9Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
8.1

 Grupos relacionados: OTEP/ GOJIRA/ TESSERACT

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

¿Qué tienen JINJER? Es algo que muchos se están preguntando ante un ascenso meteórico de una banda que, a priori, no tenía por delante un futuro como está siendo su presente viniendo de donde vienen. Porque sí, hay que tener en cuenta que Donetsk puede sonar a los más futboleros por las incursiones en competiciones europeas de su equipo, el Shakhtar (además de ser una de las sedes de la Eurocopa del mismo deporte en 2012), y Ucrania precisamente no es cuna de una de las escenas más prolíficas en cuanto a metal se refiere.

Pero sí, algo tienen. Y esta reseña busca precisamente buscar y encontrar ese “algo” que para algunos es un misterio; pero no nos engañemos, no lo es tanto. Hoy, en 2019, JINJER ocupan las grandes planas de los medios digitales, incluso de los escritos, siendo portada de la última edición de Revolver; incluso Rockzone en España ha apostado por ellos. Ya sabéis que si por algo nos caracterizamos en Mirada es por intentar ofrecer artículos que se salgan un poco de los patrones habituales, de textos cargados de palabras vacías, estereotipos y corta/pegas de un párrafo tras otro.

Siento no citar la fuente, pero hace no mucho leí en alguna red social que son una banda a la que se llega a través de Tatiana, y te quedas en ella por los demás. Y en cierto modo estoy de acuerdo, porque a raíz de la nueva versión que hicieron de ‘Pisces’ tras la incorporación de Vladislav Ulasevich como batería, este cuarteto se puso de manera definitiva sobre el mapa. Pero ¿qué les ha llevado en seis años de su ciudad natal a estar donde están? ‘Inhale, Don’t Breathe’ fue el punto de partida en 2013, un trabajo editado por The Leaders Records, igual que su continuación, ‘Cloud Factory’. ‘Scissors’, ‘Who Is Gonna Be The One’, ‘Bad Water’… el por aquel entonces quinteto no es que destacara, pero en aquellas composiciones ya tenían las bases de buena parte de lo que han desarrollado posteriormente. La salida de su guitarrista Dmitriy Oksen ya se reflejó con el videoclip de ‘Sit Stay Roll Over’, y entonces llegó el fichaje por Napalm Records y la salida de ‘King of Everything’. Algo verían en ellos para apostar por un grupo que hasta ese momento, se movía en un círculo bastante reducido.

A finales de 2016 lo presentaron en 5 citas españolas, repitiendo en la primavera del año posterior. Pocos meses después serían invitados a la gira de ARCH ENEMY, y en verano de 2018 aparecerían en los carteles del Resurrection y el Leyendas del Rock. ¿Más invitaciones? Pues este mismo año acompañaron a AMORPHIS y SOILWORK y se pasaron por el Rock the Coast. En 2020 vuelven a Viveiro, y en este otoño/invierno la cada vez más poderosa Madness Live les ha programado fechas en Murcia, Madrid y Barcelona (10, 11 y 12 de diciembre respectivamente) en recintos bastante más grandes de lo que nos tenían acostumbrados hace tres años. Es evidente, porque aunque algunos vean suerte, azar, y un simple producto, tienen algo.

Volvemos a su tercer trabajo, y es que el tirón, sonido y producción del álbum, así como de singles como ‘I Speak Astronomy’ ‘Words of Wisdom’ era bastante superior. Subían escalones gigantes, y el sello, sabedor del diamante en bruto que tenía entre manos, se volcaba en la publicación de vídeos en directo; incluso de uno de sus pasos por Madrid. Porque la banda ha ido ganando tablas, y al show del citado Resu nos remitimos, o ya por ir a lo más reciente, al que han dado en New York hace unas semanas.

Esta intro tan larga viene a decir que aunque hayan estado en el lugar adecuado en el momento justo, no les han regalado nada. Y desde bien temprano apostaron todo lo que tenían en recorrerse tantos lugares como les fuera posible, cada vez expandiendo más y más fronteras, tanto en conciertos propios como siendo teloneros; pero siempre en crecimiento y ascenso. Fuera en Europa, o cruzando el charco; porque quién les siga en sus redes sociales sabrá que poco paran por casa. La mencionada ‘Pisces’ fue tendencia en su momento en esos video-reacts que tan de moda se han puesto, y que personalmente, no soporto por la sobreactuación de muchos de ellos. Pero claro, la mayoría de ellos se rendían a la parte melódica de “… searching for a hook to catch on and see their sun beam”. Una que la propia Tati ha confesado recientemente a MetalSucks que evita en directo por miedo a cagarla mientras veía algunas versiones que hacen de sus canciones en YouTube.

Napalm reeditó ‘Cloud Factory’ en 2018 (apoyando el lanzamiento con más vídeos en directo de algunos de sus temas), y 2019 lo empezaron con un EP, ‘Micro’, en el que ya se notaba algo que advirtieron en algunas entrevistas: iban a ahondar en una vena algo más progresiva. Aquí lo reseñamos con muy buena nota. Antes (bueno, mucho antes), tuvimos el privilegio tanto de conocer a Tatiana tanto a través de nuestro test como de sus 10 discos favoritos en forma de padres musicales. Y es que algunos de los vocalistas que estaban en esa lista se reflejan en buena parte de sus registros. Algo que ya citamos en dicha review, pero que nunca está de más recordar.

¿Y qué viene después de ‘Micro’? Pues ‘Macro’: Más grande y mejor. El punto de unión entre uno y otro es ‘lainnereP’, el cierre del segundo que toma el piano de ‘Perennial’ para crear una outro ambiental tenebrosa (y con la misma estructura que la original), en lo que supone la calma después de la tempestad que suponen las ocho canciones que la preceden. Como no, de nuevo la promo de su discográfica ha jugado un papel clave con sus tres videosingles, para los que cada vez hay más medios. ‘Judgement (& Punishment)’ fue el primero donde en las partes más tranquilas se nota la influencia de Gwen Stefani y los NO DOUBT más funky/reggae de su época buena de los 90. Pero es de las composiciones más ricas que han hecho hasta ahora, con su dosis de caña y riffs caóticos acompañados de guturales, además de un estribillo melódico de lo más pegadizo. Todo de 10.

Mucho más agresiva era ‘On the Top’, que además es la encargada de abrir el álbum con esa guitarra que se te mete dentro para que Tati de uno de sus gritos y te deje boquiabierto. En ella vuelven a jugar con los estribillos melódicos y algunos pequeños interludios en los que se andan por las ramas… para bien. No son un grupo progresivo como tal, pero los ramalazos avisados se dejan notar. En blanco y negro y con patrones similares se presentaron con ‘Pit of Consciousness’, ya con el disco en la calle, seguramente la más desgarradora de este trío de ases. De acuerdo, es su cantante la que sobresale, puede que la guitarra de Román para algunos tire de riffs parecidos o ya vistos (que no lo son tanto), pero la labor de Vlad y de Eugene es digna de ser mencionada y alabada. Especialmente la del segundo, y es que verle tocar el bajo en directo es un espectáculo, con una técnica deudora de Ryan Martinie.

No es casualidad que estas tres canciones sean las tres primeras del trabajo (aunque en orden distinto), ni que sean las tres presentes de ‘Macro’ en directo hasta el momento junto a ‘Retrospection’. Ésta, la cuarta (tanto en una cosa como en otra) arranca con unos versos en su lengua natal, echando la vista atrás a la niñez y a la superación de obstáculos con el crecimiento, reflejados en la manera de afrontar cada parte de la letra: reflexión y dolor. Quizá la primera mitad de ‘Pausing Death’ sea de lo más directo facturado en ‘Macro’, antes de un desenlace más elaborado (y que delicia esa línea de bajo). En ‘Noah’ hay partes limpias (y muy buenas), pero se centran en su lado gutural para demostrar la apisonadora que pueden llegar a ser. Puede ser ‘Home Back’ una de las que menos llegue a convencerme, quizás por la reincidencia en algunos momentos, pero esa parte central para que el tema tome aire es una delicia. En ‘The Prophecy’ tiran por el lado más math para poner todo patas arriba, y aquí sí, ir a matar; deberían plantearse llevarla al directo porque tiene que ser un espectáculo a todos los niveles. Lo mismo para cuando lleguen a España junto a THE AGONIST, KHROMA y SPACE OF VARIATIONS tenemos suerte y ya forma parte de su nueva gira (de la que tenéis toda la información en la web de Madness Live). Si ya son varias las fechas europeas que han colgado el sold-out, e incluso para Barcelona han pasado la cita a Salamandra, no sería descabellado que en breve se anunciara que aquí tampoco habrá entradas disponibles. Se lo están ganando a pulso.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.