Ya dimos cumplida cuenta de ‘Las Triplas y el Lodo’ en esta reseña. Y es que el segundo LP de VIVEN se ha colado por todo lo alto como uno de los trabajos más destacados de 2018. Y como sucede en estos casos, queremos profundizar más en él para saber más detalles. Así que nos pusimos en contacto con Rubén (guitarra, voz) para soltarle grandes parrafadas en forma de preguntas. Y dentro de todo lo que nos cuenta, no podemos estar más de acuerdo en muchas de las reflexiones que hace de la sociedad actual y el modo de vida que llevamos.

Aprovechamos para recordaros que para ayudarnos a seguir creciendo y mantener la web, podéis hacer donativos mediante paypal a través de este botón:

bandcicnoinstyoutubeFacebook_-_iconotwit

  • Nuevo disco, el segundo de vuestra carrera, nuevo idioma, mismo productor, y misma historia… o precuela de la misma que contabais en ‘El Solitario’. ¿Qué diferencias básicas, además de las evidentes, hay respecto a vuestro debut, y por qué decidisteis repetir con Santi y Víctor de los Ultramarinos Costa Brava?

La diferencia que más destacaría es la situación personal de todos nosotros. El periodo de composición de ‘El Solitario‘ parte de la disolución de The Black Rose Road y arrastra virtudes y fantasmas de esa época. Para ‘Las Tripas y el Lodo’, Viven es una banda rodada y estable y nos conocemos lo suficiente para mirarnos a los ojos en el local y tomar la decisión entre todos de la dirección de los temas.

  • Prácticamente desde el principio se respira una atmósfera épica a la par que reivindicativa, con ese arranque de la mano de ‘Cuentos de Izar las Velas’. Tal como yo lo veo, en muchos momentos esto es más poesía con música adornando un recital que como un disco al uso. Visto el cambio del inglés al castellano, ¿cómo de complicado ha sido encajar los textos? ¿Piensas que ese aire distinto lo ha aportado el idioma?

¡Gracias por el piropo!

Siempre he dado un valor muy alto a la forma y al mensaje, y en ‘El Solitario’ se cuidó de la misma manera. Creo que la forma nunca fue un hándicap para el oyente, pero con LTyeL, lo primero que he notado es que por primera vez he recibido buenas vibraciones sobre el mensaje. Entiendo que el idioma ha roto una barrera que siempre estuvo ahí pese a que nunca quise verla.

Al escribir en castellano me he dado cuenta del peso percutivo que hay en nuestra lengua. Las consonantes en inglés, al ser mucho más fricativas, aportan un matiz más meloso a la melodía. En castellano no, has de tener cuidado con la longitud de las palabras (mucho más largas) y dónde está la tónica para que la métrica del verso sea la que buscas.

  • Y una vez terminado el producto, tras masterizar, ¿cómo te sentías al escucharte en esta nueva faceta? Ya se sabe que los músicos tendéis a la perfección, a centraros siempre en el error.

No te voy a engañar, ME FLIPA. Estoy muy orgulloso del disco que conseguimos sacar todos juntos adelante. Creo que hemos conseguido plasmar una época de la banda en 9 temas que, además, creo que son muy buenos. Debo haber escuchado el disco algún centenar de veces ya y no me cansa.

La primera vez que siendo consciente vi un vídeo familiar donde aparecía yo hablando, odié mi voz. La primera vez que grabé una demo con The Black Rose Road odié mi voz. Ahora ya hace 11 años que me voy oyendo cantar y quieras que no, estoy bastante acostumbrado. Lo que sí he notado, y ya una vez como oyente del disco, es que la seguridad con la que ataco los versos es mucho mayor y eso me encanta. Siempre hay cositas que habrías hecho de alguna otra manera, pero una vez grabado me gusta cerrar etapa y centrarme en defenderlos bien en directo y comenzar a pensar en el siguiente.

  • Os he leído que ha sido un trabajo más grupal que vuestro debut. Más allá de la composición, ¿cómo se consigue plasmar esa identidad en estudio?

Cuando decimos que es un trabajo más grupal hacemos referencia a la composición y no a la grabación. Desde que comenzamos a componer Las Tripas y el Lodo, la formación hemos sido los cuatro y todos hemos contribuido a formar las canciones, aportar lo mejor de cada uno e intentar mejorar lo de los demás. Una vez estás convencido que el tema está listo para ser grabado y los temas tienen la personalidad con la que todos nos vemos identificados, grabar es el trámite de que esa energía quede inmortalizada.

  • Retomando el concepto de poesía, y haciendo un símil, si ‘Las Triplas y el Lodo’ fuera un libro, estaría feo no terminarlo. ¿Cómo ves la moda actual de escuchar música en pequeñas dosis, y no como un todo ? No hay más que ver las cuñas de Spotify que rezan “… si no te gusta esta canción, pásala .

Para serte sincero, no considero que seamos unos abanderados del formato álbum. A nosotros el desarrollar el concepto nos ha funcionado en la composición. Pensar un trigger, las fases del desarrollo y el desenlace te ayuda a ir colocando las ideas tanto musicales como líricas en su correcto momento. Como ya he mencionado el algún otros sitio, es vestir la figura del esqueleto hasta el maquillaje.

Dicho esto, no creo que la cuña que mencionas de Spotify sea algo distinto al grabarte tu cassette con los temas que te gustan y obviando los que te parecen peores. De pequeño había llegado a pasarme horas oyendo una sola canción en repeat y vibrarlo. Eso despierta tu interés y te hace madurar como consumidor de música. También es bueno refrescarse las ideas con listas random y, si una canción es una mierda, pues mejor pasar a otra cosa, ¿no?

  • Vamos con las colaboraciones. Adam Vives de SOUL ASIDE colabora en ‘Alabarda’, mientras que Kantz (TENPEL, HABITAR LA MAL, DELOBOS, DLCALT) hace lo propio en ‘Debes Mandar’. ¿Cómo surgieron ambas aportaciones?

Con Soul Aside hicimos un par de fechas en Euskadi y durante esa mini gira surgió una amistad enorme. Con Adam quedamos, salimos, nos vamos de birras y de festivales. No podía imaginarme este disco sin su voz en algún lugar.

Con Kantz la historia fue curiosa. Yo conocí de su existencia porque Carlos (Aranda) me pasó el DLCALT y me flipó. Carlos era fan de Tenpel ya desde antaño y decidió enviarle una copia de El Solitario y un print de Ride The Sun. A raíz de ahí hubo algún post cruzado y le pedí a Víctor (García-Tapia) que nos pusiese en contacto por si le apetecía colaborar. Kantz quiso componer su parte, le pasé el tema e hizo su magia. Cuando me devolvió las pistas de voces tuve muchas ganas de darle un abrazo y un besete, pero como aún no nos hemos visto lo tengo pendiente.

  • En la nota de prensa me llamó desde el primer momento una frase : “… lanzan un mensaje parabólico entre líneas de crítica al nuevo mundo que vivimos, a la velocidad, a la divinización corporativa y la falta de criterio y contemplaciópersonal . Acostumbrado a leer tantos comunicados clónicos plagados de tópicos y clichés, sorprende que una banda apueste por un mensaje como éste. ¿Hacia dónde piensas que va el mundo futuro a la velocidad de consumo que tiene una gran parte de la población? ¿Crees que hay conciencia real de la inconsciencia reinante? Y no me refiero ya al ámbito político, sino a mirar más allá de una pantalla y hacer scroll en ella.

Somos esclavos de un ritmo de vida frenético del que nosotros mismos somos los culpables. Con el mensaje de la nota de prensa sólo queremos poner de manifiesto este hecho. No estamos con ello señalando con el dedo y diciendo “¡Ey, lo hacéis mal! Hacednos caso! Somos poseedores de la verdad absoluta!”, ya que nosotros mismos también lo vivimos. Hay que ser consciente de que el interés mueve el mundo y nos van a bombardear con informaciones a diestra y siniestra. Eso no tiene por qué ser malo si uno tiene la capacidad de analizar esa información, pensar si el interés que la genera es positivo para ti, tu gente y el resto. Hay que parar, levantar la cabeza e intentar analizar que pasa en tu entorno más cercano. Algunos se darán cuenta de pequeños cambios que los harán más felices, otros dirán “A la mierda, ¡me voy al monte!”.

  • Y en el aspecto musical, aunque sea la pregunta del millón, ¿qué opinión te merece todo esto? Porque tomo lo de falta de criterio , y es precisamente algo de lo que se peca mucho en este ámbito. En los grupos también, pero sobre todo en los medios… que cada vez son menos especializados.

Cuántas veces has tenido la siguiente conversación:

– Pues sí, me encanta la música. Siempre estoy escuchando música.

– Ostia! A mi también me flipa, ¿que música escuchas?

– Escucho de todo.

Pues eso… Para cogerlos a todos, meterlos en un cohete y mandarlos a arder al sol.

  • Supongo que habréis crecido en otras décadas, idealizando aspectos musicales que ahora están en desuso. ¿Qué es lo que más echas de menos de otras épocas? 

Echo de menos el halo místico que envolvía a las bandas que admiras. El misterio que envolvía a los artistas que hacía que los idolatrásemos. Tengo la impresión que la sobreinformación actual ha disuelto ese misterio. También echo de menos el chorus. No entiendo la cruzada contra el chorus.

  • Ya en los primeros minutos del álbum se puede escuchar “… el destino infinito nos traza el camino . Aunque haya una idea conceptual de fondo, está claro que te gusta la ambigüedad y la metáfora para contar más cosas de las que hay en apariencia, ¿no?

Correcto. La idea o historia de fondo marca el ritmo de los temas, de manera que el álbum entero se entienda como un producto cerrado y acabado. Por otro lado, siempre me ha gustado lanzar conceptos al aire para que el lector los recoja, dude, los interiorice, los haga suyos y construya su propia verdad sobre esa idea. De esa manera se crea un vínculo, un acercamiento, entre los extremos del canal.

  • Cojo otra frase del tema que cierra el álbum. “… ¿Y ahora qué? Soy yo solo contra cien. ¿Y ahora yo que voy a hacer? . ¿En qué momentos un músico se siente en ese punto, de encontrarse solo contra el mundo?

Te sientes solo cuando haces 610 km junto a Soul Aside ir a tocar a Bilbao y en la sala estamos nosotros y 3 personas de público. Lo triste es que esto nos ha pasado más de una vez y la solución se escapa de nuestras manos. En ese mismo tema digo “Es deber tenerse en pié, tenerse firme”.

  • En otra entrevista reciente, aunque con ÀNTEROS de trasfondo, me decías que un chico te dijo una vez lo siguiente: La música me da la vida y el curro la comida. Eso es, ni más ni menos. Hacemos música y tenemos grupos porque sin ello somos infelices. Lo compatibilizamos de la manera que mejor podemos y, evidentemente, sacrificamos muchas cosas para poder tirar el proyecto adelante . No quiero ponerme en plan victimista, pero ¿por qué sacrificios pasa un músico para poder seguir adelante en lo que más le gusta? Porque entiendo que compaginar dos grupos (ya no digamos si hay más) debe ser complicado, pero a su vez, hacerlo con la vida laboral de cada uno y la personal… debe ser un rompecabezas.

Ten en cuenta: Viven, Playback Maracas, Ànteros, trabajos, parejas, vacaciones… Nunca sabes cuando va a aparecer un concierto y tenemos que aplicar la ley del “first come first served”. Personalmente, siempre que reservo días de vacaciones, tengo la sensación de que estoy haciendo mal, que debería guardarme esos días por si aparece alguna oportunidad para las bandas. Es un stress. Pese a todo, hay que decir que Google Calendar nos facilita las cosas.

  • Antes mencionaba a Kantz, que originalmente estuvo en TENPEL y que no hace mucho anunciaban su final como banda; de hecho, has llegado a decir que por descubrirlos tarde, te queda la espinita de no haberlos visto en directo. VIVEN nace tras el final de THE BLACK ROSE ROAD, que los nombrabas antes, contigo y tu hermano mirando hacia delante. ¿Qué inquietudes os llevan a tantos músicos a estar siempre metidos en distintos proyectos, aun sabiendo cómo está el panorama?

Más que inquietud es mono. La disolución de The Black Rose Road fué la peor ruptura sentimental que he tenido en mi vida. Hasta que Viven comenzó a rodar pasó más de un año y recuerdo que fué una época muy gris.

Al final, hacemos esto porque nos hace felices, nos da objetivos y recompensas evidentemente no económicas.

  • Hace un mes presentasteis el álbum en casa. ¿Cómo fue la acogida, y cómo encajan los temas nuevos con los antiguos con la diferencia de idioma?

Fue una noche muy especial. Al final, la sala estaba llena de amigos, familia y conocidos que nos tenían ganas así que la energía era súper positiva. Con los temas de ‘Las Tripas y el Lodo’ noté que el público se arrancaba más a cantar, pero creo que todavía es pronto para hacer análisis.

Para esta primera gira que estamos planificando, vamos a tocar Las Tripas y el Lodo del tirón, y si disponemos de algo más de tiempo tocaremos algún tema de El Solitario. Así, no habrá problemas de encaje de idiomas. Más adelante veremos cómo lo hacemos.

  • Para la edición física se han juntado Godbox Records, Pundonor Records, Radix Records y The Braves Records. ¿Qué creéis que aporta ese formato hoy en día?

Seguramente ni aporta nada ni marca la diferencia, pero lo hacemos por nosotros. Nos hace muy felices poder tener y tocar algo en lo que hemos invertido tantísimo esfuerzo.

  • Si ya hubo una historia principal y una precuela, ¿os planteáis hacer una trilogía en el futuro para ver qué fue del personaje que comenzó todo?

Pues no tengo respuesta todavía para ti. Imagino que es una pregunta que nos haremos cuando volvamos estar componiendo. De momento estamos preparando el directo para que salga lo mejor posible.

 

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.