Seamos sinceros desde el principio: PAPA ROACH no son la mejor banda del planeta, pero los números la avalan. Publicaban en sus redes sociales el mismo día que cumplía 15 años ‘Infest’ que se habían vendido más de siete millones de copias; ningún otro de sus trabajos ha llegado a esas cotas, y dos décadas después, el número de discos vendidos (de toda su discografía) supera los 20 millones, que se dice poco. Hoy en día esos números son inviables para casi cualquier artista, no digamos ya de rock duro y metal. Pero ellos, igual que otros artistas coetáneos que vieron un éxito desmesurado e inesperado con la entrada del nuevo siglo. Y lo hicieron con veintipocos años, con todas las consecuencias que tiene para la gente joven el dinero y todo lo que viene con él. El año 2000 supuso un boom brutal en el que, cogiendo la primera frase de este artículo, seguramente no se hicieran los mejores álbumes de la historia, pero sí unos cuantos que calaron hondo en muchísimos adolescentes. Y ya dimos cumplida cuenta hace años en un amplio reportaje sobre aquellos años.

A mediados de los 90 ya tenían algunos EP y un disco autoeditado, que pasaron sin pena ni gloria hasta que Dreamworks se fijó en ellos. ‘Infest’ tiene su origen en el EP ‘Let’Em Know!’ un año antes, y ya con un sello detrás de ellos tuvieron los medios para grabar un álbum a la altura de las circunstancias. Tras un “…Welcome to the original Papa Roach soundfire… Viva La Cucaracha!” aparecía un tal Coby Dick rapeando presentándose a sí mismo y a su grupo. No mucho después cambiaría ese nombre artístico por el original, Jacoby Shaddix. Igual que con otros estilos y movimientos, la conexión de bandas como PAPA ROACH con el público adolescente fue instantánea, a nivel musical, letrístico, estético… No eran una maravilla ni presentaban algo tremendamente novedoso, pero tenían algo.

En ese algo también se incluía la emisión continua de ‘Last Resort’ en la MTV (años después, Shaddix, preentaría el programa MTV Scarred). Una generación perdida se identificaría de manera automática con su mensaje. Lo mismo sucedió con ‘Broken Home’, con Mr. Dick hablando de la fractura familiar en su casa y la relación con su padre. En ella y en  ‘Dead Cell’ el grupo explotaba su lado más enérgico personificado en un riff simple y el registro agresivo del cantante, igual que más adelante en ‘Blood Brothers’ (uno de sus temas más destacados que no llegó a single), colando entre medias ‘Between Angels And Insects’ con su estribillo tan pegadizo.

El mayor defecto de ‘Infest’ es su sobresaliente primera mitad. ¿Defecto? Bueno, quizás esa no es la palabra ideal, pero de ‘Revenge’ en adelante el trabajo bajaba enteros. Muchos. Ésta era un poco más oscura y de ritmo más pesado, ‘Snake’ no mejoraba ningún tema anterior (lo mejor, sus últimos segundos), ‘Never Enough’ tenía algún cambio de ritmo interesante, y ‘Binge’ era muy prescindible. ‘Thrown Away’, para cerrar, sí recuperaba algo de la garra inicial del disco, pero entre la mejor parte y ella había cuatro temas de relleno, pasables sin más. Pero volviendo a la realidad, era la época en la que la MTV volvía a ser punta de lanza para la música, y los singles y los videoclips mandaban.

Apoyados en su estatus, serían uno de los grupos punteros del Ozzfest del 2001 (compartiendo espacio en el escenario principal con consagrados como BLACK SABBATH o MARILYN MANSON junto a promesas como SLIPKNOT, DISTURBED, LINKIN PARK…). Después llegaría un digno sucesor como ‘Lovehatetragedy’ y un más flojo ‘Getting Away with Murder’. De ahí en adelante irían convirtiendo su estilo en algo más cercano al hard rock, tocando techo en ese aspecto con ‘The Paramour Sessions’ en 2006. Desde entonces, cinco trabajos editados con más bajos que altos, en una trayectoria que sobre todo, ha sido irregular. Cuando sacamos la reseña de ‘F.E.A.R’ dimos cuenta de ese cambio con el paso de los años, que visto lo visto por innumerables bandas de la época, fue lo mejor que pudieron hacer. Al menos para sobrevivir, y no tanto por calidad, ya que aunque con ‘Crooked Teeth‘ remontaron algo el vuelo, con la salida de ‘Who Do You Trust?‘ volvieron a decepcionar. Lo que no pueden negar es la importancia que sigue teniendo ‘Infest’ para ellos… directos incluidos. Os dejamos uno de la época con otro de hace unos años para que comparéis. Sí, nada menos que la mitad de su actuación basada en él.

20 años de 'Infest' de Papa Roach
9.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votos)
9.8

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.