Completamos la tanda de publicaciones con motivo de la publicación de ‘Involution’, el tercer trabajo de MIND DRILLER. Después de conocer a Javix y V a través de nuestro test, y la entrevista a ellos dos junto Estefi, robamos un poco más de tiempo a V que nos haga este top 10 de discos que le han influenciado a la hora de cantar, componer y escribir. Y sí, justo como este artículo es la manera en la que fue concebida esta sección: no como una lista de nombres, ni siquiera con una frase de acompañamiento a cada uno como si fuera una obligación; sino con todo lo que hay detrás de cada álbum que cita.

Fotografía de cabecera: Revela’t Photography

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

 web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube instbandcicnotwit

Si tuviese que elegir los 10 discos que más me han influenciado, no sólo a la hora de cantar, sino también al componer las voces y letras de mis canciones, sin duda serían los siguientes:

1. KORN – Issues (1999)

Mi disco favorito de todos los tiempos. De hecho lo llevo tatuado en mi vientre. Aunque la gran mayoría de los seguidores de koRn se quedan con alguno de sus 3 primeros discos, para mí “Issues” tiene la combinación perfecta, pues sigue sonando a Nu-Metal, pero con un sonido mucho más contundente y oscuro. Tengo entendido que cuando compusieron este álbum, Jonathan Davis acaba de romper con su esposa, y en cada tema de este disco se respira una atmósfera muy oscura y decadente. Me flipan temazos como “Trash”, “4U”, “Wake up” o “Let get this party started”. Incluso los “interludios” del álbum me flipan. 16 tracks, ¡16 maravillas! Creo que es obvio lo mucho que koRn me ha influenciado. Pienso que se me nota tanto al cantar como al moverme y es algo que nunca negaré.

2. DEFTONES – White Pony (2000)

Mi segundo disco favorito, y también lo llevo tatuado, este en mi gemelo derecho (risas). No voy a mentir, aunque conocía a Deftones desde los 13 o 14 años, no me puse con ellos hasta los 20. Me habían insistido mucho con que escuchase este disco y no hacía ni caso, hasta que un día coges y dices “venga vamos allá”. ¡Recuerdo que me quedé flipado! Hasta tal punto que en este momento Deftones es mi banda favorita. “White Pony” fue un álbum de Nu-Metal, pero en él se empezó a coquetear con samplers y atmósferas digitales que le dieron una profundidad muy novedosa por aquellos tiempos. Difícil elegir algún tema, pero por decir alguno, “Feiticeira”, “Digital Bath”, “Passenger” (donde colabora Maynard James Keenan de Tool y APC) o “Knife Party” (el primer tema que me flipó de este disco). Quizás para Mind Driller no me haya influenciado demasiado Deftones, pero en mi otra banda, Adrenaline, la influencia es más que evidente.

3. LIMP BIZKIT – Chocolate Starfish and the Hot Dog Flavored Water (2000)

Se puede decir que “CSATHDFW” fue mi primer disco de metal. Corría el año 2000, y yo por aquel entonces no hacía más que escuchar a Eminem, pero no terminaba de entusiasmarme, se me hacía algo monótono. A la vez también le cogía a mi padre las cintas de Iron Maiden o Queen , pero le falta ese “flow” que sí encontraba en el rap. Entonces, un buen día, viendo la Mtv2, comenzó el videoclip de “Take a look around” de Limp Bizkit y creo que me quedé con la boca abierta durante media canción y luego empecé a dar saltos por el salón (¡Esto era lo mío, joder!). Compré el disco y me lo pasé a cinta de cassette también, para llevarlo en mi walkman. Lo rayé muchísimo. Para mí es el mejor álbum de LB. Sigue siendo comercial como su antecesor, pero los arreglos instrumentales y la profundidad de las guitarras aquí son una pasada. Temazos como “Boiler”, “Full Nelson” ¡o mi favorita “The One” dan buena fe de ello!

Aunque no me considero un buen rapero, siempre dejo algún detalle a modo de rap en algunas de mis canciones donde se ve mi influencia “Limpbizkera”.

4. INCUBUS – Light Grenades (2006)

Aunque mi disco favorito de ellos es “S.C.I.E.N.C.E.”, he de reconocer que me ha influenciado mucho más la manera de cantar de Brandon Boyd en los discos posteriores. Incubus es una banda que se ha ido “ablandando” con el tiempo y por ese motivo mucha gente ha renegado de ellos, pero no es mi caso. Reconozco que soy muy “de baladas” y melodías comerciales y este “Light Grenades” es buena prueba de ello. Creo que este disco tiene una buena combinación de baladas y canciones más movidas. Además es un álbum que personalmente significó mucho para mí y me trae muy buenos recuerdos. Temas como “Dig”, “Oil and Water” o “Rogues” hacen que se me caiga la baba!

5. LINKIN PARK – Hybrid Theory (2000)

Creo que queda bastante claro que soy de la generación “Nu-Metal”, y nos guste más o menos, hubo un disco que marcó una época y que batió todos los récords de ventas. Ese disco fue “Hybrid Theory”. Me da igual lo que digan los “puretas” del estilo, a mí me sigue pareciendo a día de hoy una obra maestra de principio a fin. Además es un disco breve y directo, y eso para mí es siempre un acierto. Consiguieron mezclar comercialidad con garra, rapeos con metal, melodías con riffs contundentes. Creo que Chester tenía, lo que yo considero, la voz perfecta para hacer metal. He estudiado mucho su modo de gritar para poder aprender de él. Una lástima que en un par de discos la banda perdiese el rumbo… El álbum son todo temazos, pero por decir alguno menos conocido: “Points of Authority”, “Pushing me away” o mi preferida, la arrolladora “A place for my head”.

6. MUDVAYNE – Lost and Found (2005)

Tardé bastante en considerarme fan de Mudvayne, pero he de reconocer que con “Lost and Found” terminaron de ganarme. Sí… los fans más “puros” me dirán lo de siempre, que “L.D.50” le da mil vueltas y bla, bla, bla… Pero yo soy un oyente que necesita canciones comerciales y no demasiado largas y por ese motivo me quedo con el disco que nos ocupa. ¿Quién iba a decirme que Chad Gray sería de mis mayores influencias? De él he aprendido a cómo desgarrar y gritar sin miedo a perder mi voz. Él siempre consigue transmitir esa rabia contenida, y en este álbum se respira esa esencia en cada tema. Cuando tengo un mal día, me pongo este disco, pego cuatro gritos y me hace el mismo efecto que una tila (risas). ¿Temas? Pues por ejemplo: “Forget to Remember”, “All that you are”, “Pushing Through” o la brutal “Rain.Sun.Gone” que contiene una de mis líneas favoritas de bajo jamás creadas.

7. SOUNDGARDEN – Superunknown (1994)

Mucho he tardado en sacar a la palestra a Chris Cornell. Lo amé con Soundgarden, lo amé con Audioslave y lo amé en solitario. Fue una gran pérdida, y aunque no tenga demasiado sentido, lo cierto es que me afectó bastante. Estuve un tiempo en estado de shock. Fue una gran influencia desde que empecé a cantar, de hecho lo primero que canté en mi vida en un local de ensayo fue una versión de “Like a Stone” de Audioslave. Pero bueno, centrándonos en el disco elegido, “Superunknown” me parece una de las grandes obras del grunge y el disco más completo de Soundgarden. En él dejaron totalmente atrás la esencia de los 80’ y se subieron al carro de la “depresión” de grupos como Nirvana o Alice in Chains, y lo curioso es que lograron un disco de 10’; algo más difícil de conseguir todavía, si miramos que contiene 16 canciones. Me quedo con: “Fell on black days”, “The day I tried to live”, “Head down” o “Fresh tendrils”.

8. STONE SOUR – Stone Sour (2002)

El 95% de los fans de Corey Taylor se tirarán de los pelos al ver que elijo un disco de Stone Sour en vez de Slipknot, pero lo cierto es que ningún álbum de estos últimos me parece “redondo”, y sin embargo este primer disco homónimo de los de Iowa, no sólo me parece perfecto de principio a fin, sino que además me ha influido mucho más vocalmente. Es curioso, porque aunque no me suelen comparar demasiado con Corey, yo es con uno de los vocalistas que más parecidos me encuentro. Volviendo al disco, este “Stone Sour” llegó en el mejor momento vocal de Corey Taylor, y se nota en sus desgarros, aún bestiales, pero a la vez vimos una faceta suya, mucho más melódica, desconocida hasta la fecha en Slipknot. Además el disco no suena demasiado bien, y eso me gusta, porque le da una esencia grunge de los 90’ que me flipa. Me quedo con temazos como: “Orchids”, “Monolith”, “Bother” o “Idle Hands”.

9. STATIC X – Shadow Zone (2003)

Aunque probablemente Static-X no estaría en la lista de mis 10 discos favoritos, he de reconocer que es la banda que más me ha influido, de lejos, a la hora de componer para Mind Driller. Como le digo a todo el mundo: “Soy más nu-metalero que un chándal adidas” (risas). Por eso, si buscas dentro del nu’, lo más cercano al industrial son bandas del estilo de Static, Powerman 5000 u otra banda que también me ha influenciado muchísimo, American Head Charge. En cuanto a este “Shadow Zone”, decir que me parece un disco prácticamente de 10’. Con él dejaron de ser tan repetitivos y previsibles para acercarse más a melodías comerciales. Creo que es un disco que tiene mucho más gancho que sus dos antecesores pero a la vez mantiene esa esencia que les dio a conocer. Me quedo con temas como: “Control it”, “So” y mi preferida “All in wait”.

10. ALICE IN CHAINS – Dirt (1992)

Finalizo la lista con el disco más antiguo de los 10 seleccionados. Es curioso, porque obviamente siempre he sabido de la existencia de Alice in Chains, de hecho ya escuchaba varios temas de ellos. Pero no fue hasta el año pasado que me puse a escuchar su discografía completa, que empecé a valorarlos como se merecen. Pero esa es la magia de la música, que perdura por el resto de los días y alguien como yo, después de tantos años, puede descubrir una joya como esta. Siempre me parecerá injusto que casi toda fama del grunge se la lleve Kurt Cobain. Y es que al escuchar AIC, te das cuenta de que Layne Staley conseguía algo que no he visto jamás en otra voz, y es deprimirte casi al instante. Escuchar los primeros álbumes de Alice in Chains es como coquetear con las drogas, si lo escuchas durante demasiado tiempo, corres el riesgo de caer en una depresión y no querer salir de ahí, es algo maravilloso a la vez que inquietante. Este “Dirt” es casi en su totalidad muy depresivo, y leyendo las letras te puedes hacer una idea de lo que pasaba por la cabeza de Layne. Uno de mis propósitos como cantante y como escritor es llegar al alma de mis oyetes, y él lo conseguía en casa párrafo. De los mejores voces que habrá jamás… Me quedo con “Rain when I die”, “Junkhead”, “Down in a hole”, “Angry chair” y con su eterno hit, “Would?”.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.