6Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
3.2

 

inflamesbattlesFue un verano movidito para IN FLAMES. Los suecos, a la par que anunciaban su segundo DVD (cuya reseña tenéis en este enlace), e incluso sacaban un boxset de vinilos en edición limitada, empezaban a promocionar su nuevo disco. ‘Battles’, la continuación de ‘Siren Charms’, marca su decimosegundo trabajo de estudio en sus ya más de veinte años de trayectoria, y si hay una palabra que puede definir sus últimos tiempos, es la de cambio. De estilo según avanzaba el tiempo, de seguidores, pero también de formación. A la marcha de Jesper Strömblad en 2010, le siguió a finales de 2015 la de su batería Daniel Svensson… y la más reciente y sorprendente de Peter Iwers, tras casi dos décadas junto a ellos.

Anders Friden es una persona que no miente en sus declaraciones a la hora de hablar de su música. Simplemente, no le llena tanto hacer lo que hacía en el pasado, prefiere ser fiel a sí mismo y hacer lo que siente. Sin importar el famoso qué dirán; que con internet, ya se sabe. En cambio, Björn sí faltaba a la verdad a la hora de hablar de ‘Sounds From The Heart of Gothenburg’ cuando lo definía como un producto para cualquiera que les hubiera seguido durante toda su carrera, con canciones de los primeros tiempos, de la etapa intermedia y de la nueva era. No, no era así, y de igual manera que sucede con otras bandas, hay que asumirlo: no hay apenas espacio en los IN FLAMES actuales para lo que fueron en algún momento previo a la entrada del nuevo siglo. Los primeros en aceptarlo deberían ser ellos; y una vez esté superado, sus seguidores.

Los primeros adelantos de ‘Battles’ dejaron una sensación parecida a lo que ocurrió con su predecesor. “¿Pero esto qué es?”. No es que hubieran variado demasiado su fórmula más reciente, pero se mostraban todavía más suavizados de lo normal. En ‘The End’ mandaba la melodía por encima de cualquier cosa, tratándose de un single pegadizo y en el que incluían unos coros que se están poniendo tan de moda que cansan. Más cargantes todavía eran los de ‘The Truth’, porque los “we are, we are, we are…” los teníamos desde el principio; más plana que la anterior, con unas guitarras que sonaban desinfladas, nos daban una de cal y otra de arena. La misma sensación nos quedaba con ‘Through My Eyes’ y ‘Save Me’. En la primera podíamos ver (en lo más profundo) alguna de sus señas de identidad… al menos de los últimos años, pero la sensación general era que el grupo sonaba apagado (por no hablar del bombo de la batería). En la segunda tiraban (todavía más) de melodía y emotividad para cerrar el álbum. En definitiva, la tónica habitual de todo el disco.

Y eso que todo empieza con una ‘Drained’ con un riff acelerado que parecía aventurarnos en algo más contundente de lo que han terminado presentando, centrándose pronto en esos coros atmosféricos de los que abusan. Temas como ‘Like Sand’ o ‘Here Until Forever’ cumplen, pero terminan resultando demasiado planos. La segunda incluso guarda ciertas similitudes con ‘Drown’ de BMTH (sustituyendo frases del estribillo por “…Who will fix me now? Dive in when I’m down?” todo encaja). En ‘In my Room’, ‘Underneath My Skin ‘, ‘Before I Fall’ o ‘Battles’ hay algunos guitarrazos, pero nada que enganche sobradamente; si acaso una de las más destacadas termina siendo la propia que da título a este trabajo, a pesar de la sobreproducción y los efectos tan cargantes que tiene. También sobresale por distinta, ‘Wallflower’, de lo más experimental que han hecho nunca (que ya es decir), y en la que la electrónica y los arreglos juegan un papel fundamental. Tampoco son excesivamente reseñables ‘Greatest Greed’, demasiado típica, ni ‘Us Against The World’ con su ritmo y atmósfera tan alegre.

Como decía al principio, hay que asumir que IN FLAMES no van a volver al pasado para mirar al futuro. Pero sabiendo lo que van a hacer y su manera de entender la música hoy en día, hay que decir que ‘Battles’ está por debajo de lo que nos ofrecieron en ‘Siren Charms’. Puede que su giro de estilo no guste a sus seguidores (incluso a algunos miembros de la banda), y los cambios siempre deberían ser para mejorar (o crecer), pero si no nos gusta lo que hacen ahora, siempre nos quedarán sus discos antiguos para disfrutarlos cuando queramos.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.