Continuamos repasando algunos de los trabajos más destacados de 2019 entrevistando a los autores de los mismos. ‘Niño Gurú’ es el debut de KING SAPO, aunque de nuevos no tienen nada. De las cenizas de ELDORADO, Jesús Trujillo, Andrés Duende, Javier Planelles (voz, guitarra y batería de dicha banda), y junto Jose Alberto Solís (bajo, Última Experiencia, SCR, Wyoming y los Insolventes), pusieron en marcha un proyecto que bebe de la autenticidad del rock de los 70 con un filtro de los 90 para dar forma a un grupo de lo más personal. Lo dejamos claro en su momento con nuestra reseña.

Un montón de fechas después, y con algunas todavía por delante (la más próxima, el 21 de noviembre en Madrid, aunque en sus redes podéis consultar todas, incluidas las anunciadas para 2020), nos ponemos en contacto con ellos para profundizar en su disco, en su estilo, y ahondar un poco en su futuro más inmediato.

Fotografía de cabecera: Juan Perez-Fajardo

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube

Leí en su momento que el nombre viene, además de asociarlo a los alucinógenos, de un capítulo de los Simpson en el que chupan sapos… Como en otros ámbitos, ¿ya lo predijo la serie? Porque conectando con Matt Groening, vuestro estilo también tiene algo atrayente, relacionado con el hipnosapo de Futurama…

Futurama me parece la mejor serie de dibujos animados todos los tiempos, cualquier cosa relacionada con ello me encanta, pero la verdad no me había dado cuenta de lo del hipnosapo hasta hace unos meses que alguien me lo recordó. Eso demuestra el poder y lo atractiva que es la imagen de un sapo hurgándote en la cabeza. Hipnosapo al poder.

¿En qué momento surge este nuevo proyecto? Porque nuevo era, pero bagaje teníais de sobra a vuestras espaldas. ¿Cómo surge ese impulso de empezar algo de cero?

La cabra tira al monte supongo. Unos meses después de que acabara nuestro anterior grupo empezaron a surgir canciones. Sin ningún propósito, solo salían… Pensé que eran buenas y me vine arriba, sabía que Andrés Duende se apuntaría a montar otra banda si se lo proponía, y que Javi Planelles también acabaría sumándose. Lo hablamos durante un tiempo y el primer nombre que se puso sobre la mesa para el puesto de bajista fue Jose Alberto Solís, gran músico y amigo desde hace años, pero siempre muy ocupado, así que desechamos la idea y seguimos pensando en otras opciones. Hasta que un día hablando con Jose me dijo «tenemos que montar una banda juntos en otra vida» y le dije “¿por qué no en esta? «… Y acabó más ocupado de lo que ya estaba. Nos juntamos y joder, funcionó, algunas de esas canciones están en el disco.

Tengo que confesar que conecté de manera instantánea con la propuesta, tanto musicalmente, como especialmente con las letras. Porque aquí no hay medias tintas, y apostatéis exclusivamente por el castellano. ¿Más cómodos haciéndolo exclusivamente en la lengua materna?

Sin duda, por bien que hables otro idioma nunca te expresarás mejor que en tu lengua materna. A diferencia de mucha gente soy de la opinión de que el castellano es una lengua muy musical. Además de ser uno de los idiomas más hablados del mundo. Y vamos a seguir por ahí.

Antes de editar ‘Niño Gurú’ ya os aventurasteis en dar algún concierto, con apenas un par o tres canciones como material grabado para presentaros. ¿Qué diferencias notasteis entre aquellos primeros conciertos y las canciones ya publicadas?

Que una vez ya publicado el disco el público empezó a cantar todas las canciones, es una sensación buenísima y una inyección de energía extra ver como la gente ha recibido el disco.

¿Llegasteis a sentir en algún momento que siendo tres ex-miembros de ELDORADO, la sombra de éste era alargada? Porque aunque sea otra banda, y otro estilo, la base (en el fondo, o al menos en la apariencia) es parecida.

En verdad empezamos King Sapo sin mirar atrás, no sentíamos ni sentimos el «peso» del pasado, estábamos entusiasmados con lo que teníamos entre manos, y ahora estamos entusiasmados con el presente y miramos el futuro con hambre y muchas ganas, no hay espacio para el pasado.

Respecto a aquel final, y será lo último que diga sobre el tema, os leí que ya se había terminado y se tocó techo. Así que me veo en la obligación de preguntar sobre el techo actual de KING SAPO. ¿Hasta dónde queréis llegar y dónde está el límite?

Somos una banda ambiciosa, y queremos ir cuanto más lejos mejor, también artísticamente, claro. No nos ponemos limites… El techo está cuando se acaba la ilusión por algo que tendría que estar haciendote feliz y dando un sentido a tu vida. Y King Sapo es algo lleno de vida, energía e ilusión, y siento que hay mecha para rato.

Vuestro sonido es bastante añejo, con una mezcla deliciosa entre la psicodelia de los 70 y una parte alternativa de los 90. No quiero poneros en compromiso de etiquetaros, pero como seguidores que seréis de unas cuantas bandas de esas décadas, ¿cómo vivís la era digital? Lanzasteis esas primeras composiciones en YouTube y Spotify, que son grandes plataformas de difusión, pero ¿echáis de menos algo de la autenticidad de entonces frente a la inmediatez actual?

En verdad no, pienso que también hay autenticidad a día de hoy, y los soportes digitales son solo una herramienta más, pero está claro que la experiencia de escuchar música ha cambiado, estoy generalizando, obviamente. Pero siento que ya casi nadie se sienta y escucha, y ya solo unos pocos pasan por el viaje que es escuchar, entender, y vivir dentro de un disco.

Ojalá la gente pusiera el mismo interés en escuchar un disco que el que ponen en ver si una nueva serie les gusta o no.

‘Super Psycho’ creo que hace honor a su nombre, y parece más una jam en estudio que otra cosa. Y creo que es el ejemplo perfecto de lo que sois como grupo. ¿Estáis de acuerdo?

No habría problema en que se tomara esa canción como un ejemplo de lo que es King Sapo, pero lo cierto es que en general hemos hecho un disco muy bien estructurado y bastante redondo, muy directo. Pero todo con un barniz lisérgico y una atmósfera algo etérea.

En algunas canciones tenéis guitarras acústicas, e incluso tenéis algún vídeo en ese formato. ¿Fueron concebidas algunas de ellas de esa manera? ¿Os habéis planteado grabar algo de manera exclusiva así?

Sí, todas fueron engendradas así, luego una vez nos ponemos con ellas y las probamos en el local de ensayo explotan, y a veces dejan de ser una bonita melodía con cambios interesantes para convertirse en algo enfadado y rabioso, por poner un ejemplo de lo que puede ocurrir.

De momento no hay planes sobre la mesa de hacer algo acústico, pero desde luego que es un formato que nos encanta y donde nos sentimos cómodos.

Enlazando con lo acústico y los 70, en muchos momentos me recordáis a BLIND MELON, puede que una de las bandas más infravaloradas de los 90 debido a la tempranera muerte de Shannon Hoon. ¿Los habéis tenido en algún momento en el horizonte?

Sin duda es una de nuestras influencias, hay muchas, claro. Pero esa es una banda a la que le tenemos especial cariño, y es un honor que escuchando a King Sapo te venga a la mente Blind Melon.

Incluso que alguien los nombre hoy en día me hace feliz, es una pena que estén tan olvidados. Soup es una obra maestra.

Además de la psicodelia, tenéis varios momentos más melancólicos y sentimentales. ‘Libre’ y ‘Hablando Con Árboles’ son dos, en los que el crescendo te transporta a otro lugar. ¿Cómo es su interpretación en directo?

Sin duda más largas, nos dejamos llevar y fluyen… Esos dos son canciones muy emocionales, y dos de las favoritas del público.

Se sabe que cada vez hay más grupos que escuchar, más bandas que conocer, pero algo tienen las raíces del rock que muchos volvéis a épocas pasadas a buscar la inspiración. No son pocas las formaciones actuales internacionales que se han marcado un revival, pero en España gozamos de muy buena salud con gente como THE SOULBREAKER COMPANY, THE ELECTRIC ALLEY, THE WIZARDS, QUAOAR, BOURBON… y muchos más. Con diferencias, de distinta procedencia, pero con un sonido muy concreto cada uno. ¿Cómo lo veis? ¿Tenemos mejor salud de la que pensamos?

Lo que falla la salud mental, si cualquiera de esas bandas que citas fueran suecas o americanas tendríamos a muchos que los ignoran babeando. Hay grandes bandas en este país, trabajando lo que no está escrito por salir adelante y haciendo muy buena música. Tener un grupo de rock en España es empezar de menos diez con respecto a cualquier otra de otro país. Eso sí, quien no tira la toalla y sigue, acaba haciendo músculo y haciéndose imbatible.

Habéis tenido un año de lo más ocupados, con un montón de fechas, incluido algún que otro festival como el Mula-Garage Sound y el Shikillo. Creo que vuestra propuesta es más disfrutable en sala, pero ¿cómo fueron aquellas citas?

Nos encantan los festivales, y nos sentimos igual de cómodos que en salas. Lo bueno de los festivales es poder mostrar a un público que no te conoce y que no está allí por ti nuestra música, convencerlos y ganar su interés y su oído.  Esperamos hacer más festivales el año que viene.

Vais a tener un cierre de 2019 igual de ocupado. Barcelona, Andorra y Torredembarra el pasado fin de semana, Madrid el 21 de noviembre, en diciembre Lalín y Ferrol, y además ya tenéis fechas confirmadas para 2020. Supongo que el estar parados no va con vosotros. ¿Hay algún concierto del que tengáis un recuerdo imborrable?

Sería difícil quedarme con uno en concreto, siempre que salimos a la carretera hay conciertos que sentimos como especiales, pero si me tengo que mojar diría que cuando presentamos a King Sapo en Madrid hace un año en la sala Sol, hubieron mejores conciertos que ese, pero la gente solo había escuchado dos temas, y solo por la valentía de hacerlo así y por la respuesta del público ante canciones que nunca había escuchado lo hace probablemente mi favorito.

Para terminar, y evidenciando que la actividad va con vosotros, ¿tenéis ya nuevas ideas y material a la vista?

Sí, hay como para tres discos más… Supongo que pronto empezaremos a hacer una criba y trabajar sobre las ideas que más nos pongan, poner las canciones en pie y ver cuando nos metemos a grabar. Pero de momento tenemos un niño, que es gurú, y que nos reclama mucha atención, y en eso estamos.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.