Cerraba la lista de “10 pepinos made in Spain” de Kantz (vocalista de TENPEL) el primer adelanto del nuevo trabajo de SHINOVA. De ‘Artista Temerario’ decía que “… tiene todas las papeletas de convertirse en un icono, un grito de guerra para los que no sonamos en las radios, para los que no somos parte de las listas de éxitos, para los que no olvidamos quienes somos y convertimos nuestro “hobby” en un estilo de vida”. El tiempo será el que diga si tiene o no razón, pero argumentado estaba de sobra su pensamiento, y más con una letra con tintes tan autobiográficos (1998, blandiendo una vieja escoba a modo de micrófono, de fondo suena un Zeppelin, de aquí directo a Donington…).

Algunos pensarán que el título le viene al pelo para definir el artista temerario que es la banda. SHINOVA han cambiado mucho, interna y externamente. La formación ha sufrido algunas bajas en sus filas, pero como reza la apertura del álbum, “… nunca olvides quién eres”. Ese tema, el mencionado ‘Artista Temerario’ sienta sus nueva base; la banda se ha olvidado de la distorsión y de sus influencias más metálicas para adentrarse en un sonido más cercano al rock alternativo, limpio. La duda surge en que si nunca hay que olvidar quién eres, ¿antes eran otro grupo? Sigo considerano tanto a ‘La Ceremonia de la Confusión’ como ‘Latidos’ dos obras sobresalientes, pero este disco es para escucharlo sin prejuicios, porque su esencia en cierto modo sigue estando ahí en varios temas.

Gabriel sigue siendo el hilo conductor de historias, un narrador que por momentos más parece un poeta que un letrista de los de ahora, desechable y de uso fácil. El sentimiento que producen canciones como ‘Lo Que Fuimos’ (enorme esa línea rítmica de bajo), ‘Las Marcas del Tiempo’ o ‘Los Que Tanto Hablan’ (ideal ésta última para los tiempos que corren) era difícil que lo consiguieran con su sonido anterior; bueno, quizá no tanto, pero de una manera más brusca. En cierto modo, es como si se hubieran quitado de encima una capa para desnudar sus canciones y no encrudecerlas, simplificando su propuesta. En la descripción para la promo de esta nueva obra se leen nombres como BIFFY CLYRO, FOO FIGHTERS, SNOW PATROL, MUSE o PEARL JAM entre sus influencias, y algunas son palpables en cortes como ‘Atlántico’ o ‘Ana’. La temeridad cuando simplificas algo es que corres el riesgo de que tu sonido… no es que se estanque, pero tenga menos recorrido. Por lo que el final del álbum termina haciéndose algo lineal y cuesta arriba, no entrando tan bien como la primera mitad.

Shinova – Ana y el Artista Temerario
7Nota Final
Puntuación de los lectores: (13 Votos)
8.5

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.