad, junto a las caras B que vieron la luz en su edición especial publicada a tal efecto. Al menos tuvimos la suerte de que Yahoo retransmitió en streaming su actuación en la capital de Wisconsin, Madison, para los que no pudimos disfrutar de un evento como ese.

A estas alturas de su trayectoria, uno no sabe muy bien qué esperar de un grupo como GARBAGE. Tal como escribía en la reseña de su debut homónimo, fue un impulso el que me llevó a comprarme ese CD. El solo hecho de escuchar como presentación del vídeo de ‘Vow’ “la banda del que fuera productor de ‘Nevermind’” hizo que mi cabeza hiciera click, y allá que me fui a comprar esa G envuelta en plumas rosas. Aunque musicalmente no tuvieran nada que ver con NIRVANA, me encantaron desde el primer momento; y lo mismo su continuación, ‘2.0’. Paralelamente, me da que pensar que hace veinte años los clips de un grupo como ellos tuviera espacio en la televisión española (aunque fuera la privada, la de un canal codificado… pero de un programa emitido en abierto), y hoy, en 2016, no; aunque eso de para otro artículo. Pero según pasaba el tiempo y los discos, perdieron gran parte del encanto que me enganchó. Volviendo atrás a aquella situación, ¿habría un tema de ‘Strange Little Birds’ que me impulsara a hacer lo mismo que con ‘Garbage’? La respuesta se antoja complicada, porque ellos han cambiado, yo también, y no digamos los tiempos y la manera de entender la música… Pero siendo todo  lo sincero que puedo, me costaría bastante más.

Empty’, la canción y vídeo con la que se presentaron en esta ocasión muestra un grupo asentado, hasta cierto punto fijo en sus ideas compositivas y que por el camino han ido perdiendo la frescura de sus orígenes. GARBAGE son de este tipo de bandas a la que no se les puede pedir un regreso al pasado, ni un nuevo disco homónimo ni un ‘2.0’ (al menos en su totalidad), porque dentro de su progresión y en la manera que tienen de entender la música, no tiene sentido. Y a pesar de todo, con ella nos hacían rememorar viejas sensaciones que parecía que no íbamos a tener escuchándoles. Además, ‘Emtpy’ está colocada en el álbum después de ‘Sometimes’, una especie de intro alargada (y con letra) tremendamente oscura y con el solo acompañamiento para la voz de un sintetizador. Un inicio esperanzador.

Esa oscuridad, e incluso tendencia al pesimismo empapa al resto de composiciones. En ‘Blackout’ ofrecen retazos de luz en los estribillos dentro de la decadencia que se extiende en sus más de seis minutos de duración; y eso que es uno de los puntos álgidos y brillantes del álbum. Esa atmósfera se repite en ‘Night Drive Loneliness’, donde la melancolía acompaña desde la lluvia inicial (imposible no acordarse de que en el pasado sólo eran felices cuando llovía, cuando todo era complicado). Buscan el mensaje positivo dentro de algo que representa todo lo contrario.

La experimentación y el sonido electrónico manda en temas como ‘If I Lost You’ y ‘Even Though Our Love Is Doomed’, alcanzando en éste la máxima expresión de tristeza), y se vuelven atmosféricos en ‘Teaching’ cerca del final. Retomando la duración de ‘Blackout’, sorprende lo bien que les han quedado ‘So We Can Stay Alive’, muy variada, y una ambiental y emotiva ‘Amends’. Por suerte, para contraste de sonido, encontramos momentos en que recuerdan a los temas más vivos de ‘2.0’, como ‘Magnetized’ y ‘We Never Tell’, necesarios para no sumirnos en una profunda depresión con la escucha del disco completo. Dos décadas después y con este sexto disco de estudio, GARBAGE revitalizan su propuesta y se vuelven a poner en el mapa. Ahora toca lo difícil, el talón de Aquiles que siempre les ha lastrado. Y es que llevar al directo su propuesta no es fácil, variando en ocasiones la concepción original sin salir del todo bien parados.. Muchas capas, muchos arreglos, mucho sonido de acompañamiento… pero al menos la voz de Shirley puede compensar buena parte de esas carencias.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.