7Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: ALICE IN CHAINS/ SEVENDUST/ CHEVELLE

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Veinte años después de su debut llega el séptimo trabajo de estudio de GODSMACK. Muy lejanos parecen aquellos primeros pasos labrándose una reputación en los primeros Ozzfest y una carrera a base de un buen puñado de singles con tirón a cada disco que editaban: ‘Whatever’, ‘Keep Away’, ‘Bad Religion’, ‘Awake’, ‘I Stand Alone’, ‘Straight Out of Line’, ‘Speak‘,‘Cryin’ like a Bitch’… En el fondo quizá se les pueda achacar eso mismo, de haber sido un grupo enorme (al menos en su país, porque de Europa casi no han querido saber nada). Y que, curiosamente, esa lista de temas sueltos ha tenido más tirón en sus primeras obras que en las recientes, cuando precisamente estamos en la era de las canciones aisladas y no tanto de los álbumes al completo.

Por la duración de los cortes, podríamos pensar que han ido directo al grano, y en cierto modo ha sido así… pero con matices. Aquí encontramos el lado menos metálico del cuarteto de Boston; eso quiere decir que tenemos el más melódico y accesible. Seguramente mucho habrán tenido que ver las aventuras de Sully Erna en solitario, sin que por ello haya afectado al ADN tan característico de GODSMACK. Ese lo encontramos en la apertura, que da título al disco, donde las guitarras tienen el protagonismo de siempre, aunque son los estribillos los que reinan. Mucho más evidente se hace en ‘Bulletproof’, que fue el single sobre el que se apoyó el lanzamiento, muy orientado a un hard rock moderno y no tanto al post grunge con tintes metálicos que nos tenían acostumbrados. Eso también les da margen para sorprendenos, porque puede que de primeras choque que en ‘Unforgettable’ la voz de Sully se vea acompañada de un coro de niños, pero al menos a los típicos “oh oh oh” añaden el propio título de la canción, haciéndolos algo más dinámicos. Y termina funcionado.

En ‘Every Part of Me’ puede que tengamos alguna reminiscencia melancólica, pero dista mucho de esas composiciones oscuras que facturaban en el pasado; algo que ocurre también más adelante en ‘Someday’. Los guitarrazos amenazan con asomar en algunas partes de ‘Just One Time’ y ‘Let It Out’, pero pronto son tapados por las melodías vocales. En ‘Say My Name’ sí encontramos ese Erna un poco más agresivo en su manera de afrontar las letras, ayudando la velocidad del mismo, pero pronto se diluye como un espejismo… hasta llegar al final con ‘Eye of the Storm’, en la que vuelve ese lado más crudo, sorprendiendo que cierran con ella. Completa el disco una balada sobresalientes como ‘Under Your Scars’ (muy lograda con el piano y los arreglos en segundo plano), colocada en mitad del álbum.

Han facturado un trabajo de consumo muy fácil… ¿quizá demasiado? A falta de algún tema aislado con tirón suficiente, es un álbum de lo más completo y accesible, que corre el riesgo de con la facilidad con la que entra, salga ante la avalancha de discos que tenemos cada día. A pesar de lo expuesto en la introducción, estarán actuando el próximo 16 de noviembre en Barcelona, en lo que supone su primera fecha en España, junto a los neozelandeses LIKE A STORM (toda la información en la web de Madness Live). Y si de canciones sueltas de cada álbum se trata, a poco que hagan un buen resumen de toda su carrera, tenemos un conciertazo asegurado… aunque se les hará raro tocar en recintos tan pequeños con el bagaje que tienen al otro lado del charco. Para muestra, un botón.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.