8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (0 Votos)
0.0

 Grupos relacionados: POWER TRIP / KING NINE / YEAR OF THE KNIFE

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube insttwit

Saṃsāra es la rueda de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte y posterior encarnación, en las tradiciones filosóficas de la India y otras religiones antiguas en el mundo. Durante la vida, el Dharma (acciones hechas para bien) y el Karma (consecuencia de lo realizado/decidido) determinan el destino futuro de cada ser en «el proceso del llegar a ser» (evolución o involución). Este proceso cíclico termina con la unión con Dios, el moksha. Casi nada, ¿no?

Precisamente con trasfondo de la propia India venía ‘Uterine Industrialisation’, ya que la gestación subrogada fue legal entre los años 2002 y 2018, reflexionando sobre esa ¿industrialización? de bebés (y que se ve de manera explícita en la portada del disco). Y no podían hacerlo de una manera más desgarradora, como nos tienen habituados. VENOM PRISON apenas llevan cinco años en activo, pero ya les ha dado para declarar sus intenciones con ‘Animus’, su debut (aquí la reseña de su reedición) darle continuación ahora con ‘Samsara’, y ser una de las formaciones extremas emergentes que mejor prensa están teniendo en su país de origen… al menos de la de buena parte de sus integrantes, siendo habituales de publicaciones como Kerrang (portada de su número más reciente) o Metal Hammer como un grupo de futuro a tener en cuenta. Digo su mayoría, porque Larissa Stupar, su vocalista, es nacida en Rusia y criada en Alemania. Allí de hecho formó parte de WOLF DOWN, y ya desde aquella etapa ha sido una música con mucho que decir. Sin ir más lejos, los recados a sus ex-compañeros de banda Sven y Tobías (de hecho, tuvo relación con uno de ellos), a los que calificó como “… gilipollas sexistas intolerantes con una mala percepción de las mujeres”. No sorprendía, habiendo sido el segundo de ellos acusado de violación. Pero no me desvío del tema.

‘Samsara’ es la confirmación de que VENOM PRISON son aplastantes, y no, no es una simple formación que junte Death metal con hardcore para limitarse a un género. Buena parte de la culpa la tienen Ash Gray y Ben Thomas con sus guitarras. Porque por lo demás, forman un muro sónico junto a Mike Jefferies y Joe Bills sobre el que Larissa se dedica a escupir todas sus inquietudes y frustraciones. La distorsión inicial de ‘Matriphagy’ de paso a un caos sonoro del que es imposible salir durante diez canciones. ‘Megillus & Leana’ nos sumerge en pura destrucción, acompañada de unos punteos y solos enfermizos. Aunque si de locura se trata, ahí están algunas partes de ‘Self Inflicted Violence’, que te ahogan. Sólo su outro final te deja descansar, unida al interludio ‘Deva’s Enemy’, que nos adentra en la segunda mitad del álbum.

El primer minuto de ‘Asura’s Realm’ tiene un aire más clásico antes de que empiece de nuevo el efecto abrasador, incrementado de manera más densa y pesada en ‘Sadistic Rituals’. Su final se ve cortado de manera abrupta por el grito de “… Judge, jury, trial and error” de ‘Implementing the Metaphysics of Morals’, una montaña rusa de giros, cambios de velocidad e ira por los cuatro costados que marca uno de los puntos álgidos de este trabajo. De nuevo juegan al despiste con la unión de su cierre con los primeros segundos de ‘Dukkha’, que desprende mucho dolor y sufrimiento. ‘Naraka’ es un final por todo lo alto, de nuevo, con su composición más elaborada y completa… dentro de lo que son las posibilidades de una formación como ésta.

Concluía Larissa en un artículo que escribió para Revolver sobre la feminidad en la música extrema: “Amigas y seguidoras del heavy, no dejéis que os definan como sois. Al final se trata de ser tú misma, y puedes ser quién quieras ser. Ser femenina o frágil no se traduce en ser débil. Cuando veo mujeres delicadas, compasivas y empáticas veo fuerza». Por descontado que lo que nos presenta aquí es fuerza y crudeza en su manera más pura, y después de los 40 minutos de duración del álbum, te sientes como si te hubieran dado una paliza. Y eso es, ni más ni menos, lo que nos ofrecerán en el próximo Resurrection Fest. Toda una experiencia.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.