6.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: DEPECHE MODE/ NINE INCH NAILS/ 

 Facebook_-_iconoyoutube bandcicno

Aunque formados hace ocho años como proyecto paralelos para músicos de otras formaciones, los sevillanos MORDIDA no editaron su debut hasta finales de 2017, dejando alguna composición en forma de EP entre medias, con los distintos volúmenes de ‘End of Infinity’. Formados por J. Lavado (guitarras), M. Jiménez (batería y programaciones), D. Martínez (bajo, sintetizadores y teclados) y J. Almero (voces), nos presentan en algo más de media hora las bases de su sonido, amparado en sintetizadores y programaciones sobre las que guitarra, bajo y batería suman. La producción podría haber sido un poco más pulida, pero entraríamos en el terreno de si para este tipo de grupos se antoja artificial, consiguiendo un producto crudo y minimalista.

‘The Wind Ashes’ es un álbum con ocho temas que sirven como carta de presentación con buenos momentos, y otros que parecen pedir ese “algo más” que no termina de llegar, pecando de no conseguir un giro o cambio, quedándose por momentos en ondas demasiado lineales que cumple para escuchar de manera relajada. ‘The River’, por ejemplo, es de las composiciones que más redondas les han quedado, y además se encarga de abrir el disco. Un arranque atmosférico se convierte en un crescendo donde la guitarra se encarga de poner orden. Más electrónica es ‘Never Come Back’, con una estructura relativamente parecida que desemboca en una angustia final, transmitida principalmente por la voz.

‘Dissapear’ bebe de los NINE INCH NAILS más maquineros (y experimentales) en sus primeros segundos, pero termina por diluirse en algunos tramos. Los cambios a los que hacía referencia más arriba se evidencian en cortes como ‘Winds of War’ (en la que lucen las baterías programadas) o ‘Waiting for the Moon’, aunque la segunda intenta despegar en su último tramo. La senda calmada remonta el vuelo en las líneas vocales de ‘The Choice’, pero vuelven a la monotonía en ‘Sky of Blood’. Eso sí, ‘Ending of the Tunnel’ supone un final notable con dos mitades muy diferenciadas entre sí y el eco de “… I don’t want to live” resonando en tu cabeza mientras la melodía de guitarra la acompaña. Estaremos atentos a su evolución.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.