14/05/16 Sala El Grito

No, esto no es una crónica. Esto se podría calificar más bien de reivindicación. HAMLET volvían a tocar cerca de casa sólo cuatro meses después de la presentación de ‘La Ira’ en Madrid; en aquella ocasión fue junto a SOMAS CURE en la sala But. Esta vez fue con los también madrileños EKRAM. Estos también tenían nuevo material que presentar, y es que tras un buen debut hace tres años y algunos cambios de formación, publicaban a finales de 2015 el EP ‘Last Man Standing’. Composiciones del primero como ‘Nightmare’ o ‘We Are The Anarchy’ se mezclaron con las del segundo, con especial mención para sus dos más recientes videosingles de tirón, ‘Breakaway’ y ‘Enemy’ (pudiéndose apreciar entre ellos los movimientos de componentes). Tuvieron su público fiel en las primeras filas, dejando un buen sabor de boca

Retomo el pensamiento inicial de este artículo. Cuando hablo de reivindicar, lo hago primeramente sobre la música en directo. La segudirdad debe ser lo primero, sobre todo después de algunos tristes acontecimientos que han ocurrido en eventos cerrados (aunque de una capacidad mucho mayor). Eso ha hecho que el aforo de las salas de conciertos (y de fiestas) haya ido sufriendo un descenso progresivo en los últimos años. ¿Fue este concierto de HAMLET un sold-out como tantos otros de esta gira? Sí. ¿Lo hubieran conseguido de haber permitido acceso a un número mayor de asistentes? También. Hace tiempo que perdí la cuenta de las veces que los he podido ver en directo en todo tipo de circunstancias; y ésta fue, de largo, la que más cómodo he estado… en segunda fila, sin apenas recibir un empujón durante más de hora y media. Atrás quedaron esos tiempos en los que apenas te podías mover del embotellamiento que se producía al disfrutar de música en vivo. Donde con cuatro botes que pegaras te podías mover diez metros, todo dependiendo de la dirección en la que se movía la masa. Y eso que no sería porque no había ganas de incitar a la gente a ello.

Porque ahí viene la otra reivindicación. ¿Qué necesitan demostrar HAMLET a estas alturas? Pues por lo que he visto y los conozco, creo que poco o nada. Simplemente se podrían dejar llevar, seguir sacando discos y haciendo conciertos y tendrían un éxito casi asegurado de sus seguidores más leal. Pero no, eso no parece ir con ellos. A veces me pongo nostálgico y echo la vista atrás para leer la biografía (por llamarla de alguna manera) que hice, desde mi lado más personal, como parte del texto introductorio que iba en el libreto de fotos de ‘Vivo en Él’. Son ya más de veinte años desde que supe de ellos por primera vez, y da que pensar. Más que pensar da el hecho de que dentro de nada cumplan tres décadas en este mundo. Y más de una decena de lanzamientos después, ahí siguen. Siendo un ejemplo para los más jóvenes y dando una lección cada vez que se suben a un escenario… sin pretender sentar cátedra. A algo tan simple como el recurso del Wall of death me remito; y al del Resurrection del 2014 para ser más exactos. No todo el mundo los tiene tan bien puestos como para hacer esa burrada.

IMG_5623b

Ni el paso del tiempo ni las lesiones (pudimos ver a Luis Tárraga con una rodillera en cuanto se encendieron las luces) son obstáculo para una vez puestos en escena, la líen. Da lo mismo que sea de clásicos que se aseguran calentar el ambiente nada más comenzar, como ‘Limítate’ o ‘Egoísmo’, o de temas felizmente recuperados hace no mucho, como ‘Muérdesela’. Lo dan todo desde el primer segundo hasta el último, saltando, volando en algunos casos, viviéndolo y disfrutando. Porque sus caras, tanto entre ellos como en las que ponen al público, hablan por sí solas; no necesitan discurso de acompañamiento. También la manera de interactuar, dejando Molly el micro a alguien de las primeras filas para vocear mientras se lo sujeta. Por supuesto que tuvo mucho peso su última obra. La rabia que desprenden ‘Lamento’ o ‘Sin Tiempo que Perder’ emplasta perfectamente con cualquiera de sus composiciones anteriores, igual que su lado más pesado y algo más decelerado de ‘Ser o No Ser’ con ‘Deja-Vú’; o su aire más alegre, melódico y pegadizo de ‘Antes y Después’ con ‘En Mi Nombre’. Personalmente, uno de los mejores momentos de la noche fue el trío de ‘Ciudad de Dios’ (mi debilidad de ‘La Ira’), ‘Imperfección’ y ‘Mi Religión’, haciendo honor a la letra de ésta última cada noche. También tuvieron tiempo de recuperar para la ocasión ‘El Mejor Amigo de Nadie’, que acompañaron de un comentario parecido a “… esto fue una pequeña sorpresa, deberíamos recuperar alguna otra canción como ésta”. Que me lleva a recordar que en la época de ‘Pura Vida’ me harté a decirles que deberían volver a tocar ‘Vivo En Él’… y desde poco después parece ser una fija de sus actuaciones; en realidad en los últimos años han ido tocando casi todo lo tocable que tienen en su discografía. Pero estamos en lo de siempre: algunos seguiremos demandando algunas rarezas, cosas menos típicas, y otros que los ven por primera o segunda vez fliparán con ‘Dementes Cobardes’ y ‘Tu Medicina’; o con ‘Denuncio a Dios’, poniendo a todo el mundo a sus pies para levantarlo de un salto en el subidón final. Tras toda esa descarga de todo tipo de sentimientos, cerraban el set principal con ‘Un Mundo en Pausa’.

IMG_5480b

Poca pausa tuvieron antes de rememorar los tiempos de ‘Syberia’ con ‘Imaginé’ y tirar de sus dos himnos triunfales para cerrar la velada. ‘Irracional’ y ‘J.F’ son una apuesta ganadora para asegurarse el triunfo final. HAMLET han pasado por todo tipo de situaciones en su carrera, buenas y malas. Y no son pocas. Pero retomo unas palabras de Luis hace poquito más de un año, en la fase de promoción de ‘La Ira’, al ser preguntado por definirlo sin caer en el tópico de “… es lo mejor que hemos hecho”. Su respuesta fue: “Sería muy complicado… Es que para mí es el mejor (risas). Intentamos que cada disco sea el mejor. Y el mejor es cuando consigues hacer lo que realmente quieres hacer en ese disco. Y no son todos los que tenemos. Pero este sí”. Como todo en esta vida, pueden entrar los gustos subjetivos de cada persona; pueden preferir un disco u otro por marcar un momento en su vida, rendirse a la melodía y melancólica de ‘Syberia’, a la complicación de ‘La Puta y el Diablo’ o decantarse por las letras tan profundas de ‘El Inferno’. Pero en lo que todo el mundo debería estar de acuerdo es que actualmente están a otro nivel, y pasan por el mejor momento de su carrera. No hay nadie como ellos, y dudo que lo habrá.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.