8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: ALICE IN CHAINS / BLACK LABEL SOCIETY / PANTERA

 Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Aunque originalmente nuestras reseñas lucían de una manera distinta a la actual, fuimos adornándolas con el paso de los años. Lo primordial siempre fue el vídeo (si lo hubiera) y reproductor de Spotify para facilitar de la mejor manera la escucha de la banda en cuestión. Posteriormente añadimos los enlaces a sus redes, y también incorporamos la línea de “Grupos Relacionados”. Hacemos esta introducción con MAD-ERA porque pocos sellos/agencias se lo curran tanto como Blood Fire Death a la hora de hacerte llegar las copias de sus trabajos.

Sobrecito marca de la casa, hoja promocional, sin clichés ni gilipolleces que lees una y otra vez (es triste, pero en muchas ocasiones están más curradas que alguna reseña del propio álbum que se leen por ahí), y también un apartado de cabecera, “para fans de”. No es algo nuevo que no se haya visto en otros sitios, pero vaya por delante que tomamos prestado (o copiamos directamente) la idea después de verla una y otra vez. Hoy en día las etiquetas son casi una obligación para que algunos se tomen la molestia de escuchar algunos grupos, y muchas veces también ayuda ver alguna de tus formaciones de cabecera relacionadas con tu (posible) nuevo descubrimiento. En ocasiones nosotros lo unimos a grupos anteriores, posteriores o proyectos paralelos del protagonista, pero en su mayor parte, intentamos que la conexión venga de su sonido.

Y en estas que te llega ‘Electricmegablack’ y ves que es para seguidores de BLACK SABBATH, KORN, BLACK LABEL SOCIETY, PANTERA y ALICE IN CHAINS. Pongo el foco especialmente en los tres últimos nombres, y es que aunque este tipo de detalles sirven para hacerte una pequeña idea de a qué pueden sonar, en esta ocasión prácticamente lo han clavado. Es evidente que buena parte de la atención se la lleva Robert Navajas por sus dos labores: guitarrísticamente hablando, es innegable la influencia de Dimebag y Zakk Wylde, y vocalmente en muchísimos momentos se acerca al gran Layne Staley. ¿Demasiado peso relacionarlo con ese nombre? No os creáis.

Como digo, esto sólo sirve para hacerse una ligera idea de a qué suenan MAD-ERA. “Mientras ‘Mermaids’ y ‘Facebreaker’ se van desplegando, sabes que has dado con algo especial” nos dicen; de verdad, que en esta ocasión no miente en absoluto la nota informativa. La primera sirve como intro (quizás algo prescindible, todo hay que decirlo), pero cuando entra el riff principal de la segunda, sabes que estás ante algo que merece muchísimo la pena. Ese aire sureño de las cuerdas, la decadencia vocal, una base rítmica que llena todo… porque hay que decir que en PANTERA la labor de Rex y Vinnie era fundamental, especialmente en vivo, y a la hora del solo de turno había que estar ahí; aquí no es una excepción. El trío madrileño se basta y se sobra para sonar como una apisonadora, y hago hincapié en el sonido de la batería tan natural de Luis, especialmente en el bombo, cuando estamos acostumbrados a lo artificial. Solo con ella, con una canción, ya dan muestras de todo su potencial y de por qué terrenos se van a mover. Continuando con el sonido, es el propio Robert el encargado de la producción en su propio estudio, mientras que Brett Caldas ha hecho el máster final.

En ‘Ambitious’ se tornan oscuros sin perder un ápice de potencia, rememorando en algún momento a otras de sus influencias, Sabbath. En ‘Justice?’ es la voz la que se torna protagonista con un aura que te atrapa, dejando la caña fluir en ‘Addiction’, de nuevo con la sombra de AIC más que presente (con ese título, ¿cómo no?). No hay que olvidar que de las bandas de Seattle, eran de las que tenían un sonido más metálico; amigos personales de los miembros de PANTERA, además, giraron juntos. Ay, esos 90… Pero volvemos al presente, y es que el mérito de MAD-ERA es juntar esas dos influencias de una manera sublime, por mucho que el dicho diga que las comparaciones son odiosas. Algo más rockera y luminosa resulta ‘Running Low’, mientras que con ‘Melt’ chocan con un muro. Principalmente, el de la guitarra, cortante, seca y en una onda más ¿industrial? Intentan encontrar en la simpleza inicial un gancho que tarda en encontrarse, alargándose quizás en exceso. Cuando en su mitad tornan a otra senda y se centran en la música, es otro cantar, mejorando sustancialmente y poniendo los mimbres de ‘Brain’, más atmosférica y que recuerda a los GOJIRA recientes ambientales de ‘Magma’ o ‘The Shooting Star’.

Por delante sólo resta un interludio, ‘Grief’, y ‘The Power of Healing’, un medio tiempo necesario para poner una guinda distinta a todo lo anterior, de nuevo, buscando sorprender… y consiguiéndolo, moviéndose como peces en el agua en otras sonoridades más limpias. Venga, ¿les pongo algún pero? Nunca entendí que en sus vídeos algunos miembros de la banda en cuestión lleve una camiseta propia con su nombre. Algo malo (a mis ojos) tenían que tener.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.