8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: CODE ORANGE/ CONVERGE/ KING NINE

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube instbandcicnotwit

Si en 2017 CODE ORANGE y su segundo trabajo, ‘Forever’, fueron una de las sorpresas más agradables del año, en 2018 bien podría ocupar ese puesto el debut de VEIN, publicado el pasado verano. Este quintento de Boston ha conseguido algo parecido a lo que hizo la banda amparada por la antaño poderosa Roadrunner Records: aunar en su sonido distintas influencias (conocidas por todos) para crear un sonido poderoso, esquizofrénico, y hasta cierto punto, fresco.

Otra conexión (junto a muchas otras) con los de Pittsburgh es la del Hate5six; sí, esa burrada de conciertos en las que las patadas, los puños y las cabezas vuelan en pequeños recintos y por las que tantas bandas de este corte pasan. Aquí el ejemplo que nos ocupa, pero no dejéis de echar un ojo a su canal de YouTube. Su tema más largo no llega a los cinco minutos; los más breves, apenas superan el minuto de duración. Entre medias, unos cuantos de dos. La apertura con ‘Virus:// Vibrance’ ya resulta desquiciante, en el mejor de los sentidos. Te mantiene alerta con su agresividad y el sonido estridente, que se va repitiendo y metiendo en tu cabeza sin darte cuenta. Los ecos industriales también están ahí, los breaks, las partes hardcore, los cambios de ritmo, las baterías machacantes, los (breves) tramos de pausa… Bueno, todo eso, de hecho, lo podemos encontrar en ‘Old Data in a Dead Machine’; sí, todo. La melodía de guitarra de fondo en ‘Rebirth Protocol’ bien podría haberla firmado cualquier grupo de finales de los 90, y es que la banda también bebe mucho de aquello y de la expansión que tuvo el metal a principios de siglo (y que intentamos condensar en este reportaje); también la de ‘Untitled’. A las voces limpias de ‘Broken Glass Complexion’, al interluido ‘Anesthesia’ o a las partes más atmosféricas de ‘Doomtech’ (vaya temazo completo éste) me ciño como otros ejemplos, aunque haya más.

Demise Automation’ baja la velocidad, pero suena igual de caótica y agobiante que cualquiera de las anteriores. Esa sensación de asfixia se sucede con ‘End Eternal’, pero cesa con ‘Errorzone’; la potencia está ahí, pero cerca del final del álbum vuelven a dar un giro hacia terrenos más ambientales, y ese cambio les sienta de vicio. Tras ella, sólo resta ‘Quitting Infinity’, hardcore en su principio y final, más enrevesada en su parte central. Hay un refrán que dice que lo bueno, si breve, dos veces bueno. Pero con poco menos de media hora VEIN cumplen su cometido sin saturar. Irse más allá hubiera traído una locura todavía mayor, y esta dosis es más que suficiente como toma de contacto. Pura energía, con el añadido de lo complicado que resulta para estos grupos llevar a estudio de lo que son capaces en directo. Si queréis otro concierto, aquí tenéis su paso por Audiotree.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.