En los últimos meses se han leído en las redes sociales y distintos artículos de medios que 2016 está siendo un año funesto para la música, con una cantidad enorme de nombres que nos han dejado. Es ley de vida que llegará el día en el que algunos artistas con los que crecimos ya no estén. Ya 2015 no terminó del todo bien, con la muerte de Lemmy Kilmister de MOTORHEAD (70) el 28 de diciembre; tres semanas antes, Scott Weiland de STONE TEMPLE PILOTS y VELVET REVOLVER fallecía en el autobús de gira de THE WILDABOUTS. El 10 de enero nos dejaba David Bowie, dos días después de cumplir 69 años y de editar un ‘Blackstar’ donde, a posteriori, se veían claros mensajes de la batalla con la que había tenido que lidiar en los últimos meses de su vida. Por mencionar sólo algunas, el mismo mes nos dejaba Glenn Frey de EAGLES (67) y Jimmy Bain, bajista de Dio y RAINBOW (68). En febrero, Maurice White de EARTH, WIND & FIRE (74) y Piotr Grudziński de RIVERSIDE (40). En marzo Keith Emerson de EMERSON, LAKE & PALMER (71) y Prince (56) en abril. Nick Menza (51), después de su truncaba vuelta a MEGADETH, sufrió un infarto sobre el escenario en mayo mientras tocaba con OHM. Y ya en el mes de agosto, han fallecido James Wooley (51), que fuera teclista de NINE INCH NAILS durante la época de ‘Broken’ y el inicio del Self Destruct Tour y Matt Roberts (38), ex-guitarrista de 3 DOORS DOWN. Son sólo unos ejemplos.

Los pongo de diversos tipos y géneros musicales, además de con sus edades correspondientes, para enfatizar que igual que decía al comienzo de este texto, es ley de vida que algunos vayan desapareciendo, hay otros que nos pillan por sorpresa y no sabemos muy bien cómo encajar la noticia. Figuras conocidas a nivel mundial y otros nombres que sólo saben una minoría. Algunos mueren por causas naturales, otros por enfermedad, por excesos, por enfermedades derivadas de esos excesos… No he citado en el primer párrafo el caso de Tom Searle, guitarrista fundador de ARCHITECTS y principal compositor de los ingleses. El 21 de agosto, las redes sociales de la banda nos sorprendían con un emotivo comunicado de su hermano, Dan, donde informaban del suceso. Sólo tenía 28 años. En los últimos 15 meses se había tenido que ausentar de varios conciertos sin motivo aparente, también cancelaban el tramo de gira de festivales de verano recientemente, pero ha sido hace poco cuando hemos sabido que se le diagnosticó cáncer hace tres años. Por desgracia es una enfermedad que no sabe de edades ni de personas, y que cada vez toca de cerca a más gente, porque quién más, quién menos, tiene casos alrededor, ya sean familiares, personas cercanas o gente de tu entorno.

ARCHITECTS se desmarcaban de la moda imperante de vender humo a través de teasers y mierdas varias anunciando a principios de marzo un nuevo álbum, ‘All Our Gods Have Abandoned Us’ (aquí su reseña), y en la misma semana ya teníamos el primer adelanto, ‘A Match Made In Heaven’. Después llegarían ‘Gone With The Wind’ y ‘Downfall’. En ellas, así como en otras cuando editaron el álbum, encontrábamos referencias claras al momento por el que pasaba Tom… sin saberlo. Igual que había ocurrido hacía unos meses con Bowie cuando publicó los videoclips de ‘Blackstar’ y ‘Lazarus’. En una entrevista de Rockzone a Sam Carter (fueron portada del número 126), entre otros temas, trataron el de un tema tan especial como ‘Memento Mori’; una canción atípica, oscura y con la aparición de algunas frases del filósofo Alan Watts y cuyo videolyric (realizado por TSArtwork) podéis ver al final de esta entrada; la parada que tiene pasados los cinco minutos con un tic tac de fondo pone los pelos de punta. Cuatro días después de la muerte de Tom, el propio grupo, en una publicación, declaraba que ‘Gone With The Wind’ sería ahora entendida en un contexto en el que nunca hubieran querido que pasara, remarcando una frase: “A sickness with no remedy, except the ones inside of me”.

A veces no importa que estés cerca de cumplir 70 a que tengas 25: le pones pasión a tu manera de vivir. Originalmente este pequeño homenaje en forma de texto se iba a titular “Amarás la música sobre todas las cosas”, pero hay que ir un poco más allá y crear un mensaje más genérico, ampliarlo a cualquier ámbito cotidiano. La gente pierde el tiempo en cosas banales, pasajeras, superfluas y sin sustancia. Se dedican a malgastarlo sin pensar en que podrían ocuparlo con algo que realmente merece la pena; al menos, que lo merezca para cada uno. Problemas tiene todo el mundo, algunos (por desgracia) no tienen solución, pero no creo que lleguemos a ser conscientes de todas las oportunidades que dejamos pasar cada día para ser, por decirlo de alguna manera, menos infelices. En el caso de Tom era la música, aprovechando hasta el último segundo de su vida, ya fuera girando o componiendo; pero cada uno tiene que encontrar su camino, su momento y sus inquietudes, ese algo que te impulse cada día y te cambie la expresión de tu cara. ¿De qué te sirve estar más pendiente de lo que está por venir que de disfrutar el momento con algo que te haga feliz? Algo que realmente te dé la sensación de que da sentido a tu vida. La red, cada vez más, está llena de esos ejemplos de gente infeliz que no se sabe muy bien por qué, ocupa sus horas criticando todo lo que no les gusta; la vida real, al otro lado de la pantalla, también está plagada de estos casos. Una espiral tóxica de negatividad de la que difícilmente se puede salir, retroalimentándose día a día de comportamientos semejantes. Parece que un sector de la población ha encontrado su zona de confort en estar cabreado y amargado todo el día. Necesitan una antítesis a la que enfrentarse, y por extensión, tienen que enfadar a los demás. Sin ir más lejos, volviendo al primer párrafo y a las figuras más ilustres ahí citadas, parece que no se les pueda reconocer su figura a través de un pequeño homenaje en forma de vídeo (o palabras) en tus redes sociales; o donde te salga de las narices. No se trata de ser el fan número 1 de cada músico o banda ni tener todos sus discos, ni de poner cada día una de sus canciones para demostrar más que nadie, que parece que de eso va el mundo ahora, de apariencias. Vivid y dejad vivir, sed felices con lo que hacéis porque “… recuerda que puedes morir”.

As above, so below dismantled piece by piece
What’s left will not decease
As within, so without
The seasons bring relief let me live and die in peace

(Let me live and die in peace
Let me live and die in peace
Let me live and die in peace
Let me live and die in peace)

I will be consumed
Returned into the Earth
Only passing through
Nothing left to hold on to
Like the thaw against the snow into the undertow
Cut the cord and cast me out
And cast me out 

It’s a promise that you cannot break
Was your life worth dying for?
The universe survives on give and take
Death is an open door

It’s a promise that you cannot break
Was your life worth dying for?
The universe survives on give and take
Decay’s the only law

As above
So below
Dismantled piece by piece
What’s left cannot decease
As within
So without
The seasons bring relief
Just let me live and die in peace 

Change, and everything is change
Nothing can be held onto
To the degree that you go with a stream
You see, you are still, you’re flowing with it

But to the degree you resist the stream
Then you notice that the current
Is rushing past you and fighting you
So swim with it, go with it
And you’re there. You’re at rest 

It’ll wear you down through skin
And bone through skin and bone
It’s as if my mind has a mind of its own has a mind of its own 

It’ll wear you down through skin
And bone through skin and bone
It’s as if my mind has a mind of its own has a mind of its own

When my heart skips two beats
I am hidden deep fast asleep
The sea will part where oceans meet
Finally complete

It’s a promise that you cannot break
Was your life worth dying for?
The universe survives on give and take
Death is an open door

It’s a promise that you cannot break
Was your life worth dying for?
The universe survives on give and take
Decay’s the only law

Swan song
A declaration of endlessness
I swear I will not look back
As I return into the black
When the veil lifts
How will I know? How will I know?
Will I see God?

As above
So below
Dismantled piece by piece
What’s left cannot decease
As within
So without
The seasons bring relief
Just let me live and die in peace 

You can’t hang onto yourself
You don’t have to try not to hang onto yourself
It can’t be done, and that is Salvation
Memento Mori; be mindful of death

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.