8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: THE BLACKJAW / NOTHINK / BERRI TXARRAK

 Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Es mi obligación empezar esta reseña de manera parecida a una entrada creada en la web en relación a la tercera edición del Destroyer Fest de hace un año: pidiendo perdón a SKYLINES. Se curraron un Conociendo a como pocos, encima venían a la web de parte de Juan Blas, y la recepción de sus respuestas vino junto a un largo periodo de inactividad de MiradAlternativa (que son más habituales de lo que me gustaría). Así que me reitero en mis disculpas.

Y es que la relación con el productor (además de guitarra y cantante de CABOVERDE, MINOR EMPIRES y NOTHINK) viene de la grabación de ‘Inertia of the Anchors’, con el que enfilaron su propuesta mostrada con un EP de debut anterior, y que directamente han perfeccionado con ‘Open Wounds, Open Arms’, lo que supone su primer LP, también grabado en los Westline Studios. Y eso que su propuesta no es que tenga (en apariencia) mucho misterio: un trío haciendo un rock directo, pegadizo, con algún matiz por aquí, otra influencia por allá… y al fin y al cabo, de una manera honesta.

Decía lo de en apariencia, porque claro, cada grupo tiene cosillas por descubrir. Y más cuando has mimado tu trabajo al detalle, cociéndolo a fuego lento. Así se explica que ‘Fading Lights’, el vídeo que podéis ver sobre estas líneas, lo estrenaran a finales de 2018, poquito antes del citado Destroyer Fest. ‘Head Trauma’ llegaría tres meses después, transmitiendo un buen rollazo enorme con el guitarreo inicial, pero endureciéndose según avanzaba. Para terminar la terna de adelantos, ‘Adrift With Me’ llegaría en verano, con la colaboración de Germán Picazo de THE BLACKJAW, que se acopla como anillo al dedo; y es que estos son uno de los referentes para SKYLINES, y a buen seguro que comparten buena parte de oyentes. Un trallazo corto y directo en el que los estribillos y coros juegan un papel fundamental… como en casi todo el álbum. Es algo que no ocultan desde ‘Open Wounds’, encargada de abrir (reconozco que estos juegos y detallitos me encantan, porque cierran el título al final) de manera muy viva y con cierto aire punk. Entre medias de dos de los singles ya sabidos, arranque de rabia con ‘Fake Your Own Death’, en la que juegan papel fundamental Pablo y Héctor con el bajo y la batería. Bueno, ¿no es todavía más importante la base rítmica en un trío? Pues sí, y aquí lo demuestran. Hablando de rabia, Edu, cantante de ELLA LA RABIA, aparece fraseando en una ‘Hollis Lespere’ que casi marca un interludio… dejando con ganas de más.

Antes de ella tenemos ‘The Fight, The Fire’, con una alargada sombra de una de las bandas de su productor (y en la que seguramente mejor condensan su sonido) y la energía de ‘Nothing to Prove, Nothing to Hide’, de nuevo con Héctor llevando la voz cantante con su pegada, alargando el mando en ‘Grayscales’ (otra vez esos coros de fondo…)y ‘The Foreigner’, que quizás por lo distinta que es en su composición, destaca sobre las demás. Para terminar, cierran el título del disco con ‘Open Arms’, un poco más sentida, demostrando que con unos pocos ingredientes, puedes ofrecer un producto de lo más atractivo y sabroso.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.