Ante el anuncio de los primeros nombres del Resu, los comentarios en las redes son tan cansinos, como previsibles. Tomamos este ejemplo por ser el que más bandas ha confirmado de primeras, pero es aplicable a cualquier otro. Y además, si no te gusta lo que hay aquí, ¿no puedes ir al Rock Fest, al Leyendas, al Download, al Be Prog! My Friend o tantos otros que se celebrarán en 2018? Será por variedad… Recordamos que el título de esta sección tiene su origen en el capítulo de Padre de Familia donde Peter Griffin hace un programa en el que explica las cosas que le sacan de sus casillas (what really grinds my gears en inglés); aquí su vídeo. Aunque lo de reacciones a se ha puesto muy de moda en los últimos tiempos en YouTube.

Defendiendo la libertad de expresarse cada uno como quiera, a grandes rasgos los comentarios se dividen en:

Vaya mierda de cartel, no contéis conmigo este año

  • Vale, ya contarán con otros.

¿No hay otros grupos para ser cabezas? Son viejas glorias

  • Cuando la gente tiene razón, la tiene. Sí, viejunos que siguen atrayendo miles y miles de personas. No olvidemos que esto sigue siendo un negocio, y que lo suyo es que sea rentable. Si puede ser, cada vez más. ¿Qué grupo surgido en los últimos 10, 15 o 20 años tiene el mismo tirón que los nacidos en los 80 para seguir llenando estadios? Por mucho que algunos lleven más de un lustro despidiéndose.

Por 10 euros hace X años yo vi un cartel de hardcore puro y duro

  • Sí, pero si quieres seguir creciendo, hay que abrirse; y los cabezas de los últimos años hay que pagarlos). Más allá de eso, ¿quién iba a pensar que por un pueblecito como Viveiro iban a pasar bandas como KISS, SCORPIONS, IRON MAIDEN, RAMMSTEIN…? Y añado: estas son bandas por las que mucha gente se mueve exclusivamente; quizá así están descubriendo uno de los festivales mejor montados en nuestro país que, a pesar de las críticas reiterativas de un sector, sigue mejorando y creciendo. Después nos ponemos quisquillosos con que el mundo del rock y sus derivados es despreciado, pero los primeros en ser talibanes de gustos están dentro de ese propio submundo.

Se ha perdido la esencia inicial

  • Debe ser que no miran la cantidad de nombres chulos que hay en la letra pequeña, donde siguen siendo muy amos en lo suyo. Los carteles de hace una década tenían entre 10 y 20 nombres. Sólo hay que ver los de ahora; bueno, con los 50 de una primera tacada es suficiente.

Me faltan bla, bla, bla bla, bla… no me gusta el cartel

  • Bien, haz un crowdfunding para montar tu propio cartel en base a las agendas y cachés de todas esas bandas que te gustan, a ver a cuánta gente metes y si no palmas unos miles de euros. Es fácil jugar a ser Dios… o promotor sin arriesgar tu dinero, en este caso.

(Músico de X banda): ese cartel no vale nada

  • Puede que sea porque no esté tu banda. Una lástima que entre las que haya estén en torno a una veintena nacionales, alguna repitiendo aparición en el festival, otras estrenándose; algunas jóvenes, otras veteranas, e incluso las hay a punto de dejarlo. Eso sí, luego se nos llena la boca diciendo lo de apoya tu escena y blablabla, porque en tus conciertos metes a no más de 50 personas. Pero sólo si es tu grupo. También hay que decir que para algunos Viveiro sólo existe si toca tu propia formación (o una muy cercana y amiga), pero eso casi da para otro debate. Egoísmo puro y duro en ambos lados, que a estas alturas, tampoco sorprende.

Por descontado, esto es tirando hacia la ironía y el sarcasmo, pero son comentarios que se han podido leer en cualquier red estos días. La constante tontería de centrarse en lo malo y no en lo bueno. Después están los seres racionales y comprensivos, que se pronuncian menos que los aquí expuestos.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.