8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: EL GRAN OSO BLANCO / DE LA CUNA A LA TUMBA/ 

 Facebook_-_iconoyoutube bandcicno

De la nada. O del mar. O qué sé yo de dónde salió este nuevo proyecto. De la unión de los guitarristas Kike Gutiérrez  y  Frego (ambos ex-XKRUDE, el primero en EL GRAN OSO BLANCO, el segundo actualmente en ODDHUMS) nació HABITAR LA MAR. Y a pesar de que Kike también sea el cantante de su grupo, aquí optaron por alguien ajeno a su universo, encontrando en Kantz la persona ideal (TENPEL, DE LA CUNA A LA TUMBA, DELOBOS). Como si de líneas entrelazadas se tratara, Jose Miguel Ocón (también de DE LA CUNA A LA TUMBA y CATORCE) se encargaba del bajo, y Paco Reig (EL GRAN OSO BLANCO) de la batería. Y es que al final unos conocen a otros, otros a unos, y así nacen espontáneamente grupos y trabajos como ‘La Deriva’.

Sí, es un EP, apenas llega a los 15 minutos de duración, sabe a poquísimo, pero han dado unas cuantas lecciones de cómo hacer llegar al público/consumidor un producto que apenas tiene unos meses de vida. ¿Cómo? Pues de la forma en la que las redes actuales se lo permiten, estrenando cada semana uno de los temas que componen esta carta de debut en un medio diferente. Nos sentimos agradecidos de estrenar su cuarto tema, ‘El Colgado’, y os invitamos a que escuchéis los tres anteriores, publicados en otros medios las pasadas semanas. Tras el vídeo, tenéis enlaces relacionados con los miembros de la banda a su paso por las secciones de la web. Empezaron con ‘La Bruja’ en Goetiamedia, siguieron con ‘El Fuego’ en Rock I+D, continuaron por ‘La Ira’ en Zona-Zero, nos eligieron para publicar ‘Colgado’, y terminaron en Binaural de la mano de ‘El Pacto’. Si bien es cierto que las entradas en esta web en forma de noticias brillan por su ausencia, ya nos encargamos en la red social que más uso damos (Facebook) de informaros de cada nueva canción compartiendo el contenido de cada propio medio. Sí, no pasa nada por hacer cosas así; sí, cada uno buscamos nuestro hueco en esto, pero de verdad que debería ser algo más normal y habitual de lo que es. Todavía más en un tiempo donde la exclusividad dura lo que el primero se cepilla el nombre del intermediario, perdiéndose ese eslabón de la información. Pero ya sabemos un poco de esos asuntos, ¿no? Las honrosas excepciones brillan más si cabe, como la propia Zona-Zero, que vuelve a citar cada uno de los portales en una entrevista de lo más interesante (os recomendamos que la leáis al completo en este enlace) a cargo de nuestro admirado César Aguilar (que ya se pasó por la web para opinar sobre 10 discos infravalorados).

Vayamos con lo musical, con el grupo, con el nombre. Resulta paradójico que se muestren habitando la mar se muestren a la deriva, porque seguramente sea todo lo contrario. Os podéis ir olvidando de esperar (si es que no escuchasteis cada composición en su momento) lo esperado: la unión de los grupos citados anteriormente. Aquí las influencias van por otro lado, más cercanas al noise y lo alternativo (de los 90, antes de que esa etiqueta fuera tan amplia que perdiera su concepción inicial). Sí, está la voz de Kantz, que es inconfundible, también sus textos, pero posiblemente sea el grupo del que ha formado parte en el que menos llame la atención su portentosa arma. Cada canción es tan corta y tiene su historia, que tanto de manera aislada como en conjunto encuentran su sino. ‘La Bruja’ ahoga con su ritmo, ‘El Fuego’ atrapa con esas guitarras envolventes (hubiera sido fácil decir que quemaba) ‘La Ira’ desquicia con su batería martilleante (igual que el protagonista de su vídeo), ‘El Colgado’ nos sumerge de lleno en la oscuridad de su propuesta, y en ‘El Pacto’ encrudecen su sonido todavía más. Si a eso añadimos unas letras cargadas de mensaje y de contenido abierto a distintas lecturas, ya tenemos un debut cargado de personalidad y que queda a la altura de los miembros que componen la banda.

Ese lado visceral transmitido viene generado de la espontaneidad de su concepción, esa chispa que crea magia donde no había nada antes. Vuelvo a repetirlo, lo han hecho poniendo de manifiesto las cosas buenas que tiene la tecnología. Un grupo a distancia (en el que incluso alguno no se conoce en persona), una manera de llegar al oyente en pequeñas (pero continuas) pinceladas, además en forma de videoclip, y de paso, conectando con esos rara avis que son los coleccionistas, con una edición limitada de cien copias en CD editado por The Braves Records. Bravo por todo esto. Por cierto, ya que ellos mismos dicen que su enfermedad es incurable, pero se puede calmar creando, que sigan esos tratamientos por muchos años. Esa creatividad no se puede contener.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.