miradalistab

 

Después de altos y bajos, de generar decenas de etiquetas distintas para géneros derivados del rock y el heavy metal, y tras unos años 90 en el que el ascenso de lo alternativo cobró protagonismo, con la entrada del siglo XXI llegó una expansión del metal (o al que muchos decidieron llamar numetal, agrupando bajo ese término cualquier cosa nueva que saltara a la fama) como no se había visto hasta el momento. La Mtv fue la que aupó en décadas anteriores a numerosas bandas a lo más alto por la constante emisión de sus vídeos, y en cierto modo, ocurrió lo mismo en los primeros compases del nuevo siglo… ampliable a los últimos coletazos del anterior. Sólo que aguantar en lo más alto se convirtió en una tarea tan complicada que pocos resistieron el envite y están activos (y a buen nivel) a día de hoy. Y muchos de los que siguen ahí, todavía son recordados por lo que hicieron hace diez o quince años.

Primero hay que ponerse en situación. Además del amparo de una cadena de televisión, con la llegada del siglo XXI comenzó esa era digital que de aquí a no mucho (si no lo está ya) será un descontrol total. Y sin darnos cuenta, también el consumo de canciones, y no tanto de discos. En 1999 llegaba Napster con su intercambio gratuito (e ilegal) de archivos mp3 a través de su red peer-to-peer. Y todo antes del citado siglo XXI. Su boom tuvo lugar en el año 2000, con el juicio de METALLICA por la filtración de su tema ‘I Disappear’, una composición inédita que iba a ser incluida en la banda sonora de la segunda parte de Misión Imposible. Esa lucha entre un grupo todopoderoso y los creadores del programa dio paso a una división entre quienes apoyaban a unos y los que tomaban cartas por el otro bando; tres lustros después hemos visto que intentar poner freno a aquello era como quien quiere poner barreras al campo. Siempre había otra salida. Napster cayó, pero llegaron (o ya estaban como alternativa) Audiogalaxy, eDonkey, eMule, Kazaa, WinMX, IRC, Soulseek… y ahora tenemos torrents y almacenamientos virtuales (muchos de ellos privados) que demuestran que la piratería que empezó casi una manera aislada, se ha convertido en un potro desbocado, en un Ferrari sin frenos y una epidemia que ha contagiado a todos los usuarios.

Por esa época, quien más quien menos, tenía un acceso a un ordenador, pero a una conexión de velocidad baja. ¿Qué ocurría? Que empezábamos a tener acceso a distintas bandas de las que ahora se definen como emergentes; pero en pequeñas dosis. Las canciones que veíamos en determinados vídeos, era las que intentábamos tener y las que queríamos escuchar. Si querías el disco, muchos todavía estábamos en la situación de comprarlo; incluso los singles. No lo descargabas ni lo escuchabas al instante en Spotify. Eso hizo que un gran número de formaciones que tuvieron su momento de gloria lo hicieran al más puro estilo one-hit-wonder. ¿Qué tenían más de una y de dos canciones que merecían la pena? Pues sí, había muchos casos que sí, pero muchísimos otros fueron víctimas de su propio éxito, ahogándose en la fama que les dieron un puñado de canciones.

Como en todo movimiento de este tipo, había figuras que destacaban por méritos propios. Ahí estuvo Ross Robinson con sus producciones en varios discos. Los más conocidos de inicio, los dos primeros de KORN, ‘Roots’ de SEPULTURA, ‘The Burning Red’ de MACHINE HEAD y los debuts de LIMP BIZKIT, COLD y SOULFLY. Después llegaría su lucha contra algunos de ellos y su famoso “muerte al numetal”, comandado por grupos como SLIPKNOT (trabajó con ellos en su disco homónimo y ‘Iowa’), AMEN, GLASSJAW y AT THE DRIVE-IN, intentando desmarcarse de un encasillamiento que se había convertido en algo inevitable. Su reputación no bajaría, pero si su ritmo de trabajo y la notoriedad de sus discos producidos. Curiosamente, y en cierta manera, todo gira y vuelve (que diría TENPEL); Robinson no terminó bien con KORN y volvió a trabajar con ellos casi dos décadas después. Aunque la frase se puede aplicar a un montón de casos distintos de distintos sucesos que han tenido lugar desde entonces hasta el momento presente.

También miembros de distintos grupos haciendo de padrinos de otros. El Family Values de 1998 unió a KORN y LIMP BIZKIT, bien acompañados de ICE CUBE (INCUBUS ocupó su lugar en algunas fechas), ORGY y RAMMSTEIN. Después llegarían ediciones con STAIND, FILTER, PRIMUS, THE CRYSTAL METHOD, STONE TEMPLE PILOTS, LINKIN PARK, PUDDLE OF MUDD, STAIND, STATIC-X… y KORN retomaría las riendas en 2006 con, entre otros, DEFTONES, STONE SOUR, DEADSY o 10 YEARS, ampliando fronteras al año siguiente con EVANESCENCE, ATREYU, HELLYEAH, FIVE FINGER DEATH PUNCH, BLOODSIMPLE… La unión hacía la fuerza, igual que el Ozzfest, que vivió su mejor época en los primeros compases de la década del 00’. Fred Durst de LIMP BIZKIT lanzó las carreras de COLD, STAIND o PUDDLE OF MUDD… En realidad hubo un gran número de giras, festivales, lanzamientos, colaboraciones o reuniones que juntaban a varios grupos de la época. El citado Family Values fue uno, pudiendo encontrar material del 98, del 2006 o de KORN recientemente en 2013. ‘Pledge of Allegiance Tour: Live Concert Recording’ incluía canciones de SYSTEM OF A DOWN, SLIPKNOT, MUDVAYNE, AMERICAN HEAD CHARGE y NO ONE en la gira que les juntó en 2001. Algunos repitieron en ‘Tatto The Earth Tour’. ‘Music as a Weapon II Tour’, lo mismo pero con DISTURBED, CHEVELLE, TAPROOT y UNLOCO. En la web oficial del Ozzfest hay un despiece de los grupos que han pasado por sus distintas ediciones, y buena parte de los de sus primeras ediciones están citados en este reportaje. En YouTube hay innumerables vídeos de todas las épocas. Por descontado, los festivales en Europa empezaron a contar año tras año con buena parte de las bandas más punteras. Y no sólo en el viejo continente. Woodstock 99 fue una fiesta de la música en la que actuaron Kid Rock, RED HOT CHILI PEPPERS, RAGE AGAINST THE MACHINE, KORN, LIMP BIZKIT, GODSMACK, SEVENDUST… Dos años después, en la tercera edición del Rock in Rio, pasaron por el escenario PAPA ROACH y DEFTONES. En ediciones posteriores (también en otros países), han contado en sus carteles con SLIPKNOT, RED HOT CHILI PEPPERS, STONE SOUR, SYSTEM OF A DOWN

Pero también encontramos juntos a muchos en distintos recopilatorios y bandas sonoras. FEAR FACTORY firmaron el tema principal de ‘Saw’, y MUDVAYNE de la segunda; en ésta, también estaban PAPA ROACH, SEVENDUST, BLOODSIMPLE…  convirtiéndose en algo habitual en entregas posteriores, por las que pasarían DISTURBED, STATIC-X, DROWNING POOL y un largo etcétera. Lo mismo ocurrió en las distintas películas de la saga ‘Resident Evil’, por la pasaron SLIPKNOT, ADEMA, COAL CHAMBER, FIVE POINTE O, SALIVA o 36 CRAZTYFISTS entre otros. En la de ‘Dracula 2000’ se juntaron POWERMAN 5000, SOAD, STATIC-X, (HED) PE, TAPROOT… También sirven como ejemplos ‘Freddy Vs. Jason’, las de ‘Underworld’, ‘The Texas Chainsaw Massacre: The Album’ y hasta ‘Matrix’. También hay que recordar el trabajo de Jonathan Davis en ‘Queen of the Damned’, con distintos artistas. Y aunque sólo sea de pasada, hay que citar ‘Spawn: The Album’ con la unión de metal con electrónica y sonidos industriales.

En el año 2000 llegó el homenaje a Lynn Strait de SNOT bajo el título de ‘Strait Up’ con los cantantes de KORN, SLIPKNOT, SOULFLY, SOAD, COAL CHAMBER y muchos más rindiendo tributo al vocalista fallecido, pudiendo ver a varios de los involucrados en el vídeo de ‘Angel Son’. Unos años después, distintos músicos se unirían para crear ‘A Song for Chi’, llamando a la donación para conseguir fondos para los cuidados de Chi Cheng, bajista de DEFTONES. Los distintos volúmenes de ‘Nativity in Black’ también juntaron tanto bandas emergentes como pesos pesados del panorama para versionar a BLACK SABBATH (en este enlace el primero; aquí el segundo, y por último, el tercero).

Entre las discográficas puntales, Roadrunner se encargó de cientos de lanzamientos. Todo sumaba, y el sello que parecía dominar el mundo del metal, poco a poco se fue debilitando a medida que la industria se desmoronaba. En el fondo da un poco de pena ver el plantel actual comparado con el de hace no mucho tiempo. Aguantan SLIPKNOT, STONE SOUR, THEORY OF A DEATH MAN, KILLSWITCH ENGAGE y TRIVIUM, se han sumado en los últimos años nombres como OPETH, RUSH, DREAM THEATER o GOJIRA, han dado cabida a jóvenes promesas como MARMOZETS, pero el número que se ha quedado por el camino es interminable. Empezaron en los 80, tuvieron discos míticos en los 90, pero con la diversificación del año 2000 dieron cabida a casi todo, pagando un precio muy alto y perdiendo una de sus mayores señas de identidad. El disco ‘Roadrunner United’ fue una celebración en toda regla, congregando a más de cincuenta músicos (de más de cuarenta bandas) para crear dieciocho temas nuevos (su documental con la manera en la que lo realizaron resulta de lo más curioso), festejando después en diciembre de 2005 los veinticinco años de la discográfica en un concierto único repasando buena parte de los himnos a lo largo de su historia.

Ya hemos nombrado un montón de grupos, pero ¿cuándo nace el numetal? ¿Qué es? ¿Quiénes fueron los primeros grupos definidos como tales? ¿Tiene su origen en la mezcla de rap y metal, o en la afinación de las guitarras y los riffs que tocaban con ellas? ¿Cuáles fueron sus máximos exponentes? Las respuestas son variopintas según quien hable; con nexos en común, pero variaciones, lo que es un argumento de peso para indicar que el numetal fue más un movimiento donde se intentó englobar varios estilos (y demasiadas bandas) que una etiqueta musical al uso como podía ser el thrash metal, death, black… Algo habitual es citar a X grupo como tal, para que alguien venga a rebatirte que no; y viceversa. En definitiva, era lo que cada uno quisiera que fuera.

Artistas como BEASTIE BOYS, CYPRESS HILL o RUN DMC incorporaban sonidos duros a su música. Estos últimos, se juntarían con AEROSMITH en 1986 para un ‘Walk This Way’ mítico (diez años después de la original).En 1987, ANTHRAX grabarían ‘I’m The Man’, donde sentaban algunas de las bases que vendrían después; cuatro años más tarde, sin ir más lejos, colaborarían con PUBLIC ENEMY en una revisión de ‘Bring The Noise’. Y continuando con uniones, SIR MIX-A-LOT se acompañarían de METAL CHURCH para, tomando de base el riff de ‘Iron Man’ de BLACK SABBATH, llevarlo a su terreno en una mezcla curiosa. Y Ice-T fundó BODY COUNT en 1990, donde confluían múltiples influencias. En la segunda mitad de la década de los 80, RED HOT CHILI PEPPERS y FAITH NO MORE daban sus primeros pasos discográficos; más rockeros que metálicos, todo hay que decirlo, especialmente los primeros. Formados en Los Angeles en 1983 y tirando hacia el funk, sus tres primeros trabajos apenas tuvieron repercusión mediática (aunque les sirvió para rodarse y cambiar unas cuantas veces de formación); fue con ‘Mother’s Milk’ (entrando para él John Frusciante como guitarrista tras la muerte por sobredosis de Hillel Slovak) cuando empezaron a atraer atención, principalmente por sus versiones de Stevie Wonder, ‘Higher Ground’, y ‘Fire’ de Jimmy Hendrix (que ya habían presentado en un EP en 1988, ‘The Abbey Road E.P’, en el que parodiaban la mítica portada de THE BEATLES… con tan solo un calcetín puesto en sus partes íntimas). FAITH NO MORE venían de San Francisco, y les ocurrió algo parecido. Sus dos primeros trabajos con Chuck Mosley como cantante sentaron las bases de lo que vendría después, pero les faltaba algo. Ese algo, o alguien, era Mike Patton, con quien empezaron a despegar en 1989 con esa maravilla titulada ‘The Real Thing’ (aquí en Miradatrás), con ‘Epic’, ‘Falling to Pieces, ‘From Out to Nowhere’, ‘Surprise! You’re Dead’…  Pero fue con la entrada de los 90 donde ambas formaciones se consolidaron.

Los Peppers se convirtieron en superventas casi de la noche a la mañana con ‘Blood Sugar Sex Magik’, gracias al buen puñado de singles que sacaron de él, y especialmente por ‘Under The Bridge’ y ‘Give It Away’. La fama les pasó factura en forma de todo tipo de excesos, cambiando de nuevo de guitarra y entrando Dave Navarro (de JANE’S ADDICTION, otros que pusieron su granito de arena) para ‘One Hot Minute’, mientras su anterior miembro se hundía en un infierno del que dio cumplida cuenta Johnny Depp en un documental. No fue el único suceso que les tocó de cerca con las drogas como fondo, ya que el joven actor River Phoenix murió de sobredosis en The Viper Room en Holywood, local en el que iba a tocar junto al propio Depp y Flea. La experiencia con Navarro no fue como esperaban, con un sonido más experimental, y darían media vuelta para volver con John y publicar con él ‘Californication’ (su disco más vendido y de mayor éxito), en el que todavía quedaba algo del grupo que saltó al estrellato casi una década después (‘Around The World’, ‘Right On Time’), pero que poco a poco se fue centrando en composiciones más propias del rock alternativo, como el tema título, ‘Otherside’, ‘Scar Tissue’ o ‘Parallel Universe’. En lanzamientos posteriores fueron abrazando esa nueva vertiente de su sonido, dejándose por el camino el rap, el funk y la intensidad de sus inicios para llegar cada vez a un mayor número de público. Para el recuerdo quedan sus actuaciones multitudinarias en Woodstock (tanto en 1994 vestidos de bombillas como en 1999) y en Rock in Rio 2001.

FNM, por su parte, después de asomarse al panorama con el debut de Mike Patton, consiguieron algo único en sus tres obras posteriores: que nadie se pusiera de acuerdo en cuál de todas ellas era mejor. Unos se quedaban con la madurez compositiva de ‘Angel Dust’, otros con la experimentación de ‘King for a Day… Fool for a Lifetime’ y unos terceros con lo que supuso su carta de despedida inesperada, ‘Album of the Year’, que aunque más irregular y de digestión más complicada, tenía su encanto. Temas como ‘Midlife Crisis’, ‘Diggin’ the Grave’, ‘Ashes to Ashes’, ‘Last Cup of Sorrow’ o ‘Stripsearch’ fueron algunas de las más representativas de su trayectoria. También la versión de ‘Easy’ de Lionel Richie (años antes hicieron lo propio con ‘War Pigs’ de BLACK SABBATH). Pero menos de un año después de su última obra, un comunicado anunció su disolución, dedicándose algunos de sus miembros a otros proyectos, siendo el más activo su vocalista, especialmente con MR. BUNGLE y FANTOMAS. Pero de la misma manera que se fueron, volvieron; y por todo lo alto. En verano de 2009 actuaban en algunos festivales, y aunque se lo tomaron con relativa calma, en 2015 nos regalaron una nueva joya que añadir a su discográfica: ‘Sol Invictus’ (leer reseña). Una influencia clave, a todos los niveles, para todos los que vinieron después; nadie pudo nunca igualarlos, porque sencillamente, eran inimitables.

STUCK MOJO también aportaronlo suyo. Cuatro discos entre 1995 y el año 2000 les sirvieron para ser tildados como unos de los exponentes del rap metal gracias a los riffs del incombustible Rich Ward (después también en FOZZY con Chris Jericho) y las voces de Bonz en temas como ‘Pigwalk’ o ‘Rising’. Volvieron en 2005, con un par de nuevos trabajos y un ritmo intermitente. Actualmente, sólo con Ward y Frank Fontsere (batería), se sabe que editarán disco a mediados de 2016.Aunque antes (discográficamente hablando), otros precursores singulares e inimitables en su especie fueron RAGE AGAINST THE MACHINE. Tenían algo desde sus inicios. Incluso antes de sacar su debut homónimo tenían esa chispa incendiaria que podía poner todo patas arriba en una simple tienda de discos. Actitud se llama, algo de lo que últimamente estamos algo huérfanos. Una base rítmica de lo más sólida unida a la peculiar manera de Tom Morello de tocar su guitarra, cargando de efectos de todo tipo a sus composiciones, y un frontman como Zach de la Rocha, que además de cantar iba más allá en su mensaje, hicieron de RATM una de las bandas puntales de los 90. ‘Bombtrack’, ‘Wake Up’, ‘Freedom’, ‘Bullet in the Head’ o la colaboración de Maynard James Keenan de TOOL hicieron de ‘Rage Against the Machine’ uno de los mejores debuts de la historia de la música. ‘Evil Empire’ no le fue demasiado a la zaga con ‘Bulls on Parade’ o ‘People o the Sun’. En 1999 llegaría ‘The Battle of Los Angeles’, con otro buen puñado de singles como ‘Sleep Now in the Fire’ o ‘Testify’, presentándolo por todo lo alto en Woodstock 99, con su conocido incidente de la quema de la bandera estadounidense. Un año después llegaría ‘Renegades’, un disco de versiones que a la postre serviría como despedida, abandonando de la Rocha a sus compañeros. Estos formarían AUDIOSLAVE con Chris Cornell de SOUNDGARDEN, editando tres discos en cinco años, dejando los dos primeros muy buen sabor de boca (ahí quedaron ‘Cochise’, ‘Like a Stone’, ‘Show Me How to Live’, ‘Be Yourself…) y quedando el tercero relegado al olvido. En el año 2007 pondrían punto y final a la aventura, reformándose RATM para una serie de fechas en 2007, unas cuantas más en 2008, y poco más de una decena en los tres años posteriores. Una de ellas fue en el parque londinense de Finsbury, con motivo de la celebración del número 1 que consiguió ‘Killing in the Name Of’ en las listas navideñas de 2009 en el Reino Unido, y cuya historia os contamos en la reseña del DVD que editaron del evento, grabado en Finsbury Park. Su última aparición fue en el año 2011 en el L.A. Rising, y poco se ha sabido de ellos, más allá del nuevo proyecto de Tim Commerford, FUTURE USER, y de que Cornell abría la puerta a una nueva colaboración con los que fueron sus compañeros durante un tiempo. Con ellos, todo son rumores y suposiciones.

Leer segunda parte

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.