8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: JARDÍN DE LA CROIX/ EXQUIRLA/ LE TEMPS DU LOUP

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Más de diez años han pasado desde su formación, y la carrera de TOUNDRA sigue adelante sin fisuras ni altibajos. Han tenido picos en ella, muchos, unos de altas cotas, otros quizá de menos, pero cada uno de ellos ha sido un punto de inflexión sobre el que seguir construyendo una de las trayectorias más sólidas de la música nacional.

Puede que su quinto trabajo no esté marcado por un número romano como los cuatro anteriores, pero ahí está la V de ‘Vortex’ para marcar el inicio de un nuevo capítulo, referencia al nombre de una sala en la localidad alemana de Siegen donde tocaron por primera vez en 2012 y al que han vuelto de manera regular en sus (múltiples) aventuras europeas año tras año. Un homenaje que se extiende a LED ZEPPELIN, ya que si sus cuatro primeras obras fueron numeradas, la quinta (‘House of the Holy’ hacía referencia a las salas en las que dieron sus primeros pasos.

Si ‘III’ supuso su cima compositiva, ese punto de inflexión hacia objetivos cada vez más grandes y ambiciosos (siempre con los pies en el suelo), y ‘IV’ fue una continuación más que digna, ‘Vortex’ se pone como mínimo a la altura de éste último, con un puente sobresaliente entre ambos como fue ‘Para quiénes aún viven’ de EXQUIRLA (reseña). Y es que seguramente ese proyecto junto a Niño de Elche supuso un soplo de aire fresco y una bombona de oxígeno para reciclar ideas y volver con más fuerza a su banda madre. Un (mini) parón necesario, de esos retiros que tienen muchos grupos, sólo que en su caso siempre fue con la música como guía.

Si con su predecesor narraban el camino de salida de un bosque ardiendo de unos zorros como protagonistas (que condensaron en el vídeo de ‘Oro Rojo’), aquí han optado por no tener una línea argumental tan marcada, a pesar de que la portada, un par de títulos y las imágenes que ilustran ‘Cobra’ sí puedan tener una fuerte cohesión

Las imágenes de refugiados con un enérgico inicio choca, pero pronto dan paso a esos pasajes ambientales tan marca de la casa, que incluso pueden recordar a los RADIOHEAD más directos de primeros de los 90. ¿La estructura de los temas? La clásica y habitual, con Álex y Alberto creando una base sobre la que Maca y Esteban dan rienda suelta a los riffs por un lado y la melodía por otro. ¿Simple? Sí, y complejo a la par, ya que consiguen no caer en lo repetitivo ni en lo previsible, por mucho que en algún momento puntual tengamos la sensación de haber escuchado algo parecido… que no igual. ‘Tuareg’ es de ese par de cortes que enlazan directamente con el eclipse que podemos ver en la portada (obra de Fran Rodríguez), más sobria y directa de lo habitual; en el fondo, como buena parte del álbum. Si su primera mirad es una oda al rock intenso, sus tres últimos minutos parecen reflejar a los nómadas vagando por el desierto en la más absoluta soledad. De hecho, siguiendo con las conexiones, le sucede ‘Cartavio’, uno de los dos ¿interludios?, que en este caso supone (otro) homenaje a la localidad asturiana en la que se crió Esteban, y donde empezaron a componer el disco. Un pasaje con tintes acústicos que se une a ‘Kingston Falls’, continuista en sus primeros dos minutos y muy directa en su cierre. ¿Qué podría haber sido una sola canción de seis minutos? Sí, pero en TOUNDRA todo tiene su por qué. El contraste de ambas con ‘Tuareg’ es brutal, yéndose más allá de los once minutos con esa senda y onda desértica que le da la caja de ritmos. Si me pidieran elegir un tema para escuchar (teniendo en cuenta que la gente parece no tener tiempo para escuchar una obra completa), sólo dudaría entre ésta y ‘Cruce Oeste’. La primera, con ese aire tan experimental de primeras, atmosférica de segundas y con un desenlace tan desgarrador. La segunda (previa ‘Roy Neary’, con un aire mucho más alegre, en constante subida y zenit en su final; una joya para un cierre ideal.

‘Vortex’ supone un paso más, en el que posiblemente hayan conseguido el trabajo que mejor funciona en pistas aisladas, lo que no es sencillo para un grupo como ellos. De esta forma, sus temas encajan mucho mejor en sus puestas en escena, y da la sensación de que composiciones como ‘Tuareg’, ‘Kriston Falls’ o ‘Cruce Oeste’ les van a acompañar muchos años en sus directos. Para más información sobre su extensa gira, consultad su página web.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.