Dentro de la serie de reportajes repasando la carrera de grupos que estrenó hace unos días METALLICA con cincuenta de sus canciones, en una larga lista de grupos que debían pasar por aquí estaba UZZHUAÏA. Es triste que los acontecimientos hayan apresurado este artículo, ya que ayer mismo anunciaban un descanso indefinido, que todos esperamos que sea un “hasta pronto”. Muchos, diría que muchísimos, sabemos lo buenos que eran, su potencial, la clase que destilaban tanto en estudio como en directo. Pero una retirada a tiempo muchas veces es una victoria; otras es la mejor manera de recuperar las ganas que seguramente te quiten la situación cultural que vivimos en este país. Además, aunque muchos se quedan en la superficie, que es el músico, por encima están las personas y todas las circunstancias que rodean a sus vidas. Dicen que uno no valora lo que tiene hasta que lo pierde; a ver si así algunos se dan cuenta. Aquí está nuestra selección de veinticinco de sus temas.

1. He cambiado: después de un prometedor debut, ‘3000 Grados’, el grupo se enfrentó a algunos cambios. Primero su cantante, después su bajista… y ahí entran en acción los hermanos Monteagudo. En ‘Diablo Blvd.’ Tenían su raíz stoner muy presente, pero ya se empezaba a apreciar su desvío hacia un hard rock más clásico de la vieja escuela a pesar de la rabia que encerraban tanto ésta como buena parte de las composiciones del disco. Parece mentira, pero música así tenía hueco en la televisión pública (aunque fuera en playback).

2. Enero: paso a paso, peldaño a peldaño, el grupo subía puestos en todos los aspectos. En calidad, en reconocimiento, en fama… ‘Uzzuhaïa’, el disco blanco, fue un salto de gigante en ese aspecto, amparado en un tema que trataremos más abajo. “Heridos en enero, perdidos por el miedo, los del diablo sin control… Rompieron nuestro sueño, doblaron nuestros huesos pero la llama resistió”. Esa era su respuesta al robo de la mayor parte de su equipo en el local, ocurrido en enero de 2003 (o 2004, ahora dudo). De malnacidos está el mundo lleno.

3. Más Allá: cuando un grupo titula un disco con el propio nombre de la banda, suele ocurrir por algo. Eran tiempos de cambios, y seguramente Uzz querían ir “más allá”. Seguramente, uno de los temas que mejor servían de puente entre los primeros años de la formación y los que vinieron después. Super directo y pegadizo.

4. No Intentes Volver Atrás: fue su carta de presentación para esta tercera obra. No era tan rockera como otras, pero este medio tiempo tenía un punto atrayente que se basaba sobre todo en su estribillo. Además, el videoclip, dentro de lo simple que era, mostraba al grupo tal como era: honesto y con la música por delante.

5. Perdido en el Huracán: antes decíamos de la televisión, y para la presentación de este tercer disco de estudio pasaron por los conciertos de Radio 3. Otro estribillo de esos con gancho, y no sé si estarían perdidos o no, ni dónde, pero se encontraron.

6. La Chispa Adecuada: el versionar a determinadas bandas hace que llegues a más público. Puede que algunos se lo tomen a mal (“¿cómo se atreven a tocar la canción de mi grupo favorito?”), pero coger un tema de HÉROES DEL SILENCIO y grabar un vídeo para él les ayudó mucho. Además, que respetando la original, supieron darle un toque personal. Lo mismo ocurrió unos años antes con ‘Don’t Let Daddy Kiss Me’.

7. La Otra Mitad: todo gran álbum de hard rock que se precie tiene que tener la balada de turno. En este caso era ‘La Otra Mitad’. En directo la interpretaron de distintas maneras, pero el sentimiento estaba siempre ahí, presente. De las mejores letras que tienen. Y eso que abundan en toda su discografía…

8. La Cuenta Atrás: otro tema muy al estilo de ‘Más Allá’. Guitarrero, directo, haciendo lo que mejor sabían. Se convirtió en un himno para ellos y para sus seguidores, y no era de extrañar. Es de recibo recordar su interpretación en la grabación del DVD ‘En Directo… Desde La Costa Oeste’, con ese pequeño medley que se marcan en ella con War Pigs’ de BLACK SABBATH, ‘Brand New Hate’ de BACKYARD BABIES y ‘Kickstart My Heart’ de MOTLEY CRUE. “Mejor que seas mejor”.

9. Baja California: no quiero pensar qué hubiera sido de ellos de haber salido en California. O en cualquier país donde se aprecie un poco más ciertos estilos de música. Sería caer en los tópicos, pero es así. A ellos les vio crecer su propia California. Su ‘Destino Perdición’ arrancaba con ella, machacona y con un punto mayor de madurez.

10. Nuestra Revolución: es un poco triste pensarlo ahora, pero algunas de las frases de su revolución cobran más sentido del que tenían hace casi diez años. “Estas a mi lado y apostamos por el rock and roll, tal vez suene extraño pero hoy en día es la peor opción” o “Saltar al vacío sin importarme donde está el final” son bastante claras. Aunque su apuesta fuera ganadora, o muchos la veíamos así. Hay que volver a nombrar su DVD, en la que tuvieron colaboraciones de amigos para cerrar su concierto.

11. Blanco y Negro: si había una pieza clave en su cuarto disco, era ésta. Otra letra de esas que te deja pensando (y que cada uno se puede apropiar para darle su propio significado), y su ritmo hacía que te contagiaras de ella con una sola escucha. ¿Lo mejor de ella? Que simplificada al máximo poseía el mismo tirón. La versión de Pau en solitario, en plena calle con su guitarra acústica (grabada para Acordes Urbanos), pone los pelos de punta.

12. Destino Perdición: todos nos hemos sentido perdidos en muchos momentos de nuestras vidas. Pero esta es la historia “de alguien poco normal, que estuvo arriba y prefirió bajar”. Cuando escucho temas como éste, no puedo evitar montar en mi cabeza lo que cuenta. Una vez pregunté a Pau si había pensado en hacer un corto o algo parecido. “A veces me imagino una historia e intento plasmarla a modo de guión y letra en una canción. Por desgracia en las canciones no caben todas las frases que escribo, pero ahí quedan… en mi libreta secreta”. La verdad, daría mucho juego.

13. Cuando Ya No Quede Nada: se podría decir que ésta era ‘La Cuenta Atrás’ de este disco. Directa, con sus partes rápidas, con grandes riffs y un final contundente y rabioso. A veces lo más simple es lo más efectivo.

14. No Somos Perfectos: esta medio tiempo la ponía de ejemplo para decir que si el grupo no lo era, estaban próximos a serlo. La perfección no existe, en nada. “Y eso es lo mejor, es la solución para los dos”. Palabra de Uzz. Además, ¿no sería todo demasiado aburrido siendo perfecto?

15. Desde Septiembre: ¿qué mejor manera de cerrar un disco que por todo lo alto? El arranque suena a PANTERA, tal cual, puro ‘Domination’, para después adentrarnos en un temazo de rock de esos que hace que se te muevan los pies y la cabeza como si tuvieran vida propia. Nos incitaban a brindar por el rock and roll, y eso era lo que había que hacer en sus directos.

16. 13 Veces Por Minuto: “las ganas de llorar son ganas de seguir”. Y lo hicieron, siguieron adelante. “La dura realidad la puedes superar gritando 13 veces por minuto”. Con este disco se volvieron más profundos en sus composiciones, más detallistas. Al hammond que metieron en ‘O.K.C’ (que no está en esta lista) me remito. Aunque sí, también tenían unos cuantos temas a la vieja usanza.

17. Magnífico Fracasado: vuelvo a recordar unas palabras de Pau en la entrevista que citaba, en referencia a este tema y a qué tenía que cambiar para variar ese mensaje. “… Tantas cosas que es imposible. Realmente es de los temas más personales que he escrito, y reflejan una parte de mí que necesitaba mostrar”. Me repito, pero hay muchas veces que tiene que ser frustrante tener un grupo. También se grabó para Acordes Urbanos en acústico. Sin palabras.

18. No Quiero Verte Caer: sí, otro tema directo, que hacía falta para levantar el ánimo. “Tiempos pasados siempre son mejor, en el presente ya no hay pasión”. Es una frase que da que pensar, pero que es real como la vida misma. La gente ya no tiene la pasión que tenía hace veinte o treinta años. Cuantos más hay, menos disfrutamos.

19. Ángeles Malditos: un riff deudor de Slash y VELVET REVOLVER para sumirnos de lleno ante una de sus mejores composiciones. Tenía un poco de todo, incluso recuperando retazos de sus inicios. “Te seguiré si empiezas a andar, iré al infierno si vas tú… como un viaje al infinito, como un sueño sin final, somos ángeles malditos de la alta suciedad”. Lo dicho más arriba, había canciones que les daba para hacer una minipelícula.

20. Durango: un homenaje a su tierra y una de las salas de conciertos de Valencia. ¿Decía más arriba de mover los pies? Ésta es para marcar el ritmo con uno de ellos y dar palmas… si no tienes las manos ocupadas con una buena cerveza o un copazo, porque incita a la fiesta como ninguna con su aire de los 50.

21. Una Historia Que Contar: supongo que con la larga trayectoria del grupo, el tiempo les ha dado una (laaaaaarga) historia que contar. Era una apertura en cierta manera parecida a su anterior obra, pero con un toque más rápido.

22. Santos & Diablos: fue el primer adelanto de su último disco. Venían de una exitosa campaña de crowdfunding (doblaron su objetivo de 8.000 euros), y ésta fue la manera de agradecer el apoyo prestado. El público respondió, al menos en ese aspecto. ¿El tema? Medio tiempo pesadete, en línea continuista de su álbum anterior.

23. Directo al Mar: la vuelta a sus orígenes con todas las de la ley. Es como si hubieran retrocedido más de diez años atrás, hubieran hablado con los Uzz más jóvenes, hubieran vuelto al presente y hubieran plasmado sus ideas de una manera más moderna y pasada por un filtro. “Sé que un día vendrán preguntando por mí, diles que el viento me aleja de ti. Y que voy directo al mar”. Su último minuto y medio, de lo mejorcito de ‘Santos & Diablos’, y la canción, entre su top 10.

24. Bailarás en el Infierno: cuando cogieron el Delorean para viajar al pasado y componer algo como ‘Directo al Mar’, seguro que de paso cogieron otras ideas para ‘Bailarás en el Infierno’, que también tiene un toque añejo. Un inicio a lo BLACK SABBATH, una atmósfera oscura y un punto de luz, curiosamente en el estribillo que remarca Pau.

25. En Ciernes: una primera mitad acústica y un cambio a medio tiempo para entrar en su tramo final. Más arriba decía que todo gran disco de hard rock debe tener una balada. Esta no es una en el sentido más estricto de la palabra, pero podría valer siendo un poco más abierto de miras. “En las manos del azar dejaré mi incertidumbre”.

Sobre El Autor

Colaborador

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.