8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: SOMAS CURE/ APHONNIC/ HAMLET

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube twitinst

Parecía que nunca llegaba el momento… pero llegó. ‘Facta Non Verba’, el segundo trabajo de LA SKALA DE RICHTER se ha ido retrasando según pasaban los meses y su lanzamiento parecía gafado en cierto sentido. Hace año y medio que grababan dos temas, ‘Mis Demonios’ y ‘Esclavo’, de manera aislada y publicados como un EP de título ‘Involución’. Este, había sido grabado en la Sala de Máquinas (Lorca/Murcia) bajo la producción de Carlos Santos, mezclado en Sadman Studios (Madrid) y masterizado en Fascination street studios (Sweden) por Jens Bögren. Buen tándem.

Un año después, en octubre de 2016, veía la luz ‘El Monte de Venus’, un videoclip espectacular dirigido por Ibón Antuñano en el que ya anunciaban esa esperada continuación de ‘Diabolus Notet’. Con el estreno llegaban los primeros detalles, como el título del álbum, la portada y datos técnicos: la grabación había sido junto a Carlos Santos (encargado también de la mezcla) e Irene Génova en Sadman, mientras que el mastering volvía a viajar a Suecia, a los Fascination Street de Jens Bogren. La cosa marchaba, y en diciembre habilitaban su reserva y ponían fecha: 2 de febrero. Por desgracia, antes de que llegara ese día, se producía un retraso por problemas de agenda del afamado productor a la hora de masterizar su trabajo, quedando el disco en stand by hasta nuevo aviso. Así, a finales de abril, el culebrón parecía llegar a buen puerto con final feliz, quedando el 22 de mayo como fecha definitiva. La pregunta es evidente. ¿Ha merecido la espera la pena?

La respuesta corta es que sí, que ‘Facta Non Verba’ se va a convertir en uno de esos trabajos que a finales de 2017 esté entre varias de las quinielas de los discos más destacados del año. La respuesta larga tiene algunos peros, pero esos vendrán con el paso de las líneas. Así, después de una espera tan larga, nueve canciones se antojan escasas, más si tenemos en cuenta que tanto ‘Esclavo’ como ‘Mis Demonios’ han sido modificadas para la ocasión para que el sonido sea uniforme y encaje con las nuevas composiciones, sonando mucho más contundentes y grandiosas. Eso, junto a un interludio nos deja cinco canciones nuevas y poco menos de veinticinco minutos de ellas como aliciente. La contundencia es la seña de identidad desde ‘La Duda’, con una batería que, con los tiempos que corren, es complicado que suene más orgánica. Por encima de ella, ‘Facta Non Verba’ es un disco guitarrero donde los riffs buscan ser protagonistas en casi todo el álbum, pero el Oscar al actor principal, sin desmerecer a sus compañeros, es para Juan. En un panorama cada vez más poblado, tiene ese toque distintivo para que una banda se aleje de lo genérico y darle un punto de frescura y originalidad del que carecen la mayoría. Su riqueza de registros y la manera de transmitirlo en sus letras es de las que no abunda, y con él ya tienen muchos puntos ganados.

Tras la conocida ‘El Monte de Venus’, ‘Incandescente’ es una muestra de alardes de voz con un estribillo que busca tocar la fibra mientras el cuarteto instrumental lucha por rayar a la misma altura, consiguiéndolo a base de potencia e intensidad. ‘XXII’ pone una primera parada, adentrándose en terrenos más densos y oscuros, sin dejar de lado la distorsión (solazo de guitarra incluido). En esas premisas de medio tiempo se mueve ‘Equilibrio’ en su arranque, si bien la van sumando elementos para crear un in crescendo que toca techo en su desenlace. Tras el interludio llegan las cortantes ‘Esclavo’ y ‘Mis Demonios’, quedando sólo por delante de ellas ‘Resurgir’. Puede que arriesgada no sea la palabra, pero sí se desmarcan del resto con una intro alargada para empezarla, instrumentalmente es la más trabajada y compleja, cuenta con la colaboración de Sara Grun (HIRANYA), y sus dos últimos minutos son el éxtasis del álbum… si no fuera porque no soy partidario de terminar con un fade-out.

Muchos puntos positivos para ‘Facta Non Verba’, y alguno negativo como su duración o el hecho de que en un festival reciente se pudiera comprar el álbum (antes de que llegara a los que lo reservaron) no restan méritos a un discazo semejante… que dicho sea de paso, han agotado en su edición física a los pocos días de su salida. A pesar de estos pequeños traspiés (de los que el lado positivo es que se aprende), LA SKALA DE RICHTER se cuelan por la puerta grande entre las bandas más prometedoras del panorama nacional. A defenderlo en directo y demostrar que todo lo que se ha grabado, es tal cual en vivo.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.