8.5Nota Final
Puntuación de los lectores: (3 Votos)
8.8

 Grupos relacionados: FREAKMIND/ XKRUDE/ DEMIURGO

web-logo-md Facebook_-_iconoyoutube instbandcicno

Voy a ser sincero. Cuando vi en las redes sociales de The Metal Factory Studios un post sobre WAKALA no me lo podía creer. Era finales de 2018, se encontraban grabando con Alex Cappa y nuevos temas una década después de ‘Jardim in Erva’ y no sabía muy bien qué esperar de ellos a estas alturas después de tanto tiempo sin dar señales.

En sus propias palabras, “… tendrían que pasar diez años desde la publicación de Jardim In Erva para que todos los miembros del grupo, entonces repartidos entre Granada, París y Londres, pudieran retomar la esencia de la banda”. Y es que viene que ni pintado esto con ese reto tan de moda en Instagram de los diez años. Más allá de los cambios que han podido sufrir en el aspecto personal, ¿qué tienen que aportar hoy a un panorama cada vez más saturado? Antes de ponerme con el propio ‘El Terror de Peckham Rye’ preferí recordar viejos tiempos y ponerme aquel debut, lejano en el tiempo pero… joder, es que sigue sonando igual de bien y de fresco que entonces. De hecho, creo que en 2019 suena todavía mejor que en el momento que salió. Eran otros tiempos, pero optaron por hacer como otras bandas y distribuirlo de manera gratuita en internet (sin ir más lejos, nuestros queridos TENPEL, con los que compartieron escenario alguna ocasión… y aquí tenéis un documento previo a su unión en Granada).

WAKALA eran garra, eran entusiasmo, eran crudeza (más en directo), pero sobre todo eran sentimiento. Eran una montaña rusa de emociones reflejadas en las voces de Hugo y en la que Andrés, Joaquín y Agustín sumaban, con esos cambios de ritmo, los breakdowns, las partes más atmosféricas, una riqueza hecha a base de contrastes… Bebían del rock, del hardcore, del metal, de pasajes acústicos y mucho más. Y de repente, desaparecieron. Ya se sabe cómo va la cosa en este país, y no sé qué es lo que les llevaría a tirar la toalla, pero todos tenemos nuestras movidas personales a la hora de afrontar con la mayor de las ilusiones un hobby que es más que eso; es una pasión. Pero cuando la chispa se pierde supongo que es mejor dar un paso atrás (o a un lado), coger aire y entender que esto no es una obligación. Y cuando llega el momento, se retoma.

Así que después de escuchar y re-escuchar ‘Jardim In Erva’, me puse varias veces el EP y llegué a una conclusión: me ha sabido a poco. A muy poco, a casi nada. Con ‘Caballos’ volvieron a remover algo en mi interior, como si no hubiera pasado el tiempo que ha pasado. Y eso que en ella se extienden como nunca antes lo habían hecho, superando los seis minutos. Siguen sonando igual de potentes y conmovedores que siempre, y es que quien tuvo retuvo; a eso hay que añadir que aunque hayan estado alejados del panorama, la experiencia es un grado, y a buen seguro que cada uno por separado habrá madurado a todos los niveles, dejándose notar en estas dos composiciones. ‘El Baile del Encantamiento Bajo el Mar’ tiende más hacia lo melódico de una manera más directa y con un gusto exquisito, pero insisto: diez minutos se pasan volando. Siguen conservando su esencia, y ya que cada mes tenemos que lamentar la baja de algún músico en tal o cual formación o el adiós de un grupo, celebremos la vuelta de viejos amigos. En su web se podía reservar una copia de la edición limitada en vinilo… que ya está agotada.

Sobre El Autor

Varo

Tras más de una década escribiendo, después de estar en los inicios de Metal4all en 2003, y pasar siete años en TheMetalCircus, me aventuro en septiembre de 2014 en mi propia MiradAlternativa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.