9Nota Final
Puntuación de los lectores: (6 Votos)
9.0

hiranyalost

El hecho de tener un contacto cercano con algunos músicos (y sus bandas) puede parecer, a priori, un arma de doble filo. Mientras algunos lo usan como excusa barata para alabar y, como quien dice, lamer el culo, a mí al menos me sirve para ser más sincero y objetivo. Pienso que quien dijo que la confianza da asco, generalizó en exceso. En esas me veo cuando a finales de 2014, un viejo amigo (Johnny W) me viene a hablar de un grupo nuevo que acaba de montar y me enseña sus primeros pasos y cómo suenan. No fue hasta unos meses después, en verano del año siguiente, donde publicaron de manera oficial el videoclip de ‘Lost’, realizado por Silvia Rescalvo; un tema grabado en los estudios Sadman de Madrid con Carlos Santos y que para qué engañarnos, sonaba tremendo.

Esa mezcla de metal moderno deudor de KILLSWITCH ENGAGE con guiños al death melódico de finales de los 90 y principios de nuevo siglo ha marcado a mucha gente, y por ahí parecían ir los tiros. Pero personalmente, el descubrimiento de la canción era su vocalista Sara, una completa desconocida para un servidor con una facilidad pasmosa para cambiar de unos guturales y rasgados tan logrados a un registro melódico atrapante y encantador. Sin término medio, o demoniaco o angelical; o Jekyll o Hyde. Esa pequeña muestra que nos enseñaron hace unos meses es la que han amplificado y mejorado en ‘Breathe In’. Como si de la mayor batalla de superhéroes se tratara, ‘Leaving this Hell’ es una intro que parece sacada de cualquier película de los universos de Marvel o DC para adentrarnos en una gozada de trabajo. ‘False God’ muestra su lado más crudo y agresivo, con unas guitarras que crujen y un registro vocal amenazador. ¿Lo que más llama la atención? El sonidazo que se han sacado de la manga con la dupla Carlos Santos (grabación y mezcla) en Sadman / Jens Bogren (master) en los Fascination Street Studios de Suecia. El trabajo con innumerables grupos estatales del primero y del segundo con ARCH ENEMY, SOILWORK o DARK TRANQUILLITY (por citar algunos) les avala. Y sirvan los nombres citados para dar más pistas de a qué suena HIRANYA.

Y eso que han conseguido, de primeras y sin mucho esfuerzo aparente, sonar de una manera tan personal. Las voces limpias comienzan a alternarse desde ‘Shoeless’, con unos cambios de ritmo brusquísimos (cuanto más acentuados, mejor) y una batería atronadora, mejorando la cosa en ‘Falling Letters’ y ‘Dishonor’, que se podrían decir que son la extensión lógica de lo que ya nos enseñaron con ‘Lost’ (que además viene aquí incluida como extra, para que no caiga en el olvido). Pero más allá de esas buenas maneras con su alternancia sonora, llaman la atención dos composiciones concretas. Una es ‘Fire’, donde reina la melodía de Sara (¿se puede cantar mejor?) y sólo se rompe por algunos gritos aislados, además de un pedazo de solo de guitarra, tocando techo en su emotivo final. La otra es el polo opuesto. Si la primera es el día, la luz y el brillo, la segunda es la noche, oscura y caótica. ‘War’ es el corte más metálico y embrutecido del álbum, quedando clara la alargada sombra de IN FLAMES en sus primeros compases, la de Adam D. & Cia en su parte intermedia (imposible no imaginar un determinado pasaje con las hachas en alto)… pero que se rompe con un punteo que supera incluso el solo de ‘Fire’, antes de volver a repartir cera. Un ejemplo más de que los polos opuestos se atraen (y aquí vienen seguidos).

Vuelvo al primer párrafo, al tema de los halagos gratuitos. Tanto por lo expuesto en la reseña como en la nota que adorna y remata este texto, puede parecer que tire más por esa senda que por la de la objetividad, pero nada más lejos de la realidad. HIRANYA son desde ya una de las revelaciones del panorama metálico nacional, con un potencial que quita el hipo, un disco de debut de sobresaliente y un futuro brillante y esperanzador por delante; siempre y cuando se den los factores a favor que toda banda novel necesita para subir escalones y no quedarse por el camino. Que de éstas últimas (por desgracia), cada vez tenemos más ejemplos.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.