vivoenelA través de Verkami, HAMLET financió la salida de su nuevo DVD en directo, además de una reedición de ‘Sanatorio de Muñecos’ (que además, en otro DVD adicional, incluye su actuación en el Hellfest 2013). ‘Vivo en él’ es una mezcla de dos conciertos que plasma la época actual tan dulce que vive el quinteto de Madrid.

Con el primer concierto, en una abarrotada Joy Eslava, sólo hace falta ‘La Fuerza del momento’ para ver la comunión entre público y grupo, jugando en casa. Lógico que Molly bese el suelo del escenario. “No sé si vamos a poder seguir tocando esta noche. O nos centramos o… esto es demasiado”. Esas palabras reflejan bastante bien todo lo que podemos ver durante más de una hora de la primera actuación. La energía de ‘Amnesia’ es muy parecida a la que las del disco negro, por lo que ambas grabaciones tienen algunas semejanzas en ese aspecto; así se entiende que alternen ‘Limítate’ y ‘Vivo en él’ con algunas de ellas para empezar. Aquí han centrado todo en los conciertos, dejando de lado extras y entrevistas a modo documental. ‘Mi Soledad’ está entre las mejores cortes de todo ‘Amnesia’, y ‘Deja Vu’ se trata de otra buena muestra de la gran forma compositiva de su último disco, más orientada hacia un stoner pesado pasado por el filtro Hamlet. Antes de ella, y antes de ‘La Sombra del Pasado’ (pedazo de línea de bajo en toda ella) hay pequeños cortes en la filmación. Ocurre en algunas más, en parte por la eliminación de las pistas de ‘Insomnio’ de ese primer concierto, además de ‘Entre la Niebla’. ‘Desesperación’, menos directa, más compleja y con su final tan atípico. Los problemas en directo son un hecho, tanto a nivel de sonido como de otros factores. En ella se notan en el micro, y hasta me parece bien que no se hayan retocado, como se suele hacer para este tipo de lanzamientos. Aunque los que estuvimos allí sabemos del problema concreto de la guitarra de Alberto en ‘Egoísmo’, de ahí que hayan intentado solucionarlo como buenamente han podido en vez de eliminarla. El “welcome” cerca del final que suelta Molly tiene su razón de ser en volver a ver a su compañero después de estar fuera de escena arreglando ese imprevisto. “Generalmente suelen pasar este tipo de cosas. Cuando estás grabando algo, algo siempre se jode”. Entre lo demás, el tiempo le ha sentado muy bien a ‘En Mi Nombre’, con un aire muy alegre en comparación a la mayoría del resto de sus temas (el mayor problema de ‘Pura Vida’ fue la mezcla final, porque las canciones en directo funcionaban mucho mejor).

Lo mismo se puede decir de ‘Syberia’. ‘Serenarme’ suena poderosísima a la par que emotiva, sigue poniendo los pelos de punta (como no iba a hacerlo con su dedicatoria final). Igual que ‘Imaginé’, que cierra el primer concierto (aunque después hubo tres canciones más en su set). ‘7 Historias Diferentes’ representa ‘La Puta y El Diablo’, y ‘Despertar Sin Vida’, otro trallazo de ‘Amnesia’, está seguida de otro hecho casi quince años antes, ‘Habitación 106’. En ella se ve a Molly bajando para cantar entre el público… algo que ha convertido en habitual en los últimos tiempos. Casi para el final, guiño a ‘Let There Be Rock’ de ACDC en un pequeño interludio que se marcan en ‘Irracional’.

El vídeo de ‘Un Mundo En Pausa’ alternando imágenes de ambos conciertos es el puente para viajar unos meses después… y a la vez echar la vista al pasado. No voy a decir que parezca otro grupo, pero desde el primer minuto, el concierto de Rock Kitchen repasando ‘Insomnio’, trasmite otras sensaciones. En él se respiraba otra atmósfera (también era una olla a presión aquella sala), retrocediendo quince años e intentando rememorar lo que supuso aquel disco. Lo consiguieron sobradamente, en un escenario más pequeño que no limitó sus saltos y movimientos constantes, volando por él (y también fuera). HAMLET en el concierto de ‘Amnesia’ estuvieron muy bien, pero la intensidad de la que hicieron gala con este otro deja sin palabras. Vivirlo fue una experiencia, aunque sirve para los que no pudieron estar allí.

La rabia de las cuatro primeras canciones contrasta con ‘1998’ y ‘Antes y Después’, que marcaban el ecuador del álbum. Hacen un parón en ‘Muérdesela’ para un pequeño Wall of death (dentro de las limitaciones de espacio) para la traca final. Hay momentos donde el sonido ambiente, el del público, queda demasiado artificial, como al final de ‘Tu Medicina’, o especialmente durante casi toda ‘Dónde duermo hoy’ y cuando terminan ‘Antes y Después’ y ‘Mal’, con un efecto muy extraño. Ese puede que sea el único punto negativo junto a (de nuevo) algún corte entre canciones, y que salga el título de cada una antes de su comienzo; bueno, esto último malo como tal no es, pero tampoco aporta nada.

Para ‘La Cabra’ Molly vuelve al foso a zurrarse de lo lindo en medio de la gente; admirable el estado de forma física en el que está para seguir cantando como si nada y volver al escenario en volandas. ‘Odio’ marca el punto y final de este directo. Los que estuvimos allí nos guardamos para nosotros lo que tocaron después, recuperando algunos temas olvidados de ‘Inferno’, lo mismo que al día siguiente con la entrega del disco de oro de ‘Syberia’, interpretándolo también al completo con un buen puñado de canciones del disco negro. El problema es lo que puede llegar a entrar en un DVD, que al final no cabe todo. Si es que será por canciones en más de veinte años… y las que quedan. ‘La Ira’, su ira, llega dentro de nada, a principios de 2015. Con algún cambio en sus filas, pero las mismas ganas y energía de siempre.

Hamlet - Vivo En Él
8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.