ironmaidencoverSi nos paramos a pensar que han pasado más de tres décadas del debut discográfico de IRON MAIDEN, uno no puede más que tener en la cabeza que el tiempo pasa muy rápido. A veces, más de lo que nos gustaría, y en los últimos tiempos, de una manera en la que realmente ni somos conscientes de todo lo nos rodea.

La mejor manera de recordar ‘Iron Maiden’, el álbum, ya la hizo el propio grupo hace unos años con la publicación de su DVD ‘The Early Days’, con material variopinto en directo, y la joya de la corona en forma de noventa minutos de documental repasando sus inicios y sus primeras obras hasta el World Piece Tour, presentando ‘Piece of Mind’. Hasta el momento llevan tres partes (hasta ‘Maiden England), y expectantes estamos por ver la cuarta. Podéis ver aquí la primera de ellas.

Varios movimientos dieron paso a una primera formación integrada por Steve Harris, Dave Murray (los dos únicos que quedan de aquel entonces), Dennis Straton como segundo guitarrista, el tristemente fallecido Clive Burr a la batería, y Paul Di’Anno como cantante. Un vocalista único en su especie y que dio un toque de distinción a la banda en sus primeros pasos. Cuatro años estuvieron pateándose su país por todos los clubs posibles, editando un EP (‘The Soundhouse Tapes’) hasta que llegó el momento de entrar a grabar su primer disco.

Unos meses después de la salida de ‘Iron Maiden’, grabarían su primer vídeo, ‘Women In Uniform’, editado como single (el tercero de su carrera), y que marcaría una constante en toda su trayectoria: nunca destacarían en esa faceta audiovisual. A nivel de montaje y actuaciones en directo (grabadas para posterior comercialización) sí, pero no en cuanto a clips se refiere. No sería lo único que causaría tendencia en años posteriores. Ahí estuvo desde el principio ese bajo en un primer plano, dictando el camino a seguir y dejando claro quién mandaba. También Derek Riggs haría la portada y crearía uno de los mayores iconos de la música heavy con Eddie The Head, cuya primera aparición fue en el single de adelanto de ‘Running Free’ (canción de lo más simple, pero hecha por y para el directo), aunque no se le veía el rostro. En este enlace podéis ver la evolución que sufrió con el paso del tiempo. Riggs se inspiró en la foto de una cabeza clavada sobre un tanque en la guerra de Vietnam para crear su obra, si bien le dio un toque algo punk con esa cresta… que además también estaba presente en la música del grupo, especialmente en la voz y actitud de su cantante. En la apertura de ‘Prowler’, por mucho que esas guitarras beban del heavy metal, se aprecia un registro vocal no típico para ese tipo de bandas… pero que a veces también venía representado instrumentalmente, como pasaba con ‘Sanctuary’ (incluida en la versión americana y posteriores reediciones, lanzada como single en el Reino Unido).

Pero había mucho más. El feeling de ‘Remember Tomorrow’ la convertía en uno de sus temas insignia, con un puente central donde las guitarras tomaban el control. Aunque si de sentimiento se trata, ahí está la gran olvidada ‘Strange World’, más ambiental y alejada del sonido al que nos acostumbrarían después. La velocidad mandaba en la instrumental ‘Transylvania’ y en buena parte de ‘Iron Maiden’ y ‘Charlotte The Harlot’, dominando en esta última como nadie los cambios de ritmo. Por mucho bombo que se le siga dando al corte que titula el álbum (y da nombre al grupo), la pieza central y clave siempre será esa maravilla llamada ‘Phantom of the Opera’, que por mucho que Dickinson la adaptara posteriormente a su estilo, siempre quedará en la memoria (al menos en la mía) en boca de Paul. Tanto en estudio como en directo, más sucia y rabiosa que la original.

Su buena reputación les valió para girar (aparte de como cabezas de su propia gira) y telonear a JUDAS PRIEST y KISS y aumentar su popularidad para su futuro más inmediato. Dennis Straton salió de la banda antes de la grabación de ‘Killers’ (entrando Adrian Smith en su puesto) y posteriormente se produciría el mayor punto de inflexión en su carrera con la sustitución de Di’Anno por uno de los mejores vocalistas de la historia, Bruce Dickinson. Para ‘Piece of Mind’ también cambiarían de baterista, entrando Nicko McBrain. El heavy metal cobraría una nueva dimensión con ellos en los 80, antes de volver a cambios de formación a principios de los 90, con sus peores años compositivamente hablando (también en directo) a mediados y finales de esa década. Todo cambio con la vuelta de Bruce y Adrian, estableciéndose como sexteto y adentrándose en algunos trabajos en terrenos algo más elaborados y progresivos. A principios de 2015 la noticia de un cáncer de garganta de Dickinson nos sacudía. Aun así, cuarenta años después, la doncella sigue en pie. Volviendo al documental citado al principio, en palabras de Harris, “… Podría haber sido un gran álbum. Algunos pensarán que lo es, pero para mí nunca lo fue. Una lástima”. Dentro de su extensa discografía, sigue siendo uno de los favoritos de sus fans. Seguro que con esas palabras se refiere el producto final (por el sonido y la producción), pero esa era parte de la esencia de la banda y de la época.

Treinta y cinco años de 'Iron Maiden', de Iron Maiden
0Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.