8.8Nota Final
Puntuación de los lectores: (2 Votos)
8.8

 

Iron_Maiden_KillersDespués de un más que prometedor debut, del que ya dimos cumplida cuenta en este enlace, IRON MAIDEN no tardaron mucho en continuarlo. Diez meses después, ‘Killers’ salía a la venta con su impactante portada (¿la mejor de la doncella?), con la novedad de Adrian Smith como guitarrista, ocupando el puesto de Dennis Straton, cuyos derroteros musicales parecían ir en otra dirección… si bien su presencia en los primeros años en el grupo, fueron presenciales a nivel compositivo. Aunque Harris posteriormente se fue abriendo a los demás, en este segundo disco apenas hubo participación de los demás, encargándose el bajista de absolutamente todas, a excepción del tema que lo daba título, a medias con Di’Anno, y ‘Twilight Zone’, lo mismo con Dave Murray. De igual manera que hicimos con ‘Iron Maiden’, ponemos la primera parte del documental sobre su historia.

La apertura con esa intro instrumental, ‘The Ides of March’, era épica a más no poder, y además, le seguía uno de los temas que más les acompañarían a lo largo de los años, ‘Wrathchild’, con ese registro de Paul a medio camino entre macarra y provocador; ideal para la música que hacían en su momento por el contraste que suponía y que les diferenciaba del resto de formaciones. Es más, el paso del tiempo ha hecho que esa misma haya sido la que más marcada ha quedado en sus seguidores. Puede que como álbum fuera algo inferior a su primer disco, pero nos dejaron una buena cantidad de canciones destacadas. A primer nivel, ‘Killers’ y ‘Drifter’, con Di’Anno soberbio y el mejor trabajo de guitarras de todo el disco. En un segundo nivel estaban ‘Innocent Exile’, con cómo no, esa línea de bajo tan marcada. También ‘Another Life’ (injustamente valorada y olvidada) con sus melodías de guitarras y su final en plan jam de concierto, y ‘Murders in the Rue Morgue’, donde la voz tenía el poder pegadizo. A título personal, incluso citaría ‘Genghis Khan’, la pieza instrumental que casi es una rareza en su trayectoria.

A un nivel inferior se encontraban ‘Innocent Exile’, ‘Purgatory’, e incluso el medio tiempo ‘Prodigal Son’, donde se extendían hasta los seis minutos, pero no de manera tan brillante como ‘Phantom of the Opera’ en su predecesor. En ese grupo también se debería incluir ‘Twilight Zone’, editada como single, pero ausente en el lanzamiento original. Estuvo disponible en la versión americana y posteriores del álbum (en esas posteriores también se metió la versión de SKYHOOKS de ‘Women in Uniform’; en la portada de su single se podía ver a Margaret Thatcher con una metralleta dispuesta a cargarse a Eddie).

Ocuparon todo su tiempo en girar durante todo 1981. De sus conciertos en mayo en Tokio y Nagoya publicaron el EP ‘Maiden Japan’, con la famosa portada de Eddie con una katana; constaba sólo de cuatro temas (o cinco, según la edición), aunque más famosa es su versión bootleg del concierto de Tokio al completo; también un ‘Live at the Rainbow’ en vídeo, aunque fue grabado en diciembre del 80 (reeditado después en uno de los dos DVDs de ‘The Early Years’). Tras el tour veraniego, y después de un concierto a mediados de septiembre en Dinamarca, Paul Di’Anno era expulsado de la banda por los problemas que causaba externamente, que afectaban de manera directa al interior de la banda. No tardaron mucho en encontrarle sustituto, y mes y medio después debutaba dando siete conciertos hasta finales de año. En marzo de 1982 debutaba como vocalista en disco, ‘The Number of the Beast’, y el resto es historia.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.