8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
9.4

 Grupos relacionados: MASTODON / ADRIFT / NEUROSIS

 Facebook_-_iconoyoutube instbandcicno

Tras un EP publicado hace dos años, no podría ser mejor el sabor de boca que dejan MANO DE PIEDRA con su primer larga duración. Y para ello, nos volvemos a encontrar una multiedición con varios sellos implicados: The Braves Records, Base Record Production, Odio Sonoro, Hombre Montaña, Violence in the Veins, Hecatombe Records y La Fosa Nostra.

¿Sludge? Escuchando sólo unos compases de su propuesta, queda claro que sí. Pero quizás eso sería limitar mucho su sonido. Sonido en el que mucho tienen que ver Iago Lorenzo, encargado de la producción, grabación y mezcla (AMPLIFIER, VOLTAICA, AGORAPHOBIA…) y Robin Schmidt, que se ocupó del master (BLACK KEYS, PLACEBO, DON BROCO, BIFFY CLYRO…). La puesta de largo la tuvieron con el vídeo de ‘Ancient Gods’, tema que además abre el álbum. Aunque cierto es que entra por los ojos, bajo la dirección de Xácome Alcántara y con y Jacobo Veloso y Juan Mera como protagonistas (el segundo, campeón de España de Kickboxing en 2018), la verdad es que lo que salta por los aires es la contundencia de su propuesta. Y está claro que hay un nombre que viene a la cabeza: el de los primeros MASTODON. Esa garra tan sucia, esa energía, esos pasajes incluso rozando el doom en algunos momentos son deudores de aquellos tiempos. Pero no hay que irse muy lejos para buscar otros referentes, y es que ADRIFT también son un buen ejemplo de a qué se asemejan MANO DE PIEDRA. Y teniendo en cuenta el mastodóntico ‘Pure’ que se sacaron de la manga hace poco, eso son palabras mayores.

Y es que además, las similitudes con los de Atlanta también tiran por tener a un tipo que, además de aporrear la batería, canta; aunque el registro de David Durán sea muy distinto del melódico de Brann Dailor, y es que el pontevedrés berrea que da gusto. Pero el juego a doble voz, en el que Nano Galez (también batería) tiene mucho que decir, enriquece su sonido una barbaridad. Éste se empieza a dejar notar en la densa y pesada ‘Storm of Axes’, que en su último minuto aviva una llama que estaba a medio gas. Ésta, arde de una manera poderosa en ‘We Are Sickness’, de lo más directo y a cuchillo que podemos encontrar en el álbum. En el otro lado de la balanza encontramos composiciones más complejas y trabajadas como ‘The Damned’, en la que los cambios de ritmo aportan dinamismo, con tres últimos minutos instrumentales que son un espectáculo para los oídos. Puede que su lado más pesado en ‘The Rapture’ y ‘Oroku’ se me termine haciendo algo repetitivo, pero en los envites en los que suben algo las revoluciones, me ganan. Y eso lo hacen de lujo en ‘Abyss Sleeper’, con la percusión como timón en muchos momentos, y en la guinda que da título al disco y lo cierra, ‘Today’s Ashes’, igual de enérgicos, pero más atmosféricos. Un debut que merece mucho la pena.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.