8Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: BOLU2 DEATH/ DAWN OF THE MAYA/ ARCHITECTS

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Casi cuatro años después de ‘Artic // Artarctic’ llega la continuación del debut de INYOURFACE (cuya reseña, publicada a finales de 2014, tenéis en este enlace). Para ello se han ayudado de Verkami, en una exitosa campaña que casi ha llegado a los 3.000 euros (y que sobradamente pasó su objetivo inicial).

En este nuevo álbum han seguido las premisas de su predecesor, grabándolo en The Metal Factory Studios con Alex Cappa a los mandos, y profundizado todavía más en la crítica (y concienciación) del desastre natural por el que estamos pasando y que en un futuro no muy lejano pagaremos. Y de ahí todas las conexiones con el título. Por un lado tenemos ‘Wild’ como intro (que pasa bastante desapercibida), predecesora de la tormenta; por otro, ‘Life’ como outro, calmada tras la tempestad, y que de entender las letras, lleva reflexionar. En medio, otro interludio, ‘Taiga’, término para definir los bosques boreales llenos de coníferas (de hecho, sirve de enlace con los propios términos de ‘Artic’ y ‘Antarctic’). Y entre todas ellas, todo lo que tienen que decir y expresar, con nombres muy relacionados con la naturaleza.

Los riffs de ‘Reef’ suenan aplastantes, la voz de Lucas desgarradora, pero es la melodía de guitarra la clave para conseguir atrapar al oyente, en una senda muy cercana a Sam Carter y los suyos. Lo mismo nos ocurre en ‘Tropical’, donde además tienen presencia importante las voces limpias como contrapunto para hablarnos de la situación selvática actual. No sé si será algún problema del streaming, pero el salto sonoro entre ésta y ‘Desert’ (para la que además grabaron videoclip) crea la sensación de que estemos ante grabaciones distintas; dicho esto, es uno de los temas que más redondos les ha quedado junto a ‘Tundra’. Y es que en esta última condensan esa base rítmica agobiante, los riffs cortantes característicos y el juego de voces a la perfección; especialmente destacable su tramo melódico final.

Con (la desaparición de los) ‘Grassland’ coquetean algo con el math, aunque no le queda bien la narrativa como nexo de unión a la parte vocal; y es que las partes habladas no terminan de cuajar como deberían en distintas partes, ni siquiera las más atmosféricas. Olvidado esto, ‘Savanna’ carga con agresividad en el corte más salvaje del disco (especialmente en las guitarras), con claras influencias hardcore, que se dejan ver también en los coros. Por último, en ‘Freshwater’ cuentan con la colaboración de Mario Lérida de BOLU2 DEATH (que además, ha grabado los sintetizadores presentes en ‘Wildlife’), otro de los momentos destacables, en una composición muy directa, más oscura que las demás y que tiene en las voces montadas su punto más fuerte, instándonos a terminar con la polución y encontrar el equilibrio (realmente, ¿es eso posible?). Como mínimo, han conseguido igualar las buenas sensaciones que con su primer álbum, que ya es decir. Sólo les queda estar más presentes y no tardar tanto en volver a dar señales para seguir escalando en la dura pirámide de la música actual.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.