Ya nos encantaron con ‘Breathe In‘, pero HIRANYA demuestran ir a por todas con su segunda obra. ‘Breathe Out’ (aquí reseña) no deja de ser una continuación mejorada de lo que ya pudimos escuchar hace unos años, apostando por una familia cada vez más compacta, rodeándose de buena parte del equipo con el que ya hicieron parte de su primer trabajo, y al que han añadido a la ecuación a Blood Fire Death; y de esa unión no puede salir nada malo. De todo eso hablamos con Johnny (guitarra) y Sara (voz), y de algunas cosillas más. Incluida la polémica sobre los comentarios en las redes del Download Festival el día que los confirmaron junto a la tanda de nacionales. Polémica por llamarlo de alguna manera; yo me referiría a ello como ignorancia pura y dura.

Fotografía de cabecera: Pechi Felix Sanchez

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube instbandcicnotwit

– Antes de la salida e incluso anuncio de vuestro segundo álbum, entrabais a formar parte de la plantilla de Blood Fire Death. ¿Qué supone para vosotros ese paso?

Sara: “Ya puedes hacerlo bien, bonita” (risas). Emoción, alegría y presión a partes iguales para mi persona.

Johnny: Fue una gran noticia para la banda que Blood Fire Death apostase por nosotros. Era nuestra primera opción, y posiblemente la única. Teníamos muy claro que con mucho trabajo y con Blood Fire Death apoyándonos, podríamos dar ese pasito más que estamos buscando.  De momento no podemos estar más contentos con el trabajo de nuestra nueva agencia, da gusto trabajar con auténticos profesionales y con buena gente.

– Cuando sacasteis el debut, ¿ya teníais pensado el juego de palabras entre ‘Breathe In’ y ‘Breathe Out’? ¿Cómo surgió?

Sara: Sí, estaba pensado desde antes.  Johnny un día lo dijo como en broma y al final acabó siendo realidad. La mitad de las cosas en este grupo empiezan con “buah, molaría mucho ésto, que resulta absurdo/loco/impensable ¿no?” y se hace realidad (risas).

Johnny: (Risas) Pues fue un poco así. Se me ocurrió porque creo que musicalmente ocurre algo parecido tanto a nivel musical, como en la portada. Es como la “digievolución” del álbum anterior (risas), pero manteniendo la esencia en su música y en su arte.

– También llama la atención el contraste de ilustración sobre fondo negro del debut, y esta vez con blanco. Está claro que sois un grupo de contrastes. ¿Tenía vía libre Anastasia Karelia para dar forma a la nueva portada?

Sara: Sí, sólo le dijimos que queríamos una evolución del primero, dado el nombre que queríamos darle y ahí hizo su magia.

Johnny: Eso es. Como te comentaba en la pregunta anterior, buscábamos esa evolución musical pero sin perder la esencia de “Breathe In”. A Anastasia también le encantó la idea y se puso a experimentar con total libertad, porque nos encantan sus diseños. Es una ilustradora increíble que se implica muchísimo en cada trabajo, además, nos ha ayudado desde el principio a construir el apartado más visual de la banda, por lo que le estamos muy agradecidos. Me gustaría mencionar también el nuevo logo de Hiranya que nos ha diseñado, construido a partir de las formas reales de la escritura de Hiranya en hindú. ¡Brutal!

– Carlos Santos aquí, y Jens Bogren para el master fuera. Son dos pesos pesados, cada uno en lo suyo…. Y con ambos también repetíais. ¿Qué tal la experiencia? ¿Alguna diferencia con respecto a vuestro primer álbum?

Sara: Me siento como en casa cuando grabo con Carlos. Me sentí bastante más cómoda que con el primero, dado que ha sido más personal e intenso. Respecto al sonido, creo que suena mucho mejor y más compacto que el debut, siempre repetiría si me es posible.

Johnny: Nos encantó el resultado final de “Breathe In”, por lo que decidimos repetir sin dudarlo. Era como jugar en casa (risas). Pero tanto Carlos, como nosotros, sabíamos que podíamos ir un poco más allá y pusimos toda la carne en el asador. Estos nuevos temas son más Hiranya que nunca, porque los cerramos en el local todos juntos, no como en “Breathe In”, que la mayoría de los temas los tenía hechos antes de formar la banda. Por otro lado, pese a pasar por las mismas manos en la producción, creo que hemos dado un paso más en cuanto a sonido. Son casi 4 años tocando juntos, y eso se ha notado en el resultado final.

© Pechi Felix Sanchez

– Seguimos en la zona de confort. Hace unas semanas Silvia Rescalvo subía una foto grabándoos un nuevo vídeo. Si no me equivoco, el tercero tras ‘Lost‘ y ‘False God‘. ¿Cómo es trabajar con ella y qué podemos esperar de vuestro próximo clip? ¿Hasta qué punto la confianza en el buen hacer de un equipo habitual es importante para vosotros?

Sara: Estoy encantada de trabajar con Silvia. La verdad es que encontrar a alguien con quien te entiendas y puedas formar un equipo hace que los trabajos salgan con mucho más mimo y resultados que te alegran.
Para mí es importante poder sentirme cómoda en este tipo de cosas. La gente le da mucha importancia a la imagen y yo lo que quiero es transmitir lo que siento, así que mi némesis es mi cara o la nula necesidad que tengo de disfrazarme (risas). Si me siento cómoda, no necesito nada más que sentir lo que hago y siento que Silvia es capaz de captar almas.

Johnny: La familia de Hiranya empieza a ser muy grande, y eso nos encanta. Ya hemos hablado de Anastasia y de Carlos, y, sin duda, ahora toca hablar de Silvia Rescalvo y de su buen hacer tras las cámaras. Trabajar con Silvia no puede ser más divertido y apasionante, es una gran profesional y nos ha puesto firmes en todos los rodajes para sacar siempre lo mejor de nosotros. Son rodajes muy intensos y que disfrutamos muchísimo, aunque a veces suframos las consecuencias (sí, en mi caso, grabar a muerte “False God” un día entre semana después de una larga jornada laboral y sin haber comido nada en 7 horas, no fue una buena idea (risas). Si habláis con ella, os dirá que estoy mayor, pero lo negaré todo jajaja). Con el tiempo Silvia se ha convertido en una gran amiga y le tenemos muchísimo cariño. Respecto al próximo clip, nos morimos por estrenarlo, porque sin duda hemos superado las producciones anteriores en cuanto a medios y localización. Muy pronto podréis ver el resultado.

– ¿Cómo ha ido la preventa del álbum? ¿Contentos con las cifras?

Sara: Soy un desastre, pero quienes llevan los números son Johnny y Dani. Yo sólo mando los sobres con caramelos y pongo pegatinas monas (risas).

Johnny: Pues sí, mucho. Estamos muy agradecidos a todos aquellos que nos han apoyado con los pre-order. Al ser un trabajo autoeditado es muy difícil sacar el proyecto adelante con nuestros propios medios, pero hemos tenido la suerte de que nos arropara bastante gente. Me pasaría el día dándoles las gracias. ¡Gracias! (risas).

– Vayamos con la música, y adentrémonos en ‘Harpy’ y su letra tan dura. ¿Qué me podéis decir de ella, y de su composición a nivel instrumental? Posiblemente sea lo más completo que hayáis creado hasta ahora junto a ‘Conformism’.

Sara: Estaba horriblemente enfadada (risas) Lo siento, no pasé por un buen momento en mi vida y viví experiencias complicadas. Utilizo la música como vía de escape y fue/es mi salvadora.

Johnny: En mi caso fueron tiempos oscuros, y creo que también se ve reflejado en la atmósfera del tema. La música no deja de ser un medio de expresión, y hay momentos en el que las palabras no son suficientes para sacar todo lo que llevas dentro. Con “Harpy”, sí pude hacerlo, y creo que esa oscuridad y esa rabia que se escucha en el tema, muestran perfectamente lo que estaba sintiendo en ese momento. Por suerte (o por desgracia, según se mires jaja), Sara se encontraba en un momento parecido al mío cuando compuso la letra, y creo que el tema quedó redondo. Es pura rabia y sentimiento.

– ¿Cómo ha sido el tratamiento de las voces melódicas? En la mencionada ‘Harpy’, ‘Ángel’ o ‘Shot’ toca techo en cuanto a sentimiento.

Sara: Intenso (risas) He puesto cada milímetro de alma y sentimiento en este disco. Recibí clases de canto por una amiga que es soprano (Rocío Boto Mundilla) durante una temporada y se nota también el trabajo de la voz. Me ayudó mucho a probar registros altos más líricos y a intentar jugar a ser Ariana Grande. Esto último no lo he conseguido, pero no pierdo la esperanza (risas)

 

– Además, hay letras bastante duras y explícitas. Supongo que escribir es una manera de vaciarse y desahogo, ¿no?

Sara: Cuando era joven (en mi corazón soy vieja) escribía cuando me sentía mal, pero acabé dejándolo, porque perdía los cuadernos y me daba vergüenza que leyeran mis cosas horrendas. A día de hoy, creo que la única forma de cantar que tengo es obviamente sentirlo, entonces, tiene que salir de dentro. No sé interpretar si no siento las canciones, así que menos mal que no soy actriz (risas)

– Las influencias modernas y del death melódico se nota en temas como ‘Oiwa’, ‘Far Away’ o ‘Transparency’… y en esta última especialmente se nota una de vuestras novedades, en forma de arreglos electrónicos. ¿Cómo se os ocurrió incluirlos?

Sara: Yo llegué un día y eso estaba así (risas) Dani y Johnny son los Chemical Brothers que deciden esas cosas (risas).

Johnny: (risas) En este nuevo disco quería probar cosas nuevas, me lo pedía el cuerpo (risas), y a mis compañeros les pareció genial. Quitando Eps y maquetas, es el tercer álbum de estudio que compongo en mi carrera musical, y ya tenía ganas de probar cosas nuevas (y de aprender a hacerlas jaja). Nos lo hemos pasado muy bien en este disco incluyendo secuencias, orquestaciones y experimentando con pedales para sacar nuevos sonidos. Ha sido una gran experiencia y seguramente seguiremos por este camino. Estamos muy agradecidos también a Jesús M. Toribio de Phoenix Rising, a Fabian Shatner y a Axel de Outreach, por echarnos una mano con todos los arreglos electrónicos y las orquestaciones. ¡Sois grandes!

© Pechi Felix Sanchez

– Más evidentes son en ‘Anger’, en las que hasta os acercáis a bandas como CHILDREN OF BODOM. Llevaréis esas partes pregrabadas en directo, ¿o prescindiréis de ellas?

Sara: Eso lo deciden los mozos de la anterior pregunta (risas) Porque si no, me va a tocar comprar un sintetizador y un teclado para poder interpretarlo (risas).

Johnny: (risas) En principio, hasta que tengamos más medios, no habrá más remedio que dispararlas para que los temas suenen lo más fiel posible al disco. Siempre preferimos hacer todo lo que podamos nosotros en directo, pero mira, vivimos en 2019 y sería una tontería no aprovechar las nuevas tecnologías si no podemos dar de comer a una orquesta (risas).

– … y sin comerlo ni beberlo, rozáis el deathcore en ‘Insanity’. ¿Las reglas a la hora de componer son que no hay reglas, al estilo del Club de la Lucha?

Sara: Totalmente (risas) A veces le he pedido a Johnny algo más “Whitechapel” o inclusive algo más “Periphery” y acaba dándole su toque. Creo que nunca nos hemos planteado hacer algo fijo, todo va surgiendo.

Johnny: (risas) Pues así surgió. En este caso Sara me pidió algo más “Whitechapel” o Brutal Death, y me puse manos a la obra. A veces les pido a mis compañeros que me digan partes o estilos que les gustaría tocar; tomo nota, lo “wakamolizo” y habemus tema nuevo (risas). Auténtico Metal Palahniuk (risas).

– Uno de los adelantos se lanzó en El Vuelo del Fénix de Radio 3. Suelo decir que en la era digital los estrenos son efímeros, y duran lo que tarda un primer medio (incluso alguna banda) en cepillarse la fuente original. Una pregunta que estoy empezando a hacer de forma habitual es que un grupo de la opinión de los medios digitales. Cada vez hay más, más clónicos y genéricos, y en el fondo, bombardean con información que tenemos al alcance de la mano en las propias redes de las bandas.

Sara: Creo que es positivo y negativo a partes iguales. Hay más difusión para todos y a la vez muchísima competencia para todos. Es como una “Battle Royale” que en el fondo tarde o temprano alguien tiene que acabar destacando por algo.
Personalmente, creo que uno tiene que intentar sentir lo que hace e invertir en lo que convenga y poco a poco, sin parar y con mucho esfuerzo, te haces huequito y sino, por lo menos, estás disfrutando de lo que haces. Como no soy una persona competitiva, miro todo desde un punto positivo donde puedes encontrar difusión constante, pero, creo también que no todo el mundo lo ve así y acaba siendo una guerra de “quién mola más”.

Johnny: Creo que esto ya no hay quien lo pare, salvo que haya un apagón tecnológico. Hay demasiada información y desinformación, va todo a una velocidad endiablada. Lo que es noticia o “Trending Topic” durante una par de días, a la semana siguiente nadie se acuerda.  Respecto a ese bombardeo que comentas, se nota que hay profesionales, gente que se toma esto como un hobby, y otros que simplemente se aburren y sólo copian a los demás, como bien dices. Mi opinión es que cada uno haga lo que le salga del cimbrel, pero también pienso que el tiempo pone a cada uno en su sitio, y espero que la gente tenga espíritu crítico para regatear los “clickbait” y desechar aquellos medios de dudosa profesionalidad.

– Ya os habéis estrenado en directo en esta nueva etapa, con vuestro paso por el Girls on Fire! Neskak Sutan! de Bilbao. ¿Cómo fue la experiencia? ¿Qué temas habéis estrenado y cuál fue la recepción?

Sara: Fue intenso. La verdad es que nos arroparon mucho con el disco nuevo. Tuvimos problemas personales ese día y salimos del paso con mucho amor por parte del público y de la organización desde mi humilde opinión (Un beso enorme para las organizadoras y las bandas, en especial a “Tu padre en bolas”)
Tocamos “Harpy”, “Insanity”, “Far away” y “Oiwa” y creo que fueron bastante bien recibidas.

– Y en el horizonte tenéis, supongo, marcada a fuego la fecha en el Download Madrid. Un festival que os encargaréis de abrir. Además de un premio, ¿una responsabilidad? Porque la oferta actual de bandas es tan amplia que sólo hay hueco para unas pocas…

Sara: Stan Lee nos enseña con Spiderman la moraleja de “Un gran poder conlleva una gran responsabilidad”. Me muero de miedo (risas) Pero daré toda mi energía, alma y entrenamiento que pueda darme Muten Roshi en tres meses (risa).

Johnny: Estamos ilusionadísimos y muy motivados con esta confirmación. Vamos a salir a darlo absolutamente todo y a tratar de disfrutar el momento lo máximo posible. Agradecemos mucho su confianza en la banda, así que vamos a dejarnos la piel en el escenario, como siempre, vaya (risas).

– El mismo día del anuncio de las bandas nacionales del cartel, como siempre, hubo revuelo en las redes. ¿Pensáis que el espectador medio se está perdiendo un montón de bandazas por dejadez, desconocimiento y prejuicios?

Sara: Sí, pero creo que es una cuestión de que la gente no es consciente del trabajo que es hacer música. Creo que es algo que no entiendes hasta que te metes a ésto.
Luego, cada uno tiene un concepto de música en el fondo. Hay personas que nos llega al alma una persona gritando con una guitarra y ya está y otros necesitan shows o cosas más elaboradas para que se les atraiga. Es bueno que haya de todo, pero no menospreciarlo.
Aún así, todo el mundo tiene una opinión y es igual de respetable, siempre y cuando esté llevada con educación.

Johnny: Sin duda. Por otro lado, me parece estupendo que no quieran verlas o que pasen de ellas, cada uno que gaste su tiempo en lo que estime oportuno. Lo que me parece terrible es que las critiquen y echen pestes sin ni siquiera haberlas escuchado o visto en directo. Gente que comenta “vaya puta mierda”, “qué truñaco”, y luego salen en su foto de perfil tocando algún instrumento, esos son los mejores. No me importa sincerarme en este medio, porque nos conocemos desde hace mucho tiempo, y como ya sabes llevo muchos años peleando en ese “bonito” lugar al que llaman “la escena”. Cuando nos confirmaron para el Download lo primero que pensé fue “por fin”. Lo vi como una recompensa al trabajo duro y constante de todo este tiempo, ya no tanto como un premio. Sin duda también intervino la suerte, pero tengo muy claro que sin el esfuerzo y la dedicación de todos estos años, la suerte no habría aparecido. Es muy difícil montar una banda desde cero (o implicarte en un proyecto al 100%), e ir subiendo peldaños. Incluso más complicado todavía es hacerlo de nuevo, después de haberte estrellado. Personalmente, cuando confirman bandas nacionales en los carteles de los grandes festivales, lo primero que hago es investigar e interesarme por sus trabajos, porque sé lo difícil que es conseguirlo y valoro muchísimo el esfuerzo que han realizado para llegar hasta ahí. Luego me pueden gustar más o menos, pero respeto su trabajo. Creo que estamos perdiendo mucha empatía con las nuevas tecnologías, cada vez nos dividen más, y mientras los de arriba se descojonan porque estamos perdiendo la capacidad de unirnos para defender nuestros derechos o las cosas importantes que nos conciernen. En este caso, sería tan sencillo como respetar el trabajo de los demás, y si no te gusta, pues simplemente no vayas, o por lo menos elabora una crítica constructiva, con educación, como bien decía Sara. Ojalá esto cambie algún día.

Muchas gracias una vez más por tu apoyo, Varo. Hacen falta más medios como éste. Un fuerte abrazo y perdona por este tocho del final (risas).

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.