8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: TEMPLE OF THE DOG / MOTHER LOVE BONE / ALICE IN CHAINS

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Es inevitable, para cualquier seguidor de SOUNGARDEN, que no le recorra un escalofrío por el cuerpo cada vez que se pone algo de su material. Más todavía ocurre con este ‘Live From the Artist Den’, publicado en verano de 2019, con el último concierto grabado del primer tramo de la gira norteamericana de presentación de ‘King Animal’, que terminaría con tres fechas seguidas en el pequeño Wiltern Theatre de Los Angeles, un recinto con capacidad para algo menos de dos mil personas, ideal para disfrutar a un grupo como éste. Después de aquel, la retomarían pasada en primavera por su país, cruzarían el charco, y sumarían más de cincuenta fechas más al año siguiente, dejándose algún concierto suelto en 2015, y aparcando el girar hasta 2017. Pero volvamos a lo que nos ocupa en este artículo.

La banda entra en el escenario como si nada, sin intro, sin previa, como una banda más que simplemente se enchufa y empieza con una oscura ‘Incessant Mace’ seguida de una más luminosa ‘My Wave’. Aunque no fuera ya aquella voz de agudos imposibles, hay que ver lo bien que estaban y la clase que desbordaban, ¿eh? Un par de ‘King Animal’, que al final era lo nuevo a presentar (muy animada ‘Been Too Long’, más pausada ‘Worse Dreams’), y ‘Jesus Christ Pose’ sin paños calientes; como digo, la voz de Cornell no era la de veinte años atrás, pero el carisma sí. Vamos, que no podemos comparar esta representación con la de, por ejemplo, el mítico Pulkepop del 92, más alocada; pero ahí estaban más de dos décadas después defendiendo uno de los clásicos de ‘Badmotorfinger’. Volviendo a ‘Ultramega OK’, recuperaron ‘Flower’, para continuarla con unas recientes ‘Taree’ (de verdad, que gozada me han parecido siempre los coros de Matt Cameron) y ‘By Crooked Steps’, intercalando entre ambas ‘Spooman’.

Llegado el momento, la mayor rareza vendría con la interpretación por primera vez en vivo (delante de gente, como el mismo Cornell dice) de ‘Blind Dogs’, originalmente incluida en la película The Basketball Diaries (Diario de un Rebelde en España) en 1995, mostrándonos aquellos SOUNDGARDEN más densos. Como curiosidad, dicen interpretarla a petición del fotógrafo Ross Halfin, que se la pedía una y otra vez cuando se encontraba con ellos. El concierto entra en trance con ‘Rowing’, roto con ‘Non-State Actor’ y ‘Drawing Flies’, mucho más vivas. ¿Realmente tiene algún bajo el set cuando tienes tanto donde elegir? Hasta cuatro cortes más de ‘King Animal’ aparecerían, pero el peso de sus composiciones de siempre se hacía evidente. Esa ‘Hunted Down’, o ‘Blow Up the Outside World’ y ‘Burden in My Hand’ de ‘Down on the Upside’ te hacen pensar en aquellos maravillosos 90’s; ya ni os cuento con la melancolía rabiosa de ‘Fell on Black Days’. Antes de retirarse brevemente, trío de ases: ‘Rusty Cage’ (con un Cornell poco expresivo, todo hay que decirlo), una recuperada ‘New Damage’ (que en sus palabras, la tocan por la grabación especial de esa noche, ya que llevaban más de veinte años sin hacerlo), y una de mis debilidades, ‘4th of July’, de sus temas más hipnóticos, decadentes y atrapantes.

“So now you know, who gets mystified…”, que maravilla es ver al público cantando para empezar el bis el estribillo de ‘Outshined’ con un cantante tan entregado y sonriente mientras les pone el micro. La solemnidad de ‘Black Hole Sun’, himno eterno del rock de los 90 pone los pelos de punta, y como de contrastes se trata todo, ‘Ty Cobb’ pone el toque casi punk a la velada antes de que cierren con una emocionante y mastodóntica ‘Slaves & Bulldozers’. ¿Su mejor tema que nunca fuera single? Posiblemente, ya que sigue siendo uno de los más queridos. Y sí, por aquel entonces ya se incluían en mitad de esa alargada jam central los versos de ‘In My Time of Dying’ que tanto dieron que hablar en su último concierto por parte de la prensa sensacionalista y amarilla, buscando carnaza donde no la había.

La realidad es que la madrugada del 17 al 18 de mayo de 2017, después de dar un concierto en el Fox Theatre de Detroit, la llama de un vocalista único se apagaría. Han pasado casi tres años, y se le sigue echando de menos como el primer día. Por desgracia, el nombre de la banda sigue siendo noticia por las batallas legales entre el resto de miembros y Vicky Cornell por las canciones inéditas que Cornell grabara y fueran a formar parte de un nuevo trabajo, que a saber en qué condiciones y de qué manera podremos escuchar algún día.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.