Grupos relacionados: LED ZEPPELIN/ KINGDOM COME/ AEROSMITH

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube instbandcicnotwit

 

“Son una copia barata de LED ZEPPELIN”. No sé la cantidad de veces que habré visto esa frase en relación a GRETA VAN FLEET en los últimos meses. Vale, tiene mucha razón de ser, porque negar lo evidente sería absurdo, pero ¿cuántas bandas en el pasado han sido tildadas como los nuevos Page, Plant & Cia? Sin ir más lejos, QUEEN están muy de moda gracias a la película de ‘Bohemian Rhapsody’. En un momento, no recuerdo las palabras exactas, y creo que era con motivo de la publicación de su debut, también les cae una comparación de ese estilo con ellos. Ojo, que estamos hablando de QUEEN, uno de los grupos más míticos de la historia de la música, únicos, genuinos y con un cantante incomparable a cualquier otro ser humano. Y hasta a ellos les cayó un comentario de ese tipo. Que con el paso del tiempo, se aliena: la comparación no es que vayan a ser tan grandes como aquellos, sino que tienen un sonido que por momentos es calcado.

Con eso no quiero decir que LED ZEPPELIN simplemente sea una pequeña influencia en GRETA VAN FLEET, porque el parecido salta a la vista. Pero hay algo más allá, y por descontado, se merecen tiempo para desmarcarse de ese sambenito. Ese tiempo que parece faltar en la era del todo ya, donde reina la impaciencia y la crítica fácil e inmediata. Más si sobresales, claro; es lo que tiene la exposición mediática. Como decía al principio, tiempo al tiempo. Con poco más de veinte años han sido fusilados como la gran esperanza del rock y unos plagiadores casi a partes iguales. Lo mismo no serán ni una cosa ni otra, pero se merecen (como todos) el beneficio de la duda. El segundo LP dictaminará si se quedan anclados en ese sonido retro deudor de LZ o deciden apostar por explorar nuevos territorios. Y siendo una gallina de los huevos de oro, no creo que Repubic tarde mucho en meter presión para darle una continuación a este himno del ejército pacífico. De hecho, ya debían tener noción cuando seis meses después de su primer EP, ‘Black Smoke Rising’, editaron ‘From the Fires’ con los cuatro temas de aquel más cuatro nuevos.

Personalmente, si yo hubiera sido criado en un ambiente donde LED ZEPPELIN (y los grupos de aquel entonces) eran poco menos que una religión en mi casa, seguramente estaría haciendo música de este tipo. Y si mi voz se parece por registro a la de uno de los mejores cantantes de la historia (salvando las distancias, claro), ¿debería cambiarla y forzar hacia otros derroteros? Si hubiera escuchado sus discos sin parar y viendo vídeos de sus actuaciones, tanto en la manera de componer como en dejes, tics y movimientos, se me notaría; más todavía en vivo, claro. Y seguramente sea eso lo que les ha pasado, más que ser un producto prefabricado como muchos se han empeñado en intentar hacer ver. Porque que el gusto por lo retro y el amor a décadas pasadas se nota en la cantidad de bandas que buscan la inspiración en los 60 y 70; sólo que a algunos se les aprecie más de dónde tiran que a otros.

Si la publicidad de La Vida Moderna con ‘Highway Tune’ en Españaha servido para que algunos se interesen por ellos y se abran al rock, ¿qué problema hay? Es más, y si esto abre las puertas a nuevos grupos, o al descubrimiento de otros, ¿también es malo? Los tintes sectarios de que lo tuyo es tuyo y nadie puede entrar seguramente sean una de las mayores razones por las que el rock pueda morir algún día: no lo pueden escuchar más que los auténticos que escuchan rock. Sin más. Eso me recuerda a algunos comentarios respecto a la citada ‘Bohemian Rhapsody’, puesto que los streamings de QUEEN se han disparado en los últimos meses… ¡y también han salido comentarios negativos en este caso! Ver para creer, que haya gente que en el siglo XXI descubre grupos históricos, se engancha a ellos, y se vea de mala manera. La dicotomía de siempre: se quejan que el rock no tiene el reconocimiento necesario, pero ellos mismos dinamitan los puentes hacia el género.

Para bien o para mal, el foco estaba puesto sobre ellos antes de la edición de este álbum; con prejuicios por parte de muchos, también sea dicho. Y como sucede en muchos casos, quizá es en el punto intermedio donde está la verdad: ni son para tanto, ni son unos clones. ‘When the Curtain Falls’ fue un éxito instantáneo como single; quizá sin llegar a las cotas de ‘Highway Tune’, pero con él se les abrieron las puertas, por ejemplo, de la televisión de su país, actuando en el Tonight Show de Jimmy Fallon. Esa fue la punta del iceberg sobre la que cimentar un lanzamiento en el que, aunque parezca mentira, hoy en día se siguen basando en las dosis individuales más que en los LPs completos. ‘Age of Man’ como apertura es de lo menos radiable y atrayente que podamos escuchar en el trabajo, y eso que lo tiene todo: belleza, buenos arreglos, épica, sentimiento en la voz… pero no es lo típico que pueda llevarte a nuevos oyentes. Todo lo contrario es lo que tenemos en ‘The Cold Wind’ y ‘Lover, Leaver’… ésta segunda en su versión corta, y no la de seis minutos. Ni hablar ya de esa jam eterna de la que grabaron un vídeo en directo cercano a la media hora, dando rienda suelta a toda su pasión. Puede que quizá se llegue a echar en falta algo de esa energía en el resto del álbum, que se va diluyendo entre mucho medio tiempo y templanza.

La mística de ‘Watching Over’ y la oscuridad de ‘Brave New World’ (en la que parecen encontrar su camino más personal) se mezcla con ‘You’re the One’, que podría llamarse balada (con aire muy hippie), los pasajes acústicos de ‘The New Day’ o una apagada y sureña ‘Anthem’, y con Josh jugueteando con el slide en ‘Mountain of the Sun’; si Rober Plant dijo que le recordaban a ‘I’, está claro que hay otros de sus discos que les sirven de inspiración. Que por cierto, por mucho que sean el propio Josh y Jake los que más halagos (y palos) se llevan con su guitarra y voz respectivamente, quiero reivindicar el trabajo de Sam (ni ha cumplido los 20) al bajo; hay esperanza para ese instrumento si se deja oír; más todavía en directo, siendo la pieza fundamental para esas jams que decía antes. Sea por lo que sea, se ha hablado mucho de ellos… y se seguirá hablando. Mucho para bien, otro tanto para mal, pero dan que hablar y hay que asumirlo. En el horizonte está la presión de un nuevo trabajo que, a buen seguro (y ya lo sabrán), traerá nuevas críticas hagan lo que hagan. Habrá que esperar hacia dónde deciden que vaya su carrera.

Greta Van Fleet – Anthem of the Peaceful Army
7.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.