0Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: PIXIES/ SONIC YOUTH/ FOO FIGHTERS

web-logo-md Facebook_-_iconotwityoutube

Después de poner todo patas arriba con ‘Nevermind’, corrían buenos tiempos para NIRVANA… y a la vez, otros muy malos. Esa dualidad y lucha interior constante de Kurt Cobain se extendía a su propia banda en casi todos los aspectos. ‘Smells Like Teen Spirit’ los catapultó al estrellato con su vídeo, y de la misma manera contaron por éxitos el resto de singles: ‘Come as You Are‘, ‘Lithium‘ e ‘In Bloom‘. La MTv se rindió a ellos, el público también, la prensa especializada… todo parecía de color de rosa, pero con el negro de fondo; el de una persona a la que toda esa fama y repercusión le asqueaba. Aprovechando el éxito de su segunda obra, y viendo el auge de toda la escena de Seattle, su sello no dudó en publicar ‘Incestiside’ (un recopilatorio de rarezas y caras B) como puente a un nuevo trabajo que, según ellos seguramente, tardaba en llegar. Esa gallina de los huevos de oro se ha mantenido hasta hoy en día, y seguramente seguirá adelante en años venideros, rascando de dónde puedan para seguir aprovechando un tirón que sigue muy presente.

A pesar de haber grabado antes con URGE OVERKILL y THE SMASHING PUMPKINS, y después con L7, SOUL ASYLYM, GREEN DAY, tener su propio proyecto (GARBAGE), o incluso juntarse de nuevo con Dave Grohl para ‘Wasting Light’ de FOO FIGHTERS, Butch Vig pasará a la historia  y será recordado como el productor de ‘Nevermind’. Eso implica dos cosas: haber trabajado en uno de los discos más importantes de la historia, y tener la losa de que aquel sonido tan pulido no era el que quería Cobain para su continuación. Y para sustituirle, la elección fue Steve Albini. Mítica y viral se ha hecho la carta que envió de vuelta este ingeniero de sonido (como le gusta ser definido) a la banda (la podéis leer traducida al completo en el blog de HolgazanPeligroso). En relación, tenéis una entrevista interesantísima a ese fontanero de la música en ABC publicada este mismo verano (sí, habéis leído bien el medio).

A principios de 1993 se encerraron en el Pachyderm Studio, de Canon Falls (Minnesota) para grabar en menos de dos semanas ‘In Utero’.  Originalmente pretendían titularlo ‘I Hate Myself and I Want to Die’, desechándolo para valorar ‘Verse Chorus Verse’, y decantarse finalmente por el que todos conocemos. Pero el sonido final volvió a ser tema de discusión. Resumiendo la historia, la discográfica no estaba contenta con el producto final, haciendo dudar a Cobain y la banda sobre él, reculando y pidiendo a Albini una nueva mezcla. Éste se negó, incluso a dar los masters para que otro trabajara sobre sus pistas, cediendo finalmente y remezclando Scott Litt dos de los singles que lanzarían posteriormente, creando, otra vez, desavenencias. Musicalmente, estaba claro que era un disco más ruidoso en su gran mayoría, pero no dejaba de tener elementos más accesibles y su lado más sosegado. Por ejemplo, ahí estaba ‘Dumb’, cuyo ritmo anodino iba como anillo al dedo a la letra, criticando las ovejas del rebaño de la gente simple que es feliz en su ignorancia.

Más allá del lado meramente musical, seguramente Kurt Cobain hubiera tenido muchos problemas en la era actual (si es que ya no tenía suficientes). La sobreexposición mediática, las bandas clones, las redes sociales, la idiotez digital, la manipulación de prácticamente cualquier noticia… y seguramente de buena parte de su mensaje. “Si eres racista, sexista u homofóbico o básicamente un imbécil, no quiero que compres nuestro disco. No me importa si te gusto, te odio” llegó a declarar; en una página de sus famosos diarios (comercializados) se puede leer “… May the women rule the world”. Si ya con ‘Rape Me’ tuvo problemas en 1993 (originalmente ya había sido tocada en giras anteriores), no hablemos de lo que una canción como esa hubiera supuesto en 2018. Y aunque su crítica a los medios era evidente una y otra vez, esta vez no iban por ahí los tiros. Sí, es explícita por lo chocante que es su letra, pero si en su momento ya tuvo que explicar (lo podéis ver aquí) que era una reacción a la falta de comprensión del mensaje de ‘Polly’ o ‘About a Girl’, imaginad hoy en día con twitter la bola que se podría hacer en cuanto alguien sacara de contexto la forma en la que el artista tenía de criticar el sexismo y la homofobia. De hecho, era el tema que pretendían tocar en la gala de premios de los MTV Video Music Awards de 1992, ante la que la cadena se negó; querían lo típico, ‘Smells Like Teen Spirit’. Ante la negativa de la banda, terminaron interpretando los primeros acordes de una (con el susto para los mandamases), para seguir después con ‘Lithium’. Una estructura de lo más sencilla para una temática simple a la par que compleja. Pero es que en ‘Very Ape’ no se quedaba atrás, con un ritmo enfermizo que atacaba al prototipo de hombre macho que tanto repudiaba.

Y es que la rabia no era para nada contenida. A pesar de la melodía inicial de ‘Serve the Servants’, ya sólo con ella se apreciaba un sonido más guitarrero. Mucho más en la visión de la novela ‘El Perfume’ que Kurt plasmaba con sus gritos en ‘Scentless Apprentice’ (“…hey, Go away, get away, get away, get a-way”). En la misma onda estaba ‘Milk It’, con sus cambios de ritmo tan acentuados y cortantes, y es que, aunque no tan bruscos, eran una constante en otras composiciones como ‘Frances Farmer Will Have Her Revenge in Seattle’ o ‘Pennyroyal Tea’. Otras directamente iban al grano, como ‘Tourette’s’, muy punk, y bastante mejor en su versión en vivo (la banda la estrenó un año antes en Reading). La repulsa hacia la radiofórmula era tal, que no dudaron en titular otro tema como ‘Radio Friendly Unit Shifter’, posiblemente, una de las canciones menos radiables que aquí presentaban. Pero claro, las hubo. Esas fueron ‘All Apologies’ y ‘Heart-Shapped Box’. La primera fue lanzada como single a finales del 93 y era otra de las que hacía tiempo que estaba compuesta; cobró más protagonismo unos meses después con su versión en el Unplugged; además, tras ella se encontraba la pista oculta ‘Gallons of Rubbing Alcohol Flow Through the Strip’, enfermiza, arrítmica y ruidosa. Justo lo que buscaba Cobain. La segunda fue el único videoclip que grabaron en la época; además, dirigido por una eminencia como Anton Corbijn, al que precedía su buen hacer con DEPECHE MODE, JOY DIVISION o U2 entre otros. Las imágenes y la historia tan surrealista hacían honor a la letra y a la mente de su cabeza visible.

Y ya sabemos todo lo que ocurrió no mucho después. Habían pasado poco más de medio año desde su publicación, con una serie de fechas de presentación en la que se incluía su presencia en los estudios de la MTv para la grabación de un acústico y una gira por Europa a comienzos de 1994 con no muy buenas críticas. Tras cancelarla por motivos de salud, Kurt sufrió una sobredosis a principios de marzo. Poco más de un mes después, el 8 de abril, un electricista encontró el cuerpo sin vida del cantante de NIRVANA tras un aparente suicidio en un caso que hoy todavía trae cola. Seis meses después Geffen publicaba ‘MTV Unplugged in New York’, una actuación que se convertiría en icónica con revisiones de muchas de sus canciones en un formato poco habitual, además de algunas versiones que ya tocaban en sus conciertos (‘Jesus Doesn’t Want Me For A Sunbeam’ de THE VASELINES y ‘The Man Who Sold the World’ de Bowie), además de una emocionante ‘Where Did You Sleep Last Night?’ de Leadbelly en la que su mirada final hablaba por sí sola. También sacarían el VHS (y posterior DVD) ‘Live! Tonight! Sold Out!!’, un año después llegaría ‘From the Muddy Banks of the Wishkah’, y más tarde cajas especiales, recopilatorios, directos… la gallina de los huevos de oro no para de hacer dinero. En 2013, igual que ocurriera dos años antes con ‘Nevermind’, se editó la edición 20 aniversario de ‘In Utero’, con las mezclas originales de Albini para los dos temas que le usurparon, además de caras B como ‘Moist Vagina’ y ‘Marigold’ (la aportación de Grohl a NIRVANA como compositor principal), y nuevas mezclas de ‘I Hate Myself and I Want to Die’ y ‘Sappy’, que sigue siendo una de mis canciones favoritas de la banda y una gran desconocida para muchos. También podíamos escuchar las demos instrumentales, y ver el DVD con su actuación en el MTv Live and Loud, como cuarteto con la participación de Pat Smear de THE GERMS como segundo guitarrista; y es que para la nueva versión del grupo, hacían falta más cuerdas en vivo.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.