9Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: BOURBON/ ATAVISMO/ QUAOAR

 Facebook_-_iconoyoutube instbandcicnotwit

En una época donde está todo inventado y desde hace un tiempo hay unas cuántas bandas que buscan la inspiración en décadas pasadas, THE SOULBREAKER COMPANY se consolidan con cada trabajo como una de las que mejor sabe hacerlo; manteniendo un sello distintivo, pero dando un giro a su sonido con cada nuevo paso que dan. No es ningún secreto el gusto de varias formaciones internacionales por los 60 y 70, algunas de ellas tildadas de meras copias (como ha ocurrido con innumerables bandas a lo largo de la historia), pero no estaría de más echar la vista un poco más cerca para ver que por aquí se hace de una manera soberbia.

La carrerilla que han cogido para editar discos es de admirar, y bajo mi punto de vista, entendible en lo que siempre digo: el tiempo pasa más rápido que nunca y desaparecer unos meses hace que la gente se olvide rápido de ti. Algunos lo hacen por inercia, y otros, como este caso, porque la inspiración permite estar a la altura. ‘Persephone’ era un adelanto que ya hacía presagiar la calidad de lo que estaba por llegar; distinta, pero igual. Con nuevos elementos marcando diferencia, pero con las mismas (buenas) sensaciones de siempre, con un teclado espectacular (ese solo enlazado con la guitarra se te queda grabado de primeras), estrofas habladas, ritmo galopante… Brillante. Y no le iba a la zaga ‘Arrhythmia’ aunque fuera contrapuesta, más corta, directa y pesada, pero igualmente atrayente. Se avecinaba discazo.

Y hay que ser realistas y sinceros, ‘Sewed With Light’, dentro de la luminosidad que destila su título, encierra mucha oscuridad. Es la tónica de siempre: cuanto más negro está algo, la luz se nota más. Es que desde el título encargado de abrir, ‘Inner Dark’, ya se aprecia esa sensación. Y tienes que estar muy seguro de ti mismo para comenzar con una composición de más de siete minutos donde la música prima sobre la voz y en la que Jony apenas recita cinco frases. Una enorme introducción épica con una clara atmósfera cinematográfica inquietante, que quita el hipo y que nos pone en alerta. ¿Cómo ser capaz de empezar así, seguir con los apenas dos minutos de ‘I Am the Void’ donde Illán y su bajo mandan sobre las idas de olla distorsionadas de las guitarras? Pues sí amigos, así es. Y lo continúan con ‘At the End of the Day’, con tres minutos divididos en las mismas partes, con intro, desarrollo (instrumental) y conclusión retomando el punto de partida.

Las sombras se adueñan de nuestros protagonistas en ‘Together’ (con tintes Sabbath, prog y un desenlace inesperado) y ‘The Word the Blade’ (muy noventera), y vuelvo a insistir: no es un trabajo de fácil digestión. Por mucho que haya piezas como ‘You Guess but You Don’t Understand’ en donde simplifican su propuesta, y que a pesar de su belleza, encierra un mensaje profundo. Más animada se torna ‘You Shook Your Tail’ (que bien les quedan esos coros en segundo plano), rompiendo en su último minuto… aunque por poco tiempo. Y es que la simplicidad de una tiene su antagonista de manera inmediata, en esta ocasión con ‘Avoid the Crash’, con un crescendo de los que dejan huella.

Tras la ya citada ‘Arrhythmia’, sólo resta ‘The Beginning’ por delante, con la que intentan condensar toda su propuesta (que no es poca), en sus cinco minutos. Bien podrían haber elegido abrir con ella y cerrar con ‘Inner Dark’, pero eso hubiera sido, además de fácil, obvio; y no parece que eso vaya con ellos. Mención especial para el sonido, grabado con Tim Green en los Louder Studios de Grass Valley, California (productor que ha trabajado con WOLVES IN THE THRONE ROOM  SLEEPY SUN, SIX ORGANS OF ADMITTANCE…), y para la pedazo de portada obra de La Prisa Mata. Hasta para ese tipo de detalles con complicados, y es de agradecer.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.